10 dic. 2013

Habilidades de autonomía personal y social

En el año 1992  la Asociación Americana de Retraso Mental (AAMR) definía: “El retraso mental se refiere a limitaciones sustanciales del desenvolvimiento corriente. Se caracteriza por un funcionamiento intelectual significativamente inferior a la media, que se presenta con limitaciones asociadas en dos o más de las siguientes áreas de habilidades adaptativas posibles: comunicación, cuidado personal, vida en el hogar, habilidades sociales, utilización de la comunidad, autogobierno, salud y seguridad, habilidades académicas funcionales, ocio y trabajo. El retraso mental se manifiesta antes de los 18 años”.

A partir del año 2002 esta asociación que está planteando llamarse Asociación Americana sobre Discapacidad Intelectual (AAID) considera que el: “Retraso Mental es una discapacidad caracterizada por limitaciones significativas en el funcionamiento intelectual y la conducta adaptativa tal como se ha manifestado en habilidades prácticas, sociales y conceptuales. Esta discapacidad comienza antes de los 18 años”.


Definición

Por conducta adaptativa se entiende “el conjunto de habilidades conceptuales, sociales y prácticas aprendidas por las personas para funcionar en su vida diaria”. La conducta adaptativa también está relacionada con la capacidad que tiene la persona para responder a los cambios de su entorno tanto social como natural.

Este concepto de conducta adaptativa  sirve para intentar explicar las dificultades que presentan las personas con retraso mental en su desenvolvimiento cotidiano. El diagnóstico utilizado para evaluar a estas personas, basado exclusivamente en la deficiencia intelectual, resultaba insuficiente para entender sus necesidades y posteriormente planificar las intervenciones más adecuadas para responder a dichas necesidades. Al relacionar el déficit de la conducta adaptativa con el funcionamiento diario ante las demandas del medio, tanto natural como social y cultural, se vio la necesidad de clasificar la conducta adaptativa en diez áreas diferentes: trabajo,  habilidades sociales, autodirección, comunicación, cuidado personal, salud y seguridad, utilización de la comunidad, habilidades académicas y funcionales, ocio y vida en el hogar.

Áreas

A partir de la definición de retraso mental de 1992, la conducta adaptativa supone el desarrollo de diferentes habilidades que se agrupaban en  diez áreas que se definen a continuación:


Trabajo

"Habilidades relacionadas con tener un trabajo o trabajos a tiempo completo o parcial en la comunidad, en el sentido de mostrar habilidades laborales específicas, conducta social apropiada, y habilidades relacionadas con el trabajo (finalizar tareas, conocer los horarios, habilidades para buscar ayuda, recibir críticas y mejorar destrezas; manejar el dinero, localizar recursos financieros y aplicar otras habilidades académicas funcionales, y habilidades relacionadas con el ir y regresar del trabajo, prepararse para trabajar, mostrar control personal mientras se está en el trabajo, e interactuar con los compañeros".

Las habilidades incluidas en esta área permiten a la persona, a determinadas edades, ajustar el propio autoconcepto y mejorar su autoestima. Le facilitará la independencia  económica para  poder subsistir y le hará sentirse útil en el medio en el que se desarrolla y vive.

Habilidades  sociales

"Habilidades relacionadas con intercambios sociales con otras personas, incluyendo iniciar, mantener y finalizar una interacción con otros; comprender y responder a los indicios situacionales pertinentes; reconocer sentimientos, proporcionar realimentación positiva y negativa; regular la propia conducta; ser consciente de los iguales y de la aceptación de éstos; calibrar la cantidad y el tipo de interacción a mantener con otros; ayudar a otros; hacer y mantener amistades y amor; responder a las demandas de los demás; elegir; compartir; entender el significado de la honestidad y de la imparcialidad; controlar los impulsos; adecuar la conducta a las leyes: violar normas y leyes; mostrar un comportamiento sociosexual adecuado."

Hace referencia a aquellas conductas básicas necesarias para mantener relaciones interpersonales, es decir para desarrollarse adecuadamente en el propio medio social y cultural.

Autodirección

"Habilidades relacionadas con el elegir, aprender y seguir un horario; iniciar actividades adecuadas a la situación, condiciones, horarios, e intereses personales; acabar las tareas necesarias o exigidas; buscar ayuda cuando lo necesite; resolver problemas en situaciones familiares y novedosas; y demostrar asertividad adecuada y habilidades de autodefensa."

En esta área se agrupan aquellas habilidades que permiten al individuo ser más autónomo en las otras áreas, utilizando aquellos aprendizajes necesarios, ya adquiridos, para regir su vida diaria. En ella se recogen las preferencias mostradas por las personas y las obligaciones que llegan a asumir en las otras áreas.

Comunicación

"Habilidades como la capacidad de comprender y de expresar información a través de conductas simbólicas (palabra hablada, palabra escrita / ortográfica, símbolos gráficos, lenguaje signado, sistema dactilológico) o conductas no simbólicas (expresión facial, movimiento corporal, tocar, gestos). Ejemplos más concretos comprenden la capacidad de comprender y/o aceptar una petición, una emoción, una felicitación, un comentario, una protesta o una negativa. Habilidades de un nivel más elevado (escribir una carta) estarían también relacionadas con las habilidades académicas funcionales."

Aquí se recoge todo aquello que tenga que ver con la transmisión y recepción de información ya sea oral, escrita o gestual. Se hace referencia sobre todo a la parte instrumental del lenguaje.

Cuidado personal

"Habilidades relacionadas con el aseo, comida, vestido, higiene, apariencia personal transferencias y mobilizaciones."

En  esta área se recoge todo lo que tiene que ver  con el auto cuidado, con el control de uno mismo sobre su aspecto externo y la influencia que esto tiene en su relación con el entorno social y natural en el que vive.

Salud y seguridad

"Habilidades relacionadas con el mantenimiento de la salud de uno, en términos de comer; reconocer cuando se está enfermo, tratamiento y prevención; primeros auxilios; sexualidad; estado físico; consideraciones básicas sobre seguridad (seguir las reglas o leyes, utilizar cinturón de seguridad, cruzar adecuadamente las calles, interactuar con desconocidos, pedir ayuda); chequeos médicos y dentales regulares; y hábitos personales. Habilidades relacionadas incluyen el protegerse de conductas criminales; utilizar una conducta adecuada en la comunidad; comunicar preferencias y necesidades, participar en interacciones sociales y aplicar habilidades académicas funcionales."

En esta área se recogen todos aquellos aspectos que hacen referencia al mantenimiento de la calidad de vida, identificando y actuando adecuadamente en aquellas situaciones de riesgo que pueden ocasionar peligro o deteriorar la propia conservación y  calidad de  vida.

Utilización de la comunidad

"Habilidades relacionadas con la utilización adecuada de los recursos de la comunidad que incluyen: el transporte, comprar en tiendas y grandes almacenes y supermercados; comprar u obtener un servicio de otros negocios de la comunidad (gasolineras, tiendas de reparación, consultas médicas y estomatológicas); asistir a actos sociales; utilizar el transporte público y otros servicios públicos como escuelas, librerías, parque y áreas recreativas, y calles y aceras; asistir al teatro y visitar otros centros y acontecimientos culturales. Habilidades asociadas incluyen el comportamiento en la comunidad, comunicación de preferencias y necesidades, interacción social y aplicación de habilidades académicas funcionales."

Una de las características que presentan muchos colectivos, con los que se trabaja en la intervención social, es la falta de capacidad para entender los mecanismos de actuación en determinados contextos más institucionalizados o formales. Acciones como esperar el turno en una cola o pedir una determinada información en una oficina pueden ser actividades detonantes de problemas de convivencia para estos grupos, por consiguiente también serán objeto de trabajo para facilitar la integración de la persona.

Habilidades académicas y funcionales

"Habilidades cognitivas y habilidades relacionadas con aprendizajes escolares que tienen también una aplicación directa en la vida personal (escritura, lectura, utilización práctica de los conceptos matemáticos básicos, conceptos básicos de ciencias en la medida en que estos se relacionan con conocimiento del entorno físico y la propia salud y sexualidad; geografía y estudios sociales). Es importante destacar que esta área no se centra en alcanzar unos determinados niveles académicos, sino más bien en adquirir habilidades académicas funcionales en términos de vida independiente."

Actualmente vivimos en una sociedad que se basa en el dominio y utilización de la información. En otras épocas el acceso a la información era mas sencillo, en la actualidad y con la nueva era de las comunicaciones es necesario dotar al usuario de las habilidades necesarias que le permitan utilizar medios de comunicación tales como: el teléfono, el periódico, la Internet... Además se ha de tener en cuenta que muchos de estos medios se basan en el dominio de las nuevas tecnologías que, por una banda, son caras y por otra, el desconocimiento de su utilización es muy alto en los colectivos más desfavorecidos de nuestra sociedad.

Ocio

"Hace referencia al desarrollo de intereses variados de ocio y recreativos (entretenimiento individual y con otros) que reflejen las preferencias y elecciones personales y, si la actividad se realiza en público, la adaptación a las normas relacionadas con la edad y cultura. Incluye habilidades con elegir y seguir los intereses propios, utilizar y disfrutar de las posibilidades de ocio en el hogar y la comunidad solo y con otros; jugar socialmente con otros. Respetar el turno, finalizar o rechazar actividades de ocio o recreativas, ampliar la duración de la participación, y aumentar el repertorio de intereses, conocimientos y habilidades. Habilidades asociadas incluyen el comportarse adecuadamente en lugares de ocio y tiempo libre, comunicar preferencias y necesidades, participar de la interacción social, aplicar habilidades funcionales académicas, y mostrar habilidades de movilidad."

Esta área ha sido, históricamente, olvidada en los programas de intervención con colectivos de riesgo de exclusión social. Y la realidad demuestra que la integración de la persona pasa por cubrir todas sus necesidades, incluida la del tiempo libre y el ocio, fuente de salud en el más amplio sentido de la  palabra.

Vida en el hogar

"Comprende habilidades relacionadas con el funcionamiento dentro del hogar, que incluye el cuidado de la ropa, tareas del hogar, mantenimiento adecuado, preparación y cocinado de comidas, planificación y presupuesto de la compra, seguridad en el hogar y planificación diaria. Podemos considerar habilidades asociadas la orientación y conducta en el hogar y en el vecindario, la comunicación de preferencias y necesidades, la interacción social y la aplicación de habilidades académicas funcionales en el hogar."

Igual que el cuidado personal es un factor importante para la adquisición de la autonomía personal, el cuidado y mantenimiento de aquellos espacios o zonas donde se desarrolla nuestra vida privada también supone un componente primordial en todo este complicado proceso de adaptación y desarrollo del individuo en su medio.


En la actualidad estas diez áreas se resumen o se agrupan, según la nueva definición, en tres tipos diferentes de habilidades: conceptuales, sociales y prácticas.

Dentro de las habilidades consideradas conceptuales podemos encontrar: el lenguaje, la lectura y la escritura, conceptos sobre dinero y autodirección.

Las habilidades sociales recogen: las habilidades interpersonales, la responsabilidad, la autoestima, la credulidad, la ingenuidad, el respeto de las reglas o normas, la aplicación de las leyes y la evitación de la victimización.

En las habilidades prácticas encontramos: las relacionadas con las actividades de la vida diaria (comida, aseo, transferencia/ movilidad y vestido), actividades instrumentales de la vida diaria (preparación de comidas, mantenimiento de la casa,  utilización del transporte, toma de medicamentos, manejo del dinero y uso del teléfono), habilidades ocupacionales y mantenimiento de entornos seguros.

Aunque con este colectivo, personas con discapacidad intelectual, la postura teórica ha cambiado, las diez áreas establecidas en 1992 recogen de forma exhaustiva las habilidades que la persona tiene que desarrollar, trabajar y asumir para desenvolverse con autonomía e independencia en su entorno social  y natural. Por este motivo creemos más adecuado continuar trabajando a partir de estas diez áreas ya que permite una mayor sistematización de la actuación para abordar las diferentes necesidades, es decir, concreta los aspectos a avaluar y la  intervención a seguir con las personas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario