29 nov. 2019

Teràpia psicològica pel tractament de la dependència emocional

Us proposem una teràpia especialitzada en codependència o dependència emocional i altres trastorns de l'afectivitat, basada en els dotze passos de recuperació d'addiccions i en allò que la mateixa malaltia ens ha ensenyat sobre nosaltres mateixes i el moment social en el que vivim.

De l'experiència en les sessions terapèutiques a Amposta per a Terres de l'Ebre (Tortosa, Deltebre, La Ràpita, Alcanar, Ametlla de Mar), hem extret que la imatge que puguis tenir d’un programa dotze passos, no té res a veure amb l’experiència que obtens quan segueixes amb rigor el programa. I no em refereixo a un dia ni dos, sinó amb un compromís amb la teva vida, per a tota la vida.

Primerament, cal definir a què ens referim amb dependència emocional. Quins són els patrons més característics? Segons CoDA:

Patrons de negació (Dificultats per a identificar els propis sentiments, cercar l'acceptació de persones no accessibles emocionalment, etc.)

Patrons de baixa autoestima (Dificultats per a prendre decisions i per a establir prioritats i límits saludables, jutjar-me molt durament, etc.)

Patrons de complaença (Ser extremadament lleial i mantenir-me en situacions nocives massa temps, comprometent els propis valors i la integritat per tal d'evitar el rebuig, renunciar a la pròpia veritat per tal d'evitar el canvi o obtenir l'aprovació dels altres, etc.)

Patrons de control (Emprar argot de recuperació en un intent de controlar la conducta dels altres, tractar de convèncer a l'altre de com ha de veure les coses, etc.)

Patrons d'evitació (Permetre que la meva addicció a persones o d'altre tipus em distregui per tal d'evitar la intimitat en les meves relacions personals, atreure l'altre però allunyar-me quan realment s'acosta, etc.)




A GAEDE treballem per a crear la possibilitat, que abans no teníem, d'acceptar la realitat com la realitat mateixa, i deixar-nos ensenyar per ella. El que en altres paraules, se'n diu viure. De manera que el dolor i la por formin part legitima de la vida, gracies a una comprensió interior que faci sostenible allò que abans ens resultava insuportable. Aprenem a estimar, estimant ,permetent que el mateix amor ens ensenyi, i no substituir-ho per la nostra idea de l'amor, que potser que en realitat no sigui gens amorosa.

Per a això hem dissenyat un servei d'atenció psicològica en addiccions, codependència o dependència emocional, però més enllà d'etiquetes, un espai de trobada amb un mateix a través de l'altre. Per a això proposem sessions individuals, així com un grup d'agenciament afectiu en el qual treballar els vincles que establim, no solament amb altres persones, sinó també amb la vida i amb nosaltres mateixes. Si segueixes els enllaços habilitats podràs ampliar la informació en cada cas.

Oferim atenció presencial i també online (via Skype). Escriu-nos a gaede@gaede.cat per consultar-nos. També pots acompanyar-nos en facebook. Gràcies per la teva atenció.

Altres articles relacionats:

14 nov. 2019

Segundo Paso: Reconocimiento de la pérdida de valor personal

Un artículo de Sergi Ferré sobre el segundo paso en el programa de recuperación de codependencia o dependencia emocional, adicciones, o otros trastornos de la afectividad, en GAEDE.

Aceptar el paso anterior "admitíamos que eramos impotentes...", no solo intelectualmente, sino sobretodo emocionalmente, nos lleva al convencimiento de que, si yo no puedo, algo (que no sea yo), deberá poder (hacer lo que yo no puedo). Entonces, ¿qué?

Es importante que sea un qué y que no sea un quién, aunque a veces nos encontramos con un qué que se presenta como un quién. Nuestra adicción a las personas, o a desarrollar un determinado rol delante de las mismas, nos lleva a esperar demasiado tanto de estas, como de nosotras mismas frente a estas. Por eso un fundamento seguro será el que no se apoye en un quién, sino en un que, en su sentido más abstracto, o sea no un qué concreto, sino un qué intangible, y por lo tanto, indemostrable. Si el qué es dinero o una titulación, no nos sirve, todavía está en el plano de control de nuestro ego.

El segundo paso no es un acto de fe, es un acto de humildad y de entrega. No te pide que "creas", sino que te convenzas, no de que existe un poder superior, sino de que si tu "poder personal" (ego) no te ayuda, debe haber otro poder (no personal), que pueda hacer por ti lo que tú ahora no puedes. Esto se hace evidente cuando aceptamos que hay un equilibrio de las cosas mayor que el nuestro.

Nuevamente, no se trata de que creas, sino de seguir un método lógico, lo más objetivo posible, que nos lleve a percibir la realidad más allá de nuestra colocación (cuento-personalidad) en la vida. Se trata de llegar a un convencimiento tal que cualquier sujeto que piense va a llegar a la misma conclusión. Por lo tanto, no estamos hablando de una interpretación, o de cómo deberían ser las cosas, ni mucho menos de cómo me gustaría a mí que fueran las cosas. Estamos hablando de las cosas como son, y solo un sujeto que realmente esté disponible para la verdad, que no tiene nada que ver con tu verdad particular ni con la verdad personal de nadie, puede ver lo que hay más allá de su propia narrativa.



Ese sujeto conocedor en nosotras es el Poder Superior al que se refiere el segundo paso ¿Te suena abstracto? Quizás sea porque es algo que no se puede imaginar ni apresar en un concepto determinado. Precisamente por eso, tienes total libertad, en este punto del camino, de imaginártelo como te venga mejor (Dios, Buda, Amor Incondicional, Mente Cósmica, etc.), porque da igual, ya que no es una imagen ni el resultado de una creencia, pero sí "un poder superior" a ti misma. Esto último, si lo piensas detenidamente, y no solo lo lees ahora y te dedicas a juzgar, te darás cuenta de que es sencillamente la consecuencia lógica del reconocimiento de tu impotencia.



GAEDE ofrece terapia especializada en dependencia emocional, adicciones, y desarrollo personal. Para lo cual proponemos sesiones individuales, así como un grupo de agenciamiento afectivo en el cual trabajar los vínculos que establecemos, no solamente con otras personas, sino también con la vida y con nosotras mismas. Si sigues los enlaces habilitados te llevarán a ampliar la información en cada caso. Acompáñanos en facebook.

Atención presencial en Barcelona y en Amposta para les Terres de l'Ebre (Tortosa, Deltebre, San Carles de la Ràpita, Alcanar, Ametlla de Mar), y también Online (vía Skype). Escríbenos a gaede@gaede.cat

8 nov. 2019

Resistencias a la terapia: Miedo al miedo

Un artículo de Sergi Ferré para GAEDE, sobre las defensas del ego ante el proceso terapéutico.

En el transcurso de una terapia psicológica o grupo de trabajo, pero sobretodo justo en el momento de empezar, es muy posible que aparezcan resistencias inconscientes ante el proceso que se propone. A continuación, reflexionamos sobre ello.

Primero, está el miedo a que el formar parte de un grupo de iguales o dejarme acompañar por un psicólogo, me hará perder la individualidad o el control sobre mi vida. La libertad de cada uno no se mide por el hecho de no tener compromisos, sino precisamente por su capacidad para comprometerse. Quien no tiene compromisos no es más libre, sencillamente no se está comprometiendo. Aceptar un compromiso supone de entrada que tengamos la libertad para hacerlo. La pregunta es ¿puedo comprometerme? ¿Lo estoy haciendo en verdad?

Comprometerse no tiene nada que ver con controlar. En el compromiso hay una entrega, una apertura a aquello con lo que nos comprometemos, entendiendo el comprometerse como una pérdida de libertad, precisamente porque se tiene libertad para entregar. Si no hay libertad, no hay compromiso. En cambio, en el control hay miedo al cambio, miedo al miedo, o mejor dicho, miedo a pertenecer a algo mayor fuera de mi control. El deseo es que todo cambie sin que tenga que cambiar yo en el ejercicio de mi control. Aun así, curiosamente solemos asociar el "yo controlo" con el "yo soy libre". Pero, ¿hay libertad ahí?




Según Dolores Mosquera, en las sesiones terapéuticas vemos como el incumplimiento de las citas, el transgredir límites, el traspasar responsabilidades que corresponden a una misma, el omitir, ocultar o cambiar información, así como el intentar agradar, son interferencias frecuentes en el proceso de la terapia. La falta de confianza, el miedo a no dar la talla, o a que se le conozca realmente como es, suelen ser las causas. Por eso es importante mantener la comunicación en cada momento, porque no hay nada que sea poco importante y todo se puede hablar.

Las defensas surge de modo inconsciente, y aunque una actitud defensiva no deja de procurarnos nuestro propio bienestar, puede interferir al mismo tiempo en nuestro desarrollo y calidad de vida. El hecho de posponer, la negación, la evitación, la atención selectiva (quedarnos solo la parte que nos conviene de la situación), el pensamiento dicotómico (o confío mucho o no me fio nada,...), la identificación proyectiva (te acuso de pensar justo lo que yo pienso y no reconozco como mío), el pensamiento mágico (las cosas cambiarán solo con que yo me lo proponga,...), así como los cambios de humor selectivos (me pongo contenta o no según me interese reafirmar una actitud,...), son algunas de las defensas más habituales a la hora de empezar y dar seguimiento a una terapia.


GAEDE ofrece terapia especializada en dependencia emocional, adicciones, y desarrollo personal. Para lo cual proponemos sesiones individuales, así como un grupo de agenciamiento afectivo en el cual trabajar los vínculos que establecemos, no solamente con otras personas, sino también con la vida y con nosotras mismas. Si sigues los enlaces habilitados te llevarán a ampliar la información en cada caso. Acompáñanos en facebook.

Atención presencial en Barcelona y en Amposta para les Terres de l'Ebre (Tortosa, Deltebre, San Carles de la Ràpita, Alcanar, Ametlla de Mar), y también online (vía Skype). Escríbenos a gaede@gaede.cat