23 mar. 2012

Dependencia emocional y adicción a las relaciones

Si un individuo es capaz de amar productivamente, también se ama a sí mismo; si sólo sabe amar a los demás, no sabe amar en absoluto.
Erich Fromm, El arte de Amar

Monroe fue adicta a las relaciones
A continuación extractos a modo de resumen de los pasos para la recuperación de la adicción a las relaciones y la dependencia emocional, que Robin Norwood (1) desarrolla ampliamente en su libro "Las mujeres que aman demasiado" de 1985 (Dónde la autora escribe "mujeres" lo he sustituido por "personas", para que abarque todos los géneros, sexos y sexualidades). Los pasos son sencillos, pero no fáciles. Todos son igualmente importantes y aparecen en la lista en el orden cronológico más típico:

1. Busque ayuda

El primer paso en la búsqueda de ayuda puede implicar desde la consulta de un libro pertinente en la biblioteca (lo cual puede requerir una enorme cantidad de coraje; ¡una se siente como si todo el mundo estuviera mirando!) hasta concertar una cita con un terapeuta. Puede significar una llamada anónima a una línea de emergencia para hablar de lo que usted siempre se esforzó tanto por mantener en secreto, o ponerse en contacto con una agencia de su comunidad que se especialice en la clase de problemas que usted enfrenta, ya sea coalcoholismo, una historia de incesto, una pareja que la golpea, o lo que sea. Puede significar averiguar dónde se reúne un grupo de autoayuda y reunir el coraje para asistir, o tomar una clase a través de la educación para adultos, o ir a un centro de asesoramiento que se ocupe de su tipo de problemas. Incluso puede significar llamar a la policía. Básicamente, buscar ayuda significa hacer algo, dar el primer paso, extender la mano. Es muy importante entender que buscar ayuda no significa amenazar a su pareja con el hecho de que usted está pensando en hacerlo. Un movimiento así, por lo general, es un intento de chantajearlo para que se corrija de modo que usted no tenga que exponerlo públicamente como la pésima persona que es. Déjelo fuera del asunto. De otro modo, buscar ayuda (o amenazar con hacerlo) será apenas un intento más de manejarlo y controlarlo. Trate de recordar que está haciendo esto por usted.

2. Haga que su recuperación sea la primera prioridad en su vida

Hacer que su recuperación sea su primera prioridad significa decidir que, no importa lo que se requiera, usted está dispuesto/a a seguir esos pasos para ayudarse. Ahora bien, si eso le parece extremo, piense un momento hasta qué extremos estaría dispuesto a llegar para hacerlo cambiar a él, o para ayudarla a ella a recuperarse. Entonces desvíe la fuerza de esa energía hacia usted mismo/a. Aquí la fórmula mágica es que, si bien todo su trabajo y todos sus esfuerzos no pueden cambiarlo a él o a ella, usted sí puede, con el mismo gasto de energías, cambiarse a sí mismo/a. Entonces, use su poder donde pueda surtir efecto: ¡en su propia vida!

3. Busque un grupo de apoyo integrado por pares que la entiendan.

Encontrar un grupo de apoyo integrado por pares que comprendan puede requerir cierto esfuerzo. Si el grupo específico que mejor se adapta a sus necesidades no existe en su comunidad, busque un grupo de apoyo en el que las personas traten sus problemas de dependencia emocional con respecto a los hombres o mujeres, o inicie su propio grupo. En este enlace encontrará pautas para formar su propio grupo.

Un grupo de apoyo de pares no es una reunión no estructurada de personas que hablan de todas las cosas horribles que les han hecho los hombres o las mujeres, ni sobre las malas pasadas que les ha hecho la vida. Un grupo es un lugar donde trabajar para su propia recuperación. Es importante hablar de traumas pasados, pero si descubre que usted u otras personas relatan largas historias con muchos "él dijo... y entonces yo le dije...", es probable que esté en la senda equivocada, y quizá también en el grupo equivocado. La empatía sola no provocará la recuperación. Un buen grupo de apoyo se dedica a ayudar a mejorar a todos los que asisten e incluye a algunos miembros que han logrado cierto grado de recuperación y que pueden compartir con los recién llegados los principios por los cuales lo lograron.

4. Desarrolle su lado espiritual mediante la práctica diaria

Bueno, significa distintas cosas para las distintas personas. Para algunos de ustedes, la idea en sí resulta de inmediato repelente, y quizás usted se esté preguntando si puede saltar este paso. No quiere saber nada de ese asunto de "Dios". Para usted, tales creencias son inmaduras e ingenuas, y usted es demasiado sofisticada para tomarlas en serio.

Otras tal vez ya estén rezando con decisión a un Dios que no parece escucharlas. Les han dicho lo que está mal y lo que necesitan componer y aun así se sienten muy mal. O quizá han rezado tanto durante tanto tiempo sin obtener resultados visibles que se han enfadado, se han dado por vencidos, o se sienten traicionados y se preguntan qué cosa terrible han hecho para merecer ese castigo.
Tenga usted o no una creencia en Dios —y, si la tiene, hable con él o no—, igualmente puede practicar este paso. Desarrollar su espiritualidad puede significar en gran medida seguir el camino que usted elija. Aun cuando usted sea cien por ciento ateo, tal vez le produzca placer y solaz una caminata tranquila, o contemplar una puesta de sol o algún aspecto de la naturaleza. Este paso incluye cualquier cosa que la lleve más allá de sí mismo, hasta una perspectiva más amplia de las cosas. Averigüe qué es lo que le da paz y serenidad y dedique un poco de tiempo, al menos media hora diaria, a esa práctica. Por angustiantes que sean sus circunstancias, esta disciplina puede traerle alivio e incluso consuelo.

Desarrollar su espiritualidad, sea cual fuere su orientación religiosa, básicamente significa abandonar la obstinación, la decisión de hacer que las cosas sucedan como creemos que deben suceder. En cambio, usted debe aceptar el hecho de que quizá no sepa lo que es mejor en una situación dada para usted mismo o para otra persona. Es posible que haya resultados y soluciones que usted nunca tuvo en cuenta, o quizá los que usted más temió y trató de evitar sean exactamente lo que se necesita para que las cosas comiencen a mejorar. Obstinación significa creer que usted sola tiene todas las respuestas. Abandonar la obstinación significa estar dispuesto a permanecer quieto, a abrirse, y a esperar asesoramiento para usted mismo. Significa aprender a deshacerse del miedo (todos los "¿y si...?") y la desesperación (todos los "si tan sólo...") y reemplazarlos con declaraciones y pensamientos positivos sobre su vida (2).

5. Deje de manejar y controlar a los demás.
  Punto vinculado a La Luna (3)
Dejar de manejarlo y controlarlo significa no ayudarlo ni aconsejarlo. Supongamos que este otro adulto a quien usted está ayudando y aconsejando tiene tanta capacidad como usted para encontrar un empleo, un apartamento, un terapeuta, una reunión de Alcohólicos Anónimos, o cualquier otra cosa que necesite. Quizá no tenga tanta motivación como usted para encontrar esas cosas para sí mismo, o para solucionar sus propios problemas. Pero cuando usted trata de solucionarle sus problemas, él o ella queda liberado de su propia responsabilidad por su propia vida. Entonces usted queda a cargo del bienestar de él/ella, y cuando sus esfuerzos fallan, él/ella lo culpará a usted.

Permítame darle un ejemplo de cómo funciona esto. Con frecuencia recibo llamadas de esposas y novias que desean concertar una cita para su pareja. Yo siempre insisto en que sean los hombres quienes concierten la cita. Si la persona que se supone será el paciente no tiene suficiente motivación para elegir su propio terapeuta y concertar su propia cita, ¿cómo espera estar motivado para seguir en terapia y trabajar por su propia recuperación? Antes, en mi carrera de terapeuta, yo solía aceptar esas citas, pero después siempre recibía otra llamada de la esposa o novia para decirme que él había cambiado de idea respecto de consultar a alguien, o que no quería ver a una mujer terapeuta, o que quería ver a alguien con distintas credenciales. Entonces esas mujeres me preguntaban si podía recomendarles a otro profesional a quien pudieran llamar para concertar otra cita para él. Aprendí a no aceptar nunca citas concertadas por alguien que no fuera el paciente y a pedir a esas esposas y novias que vinieran a verme por ellas mismas.

No dirigirle ni controlarlo también significa salirse del rol de alentarlo y elogiarlo. Es probable que usted haya utilizado esos métodos para tratar de que él hiciera lo que usted quería, y eso significa que se han convertido en herramientas para manipularlo. El elogio y el aliento están muy cerca de la presión, y cuando usted hace eso nuevamente está tratando de controlar la vida de él. Piense por qué usted alaba algo que él ha hecho. ¿Lo hace para ayudar a elevar su amor propio? Eso es manipulación. ¿Lo hace para que él o ella continúe con la conducta que usted está elogiando? Eso es manipulación. ¿Lo hace para que él sepa lo orgulloso que está? Eso puede ser una carga pesada para él/ella. Deje que él/ella desarrolle su propio orgullo a partir de sus propios logros. De otro modo, se acercará peligrosamente a un rol de madre o padre para con él o ella. Él o ella no necesita otros padres (¡por malos que hayan sido los suyos!) y, lo que es más pertinente: usted no necesita que él o ella sea su hijo/a.

Significa dejar de observarlo/a. Preste menos atención a lo que él/ella está haciendo y más atención a su propia vida. A veces, cuando usted comience a abandonar estas conductas, su pareja "elevará su apuesta inicial", por así decirlo, para que usted siga observándolo y sintiéndose responsable por el resultado. De pronto, las cosas pueden ir de mal en peor para él/ella. ¡Deje que así sea! Él/ella debe solucionar sus propios problemas, no usted. Deje que él/ella asuma toda la responsabilidad por sus problemas y todo el crédito por sus soluciones. Manténgase afuera. (Si usted está ocupada con su propia vida y practicando su propio desarrollo espiritual, le resultará más fácil apartar los ojos de él/ella.)

Significa desprenderse. Para eso es necesario que usted desembarace su ego de los sentimientos de él/ella y, especialmente, de sus acciones y los resultados de las mismas. Es necesario que usted le permita ocuparse de las consecuencias de su conducta, que no lo salve de su dolor. Puede continuar queriéndolo, pero no lo cuide. Permítale encontrar su propio camino, tal como usted está tratando de encontrar el suyo.

6. Aprenda a no "engancharse" en los juegos

El concepto de juegos según se aplican entre dos personas proviene del tipo de psicoterapia conocida como análisis transaccional. Los juegos son formas estructuradas de interacción que se emplean para evitar la intimidad. Todo el mundo recurre a veces a los juegos en sus interacciones, pero en las relaciones insalubres los juegos abundan. Son maneras estereotipadas de reaccionar que sirven para evitar cualquier intercambio genuino de información y sentimientos, y permiten a los participantes poner en manos del otro la responsabilidad por su bienestar o su angustia. Típicamente, los roles que juegan las personas que aman demasiado y sus parejas son variedades de las posiciones de rescatador, perseguidor y víctima. En un intercambio típico, cada miembro de la pareja juega cada uno de estos roles muchas veces. Designaremos el rol de rescatador como (R) y lo definiremos como "quien trata de ayudar"; el rol de perseguidor como (P) y lo definiremos como "quien trata de culpar", y el rol de víctima como (V), definido como "quien está libre de culpa e indefenso". El siguiente libreto ilustrará el funcionamiento de este juego:

Tom, que a menudo vuelve tarde a casa, acaba de llegar a su dormitorio. Son las 11.30 de la noche y su esposa, Mary, comienza.

MARY (llorosa): (V) ¿Dónde estabas? He estado preocupadísima. No podía dormir, y tenía miedo de que hubiera habido un accidente. Tú sabes cómo me preocupo. ¿Cómo pudiste dejarme así sin al menos llamarme para decirme que seguías vivo?

TOM (en tono apaciguador): (R) Oh, querida, lo siento. Pensé que estarías dormida y no quería despertarte con una llamada. No te enfades. Ya volví y te prometo que la próxima vez te llamaré. En cuanto me prepare te masajearé la espalda y te sentirás mejor.

MARY (enfadándose): (P) ¡No quiero que me toques! ¡Dices que la próxima vez llamarás! Bromeas. La última vez que pasó esto dijiste que llamarías, ¿y lo hiciste? ¡No! No te importa si yo estoy aquí pensando que estás muerto en la calle. Nunca piensas en los demás, así que no sabes lo que es preocuparse por alguien querido.

TOM (desvalido): (V) Querida, eso no es cierto. Sí pensaba en ti. No quería despertarte. No sabía que te enfadarías. Sólo trataba de ser considerado. Parece que haga lo que haga, me equivoco. ¿Y si te hubiese llamado y tú hubieras estado dormida? Entonces yo sería un imbécil por haberte despertado. Nunca puedo ganar.

MARY (cediendo): (R) Bueno, eso no es verdad. Es sólo que eres muy importante para mí; quiero saber que estás bien, que no te han atropellado por ahí. No estoy tratando de hacerte sentir mal; sólo quiero que entiendas que me preocupo por ti porque te quiero mucho. Lamento haberme enfadado tanto.

TOM (presintiendo una ventaja): (P) Bueno, si te preocupas tanto, ¿por qué no te alegra verme cuando llego a casa? ¿Cómo es que me recibes con todos estos reproches sobre dónde he estado? ¿Acaso no confías en mí? Me estoy cansando de tener que explicarte todo siempre. ¡Si confiaras en mí te dormirías, y cuando yo llegara te alegrarías de verme en lugar de atacarme! A veces pienso que simplemente te gusta pelear.

MARY (levantando la voz): (P) ¡Alegrarme de verte! ¿Después de estar aquí dos horas pensando dónde estarías? Si no confío en ti es porque nunca haces nada para que confíe en ti. ¡No llamas, me culpas por enojarme, y después me acusas de no ser agradable contigo cuando al fin llegas! ¿Por qué no vuelves adonde estabas, donde sea que hayas estado toda la noche?

TOM (en tono conciliador): (R) Mira, sé que estás enojada, y mañana tengo mucho trabajo. ¿Y si te preparo una taza de té? Eso es lo que necesitas. Después me daré una ducha y vendré a la cama. ¿De acuerdo?

MARY (llorando): (V) Tú no entiendes lo que es esperar y esperar, sabiendo que podrías llamar pero no lo haces, porque no soy tan importante para ti...

¿Nos detenemos aquí? Como podrán ver, estos dos podrían seguir intercambiando lugares en su triángulo de posiciones como rescatador, perseguidor y víctima durante muchas horas o días más, incluso años. Si usted se encuentra respondiendo a cualquier declaración o acción de otra persona desde cualquiera de estas posiciones, ¡cuidado! Usted está participando en un ciclo sin ganador de acusación, refutación, culpa y contraculpa que no tiene sentido, es fútil y degradante. Deténgase. Deje de tratar que las cosas salgan como usted quiere mostrándose amable, enfadada o indefensa. Cambie lo que pueda, ¡Y eso significa cambiarse usted misma! Deje de necesitar ganar. Deje incluso de necesitar pelear, o hacer que él le dé una buena razón o excusa por su comportamiento o su abandono. Deje de necesitar que él se arrepienta lo suficiente.

7. Enfrente con coraje sus propios problemas y defectos

Enfrentar sus problemas significa que, habiendo renunciado a manejar y controlar a otros y a los juegos, ahora no le queda nada para distraerla de su propia vida, de sus problemas y de su dolor. Este es el momento en que usted necesita empezar a mirarse en profundidad, con la ayuda de su programa espiritual, su grupo de apoyo y su terapeuta, si lo tiene. No siempre es necesario tener un terapeuta para este proceso. En los programas de Anónimos, por ejemplo, las personas que han experimentado una gran medida de recuperación pueden convertirse en patrocinadores de los recién llegados, y en ese rol a menudo ayudan a sus patrocinados a atravesar ese proceso de autoanálisis.

Significa también que usted examine a fondo su vida actual, tanto lo que la hace sentir bien como lo que la hace sentir incómoda o infeliz. Haga listas de ambas cosas. Y también examine el pasado. Examine todos sus recuerdos, buenos y malos, sus logros, sus fracasos, las veces que se vio lastimada y las veces que usted lastimó a otros. Examínelo todo, nuevamente por escrito. Concéntrese en áreas de especial dificultad. Si el sexo es una de esas áreas, escriba una historia sexual personal completa. Si los hombres siempre han sido un problema para usted, comience por sus primeras relaciones con ellos y, nuevamente, haga una historia completa. ¿Sus padres? Utilice la misma técnica con ellos. Comience por el principio y escriba. Hay mucho que escribir, es cierto, pero es una herramienta valiosísima que la ayudará a clasificar su pasado y a empezar a reconocer los patrones, los temas repetitivos, en sus luchas, con usted misma y con los demás.

Cuando inicie este proceso, haga un trabajo lo más completo que pueda antes de detenerse. Esta es una técnica que usted querrá volver a utilizar más adelante, cuando surjan áreas problemáticas. Es probable que al principio se concentre. en las relaciones. Más tarde, en otro momento, quizá desee escribir su historial de trabajos, qué sentía respecto de cada uno de ellos antes de empezar, durante el tiempo en que estuvo empleada allí y después. Simplemente deje que sus recuerdos, sus pensamientos y sus sentimientos fluyan. No analice lo que escribe en busca de patrones sobre la marcha; hágalo después.

8. Cultive lo que necesite desarrollar en usted mismo.

Cultivar lo que necesite desarrollar en usted misma significa no esperar que él cambie antes de seguir con la vida. Esto también significa no esperar el apoyo de él —en cuestiones financieras, emocionales o prácticas— para iniciar lo más posible su carrera, o cambiar su carrera, o retomar los estudios, o lo que usted desee hacer. En lugar de subordinar sus planes a la cooperación de él/ella, actúe como si no tuviera nadie más que usted misma en quien apoyarse. Cubra todas las contingencias —el cuidado de los hijos, dinero, tiempo, transporte— sin usarlo a él como recurso (¡ni como excusa!). Si, mientras lee esto usted está protestando que sin la colaboración de él sus planes son imposibles, considere solo/a, o con una amigo/a, cómo lo haría si no lo conociera. Descubrirá que es muy posible hacer que la vida funcione bien para usted cuando deje de depender de él/ella y haga uso de todas sus otras alternativas (4).

Cultivarse significa actuar en pro de sus intereses. Si usted ha estado demasiado ocupada con él por demasiado tiempo y no tiene vida propia, entonces comience por tomar muchos caminos distintos para averiguar qué le atrae. Esto no es fácil para la mayoría de las mujeres que aman demasiado. Dado que ese hombre fue su proyecto durante tanto tiempo, se sienten incómodas al pasar a concentrarse en sí mismas y analizar lo que es bueno para su crecimiento personal. Esté dispuesta a probar por lo menos una actividad nueva por semana. Vea la vida como si fuera una mesa de platos variados, y sírvase muchas experiencias distintas para poder descubrir qué la atrae.

Cultivarse significa correr riesgos: conocer gente nueva, entrar a un aula por primera vez en años, hacer un viaje sola, buscar un empleo... cualquier cosa que usted sepa que necesita hacer pero no ha podido reunir el coraje suficiente para emprenderla. Este es el momento de zambullirse. En la vida no hay errores, sino sólo lecciones, de modo que salga y permítase aprender algo de lo que la vida quiere enseñarle. Utilice su grupo de apoyo como fuente de aliento y realimentación. (No recurra a su relación ni a aquella familia disfuncional de origen en busca de aliento. Ellos/as necesitan que usted siga siendo el misma, para poder seguir siendo los mismos/as. No se sabotee usted mismo ni a su crecimiento apoyándose en ellos/ellas.)

9. Vuélvase "egoísta"

Al igual que la palabra espiritualidad en el paso 4, aquí la palabra egoísta necesita una cuidadosa explicación. Es probable que evoque imágenes exactas de lo que usted no quiere ser: indiferente, cruel, desconsiderado, egocéntrico. Para algunas personas, el egoísmo puede significar todo eso, pero recuerde que usted es una persona que tiene un historial de amar demasiado. Para usted, volverse egoísta es un ejercicio necesario para renunciar al martirio. Examinemos qué significa un egoísmo sano para las personas que aman demasiado.

Usted coloca su bienestar, sus deseos, su trabajo, juegos, planes y actividades en primer lugar en vez de último; antes, y no después de que estén satisfechas las necesidades de los demás. Aun cuando usted tenga hijos pequeños, incorpora a su día algunas actividades puramente en beneficio propio.
Usted espera e incluso requiere que las situaciones y las relaciones sean cómodas para usted. No trata de adaptarse a las incómodas.

Cree que sus deseos y necesidades son muy importantes, y que es su tarea satisfacerlos. Al mismo tiempo, concede a los demás el derecho de responsabilizarse por sus propios deseos y necesidades.

10. Comparta con otros lo que ha experimentado y aprendido

Compartir sus experiencias con otros significa recordar que éste es el último paso en la recuperación, no el primero. Ser demasiado dispuestos/as a ayudar y concentramos demasiado en los demás es parte de nuestra enfermedad, de modo que espere hasta haber trabajado duro en pro de su propia recuperación antes de emprender este paso.

En su grupo de apoyo de pares, significa compartir con los recién llegados/as cómo era la vida antes para usted y cómo es ahora. Eso no significa aconsejar, sino sólo explicar lo que dio resultado para usted. Tampoco significa dar nombres ni echar la culpa a otros. A esta altura de la recuperación usted ya sabe que el culpar a otros no la ayudará.

Compartir con otros significa también que cuando conozca a alguien que tiene antecedentes similares o se encuentra en una situación parecida a la que tuvo usted, esté dispuesto/a a hablar de su propia recuperación sin necesidad de coaccionar a esa persona para que haga lo que usted hizo para recuperarse. Aquí no hay lugar para manejar ni controlar, como tampoco lo había en su relación.
Compartir puede significar dedicar algunas horas como voluntario/a para ayudar a otras personas, tal vez trabajando en una línea telefónica de emergencia o en reuniones personales con alguien que ha pedido ayuda.

Finalmente, puede significar educar a las profesiones médicas y de asesoramiento psicológico acerca del enfoque y tratamiento apropiados para usted y personas como usted.

Robin Norwood
1) Robin Norwood, psicóloga y escritora, es autora también de los libros "Cartas de las mujeres que aman demasiado" (1996), "Por qué a mí, por qué esto, por qué ahora" (1997) y "Meditaciones para las mujeres que aman demasiado" (2004).
Su libro "las mujeres que aman demasiado" (1985) establece un importante precedente en la denuncia y tratamiento del grave problema del amor enfermo, que ya planteó Erich Fromm en su libro de los setenta "El arte de amar", y que cada vez causa más sufrimiento en nuestra sociedad.

2) Una escritora muy recomendable que conecta con el cristianismo, aunque no llega a hacerse cristiana oficialmente, es Simone Weil. Su experiencia de Cristo es íntima, no ortodoxa, por lo tanto no acepta los sacramentos de la iglesia, a pesar de que vive con profundidad el símbolo del cristianismo. Puedes leer siguiendo este enlace una selección de sus reflexiones.
3) Este paso y los pasos siguientes sobre la manipulación consciente o inconsciente que uno hace de su entorno (por miedo a lo que pueda pasar), están vinculado a aspectos del proceso que se simbolizan en La Luna del tarot.

4) Ver también el artículo relacionado: Emperador vs. Emperatriz: Eternamente inocentes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario