Dependencia emocional

Este espacio es una invitación a todas las personas que presentan síntomas asociados con la dependencia emocional, a compartir su vivencia. Si quieres contribuir a esta reflexión grupal, escribe sobre tu experiencia abajo, en los comentarios. Gracias.

Fragmentos de testimonios de participantes en la terapia:

"He pasado los últimos seis años tratando de ganar una guerra que de ante mano la tenía perdida. Siempre pensé que podía hacerle ver a mi pareja cuanto me necesitaba, cuánto valía yo y que sin mí no podía vivir. Esa fue mi eterna lucha hasta que la perdí y me di cuenta que no podía ganar, porque él no me amaba y quizás yo tampoco. Simplemente vaciaba en él todo mi deseo de ser alguien. Sé que es extraño escucharlo, pero yo no me sentía, y aun no me siento, alguien."

"Rompimos nuestra relación de pareja pero compartimos piso como amigos. No consigo hacer mi vida, cada día que pasa, noto que lo quiero más (…)"

"Después de todos los desprecios que hizo, le envié un mensaje diciéndole que sería mejor que le dejase tranquilo, y entonces respondió diciendo que dónde quería que nos viéramos. Todo volvió a empezar, y cada vez más doloroso."

"Soy una mujer con capacidad y voluntad para desenvolverme en las distintas facetas de la vida, pero a nivel emocional y de pareja tengo todos los síntomas que se describen de la persona dependiente emocional (…)"

"Comprometerse con el proceso es estar dispuesto a tomárselo en serio."

"Tengo una fuerte adicción a mi ex-esposa. Tengo un poco de temor porque a veces siento mucha ansiedad y me cuesta mucho controlarla. Esta sensación está limitando mucho mi vida social y ya casi no tengo amigos."

"Es tanta mi dependencia emocional que no permite que entre nadie, ya me debe ir bien sufrir. Tengo una hija que a la que creo que le estoy pasando patrones. Yo, que voy de lista por la vida, me doy cuenta de que me puede el miedo a la hora de amar, y que de corazón, cero patatero."

"He visto como amigas perdían la cordura de tan desesperadas como estaban, a otros sus parejas les han dado palizas, o han tenido que aguantar humillantes infidelidades en sus propias narices. Pero sobre todo, he tenido que enterrar amigos por este tema, así que a día de hoy no me queda ninguna duda de que la codependencia mata."

"Entre mi compañera de piso y yo se creó una relación de dependencia mutua que resultó muy dolorosa. No encontraba la manera de irme del piso y ponerme a vivir sola o con otra gente, no me atrevía, me sentía incapaz y en deuda con ella. Aunque me sentía muy culpable era consciente de que la relación no era sana. Hoy, después de asistir a la terapia cada semana, durante más de un año, he conseguido estar mejor."


"Sigo siendo dependiente de mi ex, ya rompimos hace 7 meses y sigo sintiendo ese lazo constante, además de que me he aislado. Siento que realmente necesito asistir a la terapia. No soy feliz sola, ni tampoco estando en pareja."

"Hoy me he dado cuenta de que he vuelto a permitir que la atención de una persona sea lo único que me importa, y que nunca va a ser suficiente, porque siempre voy a exigir más, a medida que mi vacío vaya en aumento. Una persona que apenas conozco, que no me conviene y que de repente siento que es la única relación personal que me importa, anulando y despreciando a todas aquellas que en verdad sí están a mi lado. Hoy me he dado cuenta de que tengo un grave problema de dependencia emocional, que me ha acompañado y condicionado toda mi vida."

"Los celos son algo muy duro. Para quienes lo sufren, es un fuego que se aviva continuamente, y para el otro bando, son puñaladas que te hacen sentir muy cruel."


Temas relacionados:

Comentarios

  1. ¿Cómo se produce la dependencia emocional? ¿Por qué me ocurre esto? Yo pensaba que era cosa del pasado, pero cada vez encuentra otra manera de presentarse. Gracias por esta labor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Carol.

      Técnicamente, la dependencia emocional se refiere a un estado de dependencia vertical (en el que uno depende del otro). Esta dependencia es apropiada cuando somos niños, momento en que necesitamos que nos enseñen a pensar, a saber qué es lo correcto, a gestionar nuestras emociones, que nos den continua protección, etc. Pero resulta disfuncional cuando este patrón emocional se mantiene de adultos (relaciones horizontales).

      Por lo tanto, no se trata de algo que "se produce", sino de algo que se reproduce de muchas maneras. Nuestra labor es ponerle punto y final para que la persona llegue a conocerse a sí misma, sin el condicionamiento que supone permanecer (emocionalmente) atada y en deuda con el otro.

      Gracias por tu comentario.
      Contacta si quieres en gaede@gaede.cat

      Eliminar
  2. Gracias por tu testimonio, Dora.

    La dependencia emocional, como muestro en mi libro "La revolución afectiva", tiene que ver con la manera en que nos contamos las cosas. Por ejemplo, no es que no pueda estar sola (quizás hasta me vaya mejor así), sino que me cuento la soledad como una prueba de mi fracaso personal (abandono).

    En tu relato, sanar la dependencia emocional, puede entenderse como una manera de señalar tu culpa, el daño que has hecho, echarte en cara el fracaso de tus buenas intenciones ¿No seria esta una manera también de hacer(te) daño? ¿No es la dependencia emocional este juego de quién hace daño a quién, en que o eres víctima o eres culpable?

    Puede ser que no estés de acuerdo con estas palabras, incluso que te enojen. Pero por eso estaría bien que lo hablemos en persona, ver cómo se pueden ir entendiendo estas ideas a lo largo de un proceso terapéutico. Así es como vamos saliendo de la maraña. La decisión es tuya.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Grupos de apoyo en casos de codependencia o dependencia emocional

Cuestionario del niño herido: ¿Quién soy?

Retrato del perverso narcisista: El otro lado de la codependencia