Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2016

Queremos amar más y mejor. Una asociación para el agenciamiento socioafectivo.

Imagen
GAEDE es una asociación de personas afectadas de dependencia emocional y unidas por el propósito de mejorar tanto nuestra experiencia socioafectiva como la de de todas las personas que nos rodean. Aportamos experiencia, sensibilidad y conocimiento de causa, sobre un tema que nos importa a todas y a todos: el amor. Nuestro proyecto surgió de la tradición de grupos de autoayuda iniciada en los años 30 con la creación de la asociación AA (Alcohólicos Anónimos) , por parte de Bob Smith y William Griffith Wilson . Este último, es más conocido como Bill W. Una abreviación que hace patente la voluntad de anonimato por parte de sus participantes. Esta norma no era debida solamente al miedo ante el rechazo social, sino también como una medida para proteger sus hipersensibles egos de las expectativas sociales en términos de éxito o fracaso. En 1989 se filmó la película Mi nombre es Bill , que narra como surgió este movimiento de apoyo mutuo. Aunque la obra es bastante mediocre, contiene alg

Relaciones socioafectivas en el sector social

Imagen
Desde la asociación GAEDE proponemos un nuevo taller dirigido a las profesionales del sector de servicios socioculturales y a la comunidad, que trabajan con un material altamente sensible, el humano. Estas ocupaciones promueven, como metodología y finalidad en sí mismas, la autonomía de la persona beneficiara a través del establecimiento de relaciones saludables, principalmente en su entorno más cercano, entre las que el vínculo profesional/usuaria será un modelo privilegiado. La comunicación afectiva siempre se establece de manera bilateral, por lo tanto las dos personas se influyen mutuamente, en una fórmula enmarcada por el contexto, circunstancias y expectativas de cada una. profesional > usuraria / usuraria > profesional En el supuesto que fuera posible generar cambios saludables en la situación de la persona usuaria, esta influencia requeriría más que una teoría bienintencionada, pues sería necesario vivirla en la propia relaci