22 oct 2020

Primer ejercicio de grupo: ¿Qué es la dependencia emocional?

Empezamos el grupo online sobre dependencia emocional con una pregunta: ¿Qué es la dependencia emocional? Escribe tu respuesta en los comentarios.


Este pregunta no se refiere a enlistar los síntomas del diagnostico establecido, sino a qué aspectos en mi vida me llevaron a pensar que había que no andaba bien y que podía ser patológico ¿Cuáles fueron esas vivencias que posteriormente pudiste (o no) asociar la dependencia emocional?


El primer paso para el tratamiento de la dependencia emocional es su aceptación. Esto no se limita a reconocer "sí, tengo dependencia emocional", porque la persona lo dice, pero no le cala. Después volvemos a los mismo y es como si no hubiera pasado nada. Necesita reconocerlo frente a otras personas, frente a un otro, de manera que ya no pueda caer en el olvido.

Puedes participar en la reflexión escribiendo en los comentarios y también, si así lo deseas, participar en el grupo terapéutico online dedicado a la atención de la dependencia emocional. Para más información, sigue este enlace.


GAEDE surge de la necesidad de ofrecer terapia especializada en casos en que las relaciones (con la otra persona, contigo misma, con la vida) suponen un sufrimiento inusual. Para lo cual proponemos sesiones individuales especializadas (online o presencial) así como un grupo de agenciamiento afectivo. También ofrecemos formación para profesionales o personas que deseen seguir profundizando. Si sigues los enlaces habilitados te llevarán a ampliar la información en cada caso.  Acompáñanos en facebook.

12 comentarios:

  1. Hola,

    Me cuesta un poco hablar de esto, pero bueno, supongo que no seré el único. Siempre me he sentido diferente a los demás. Como que lo que tenían los demás yo no lo tenía, como que era menos. Entonces como me sentía inferior pensaba que si me esforzaba llegaría a sentirme superior. Igual no podía ser, porque no me lo sentía, solo por arriba o por abajo. Me afectaban mucho las comparaciones que hacía. Me sentía indigno. Pues ahí me empecé a darme cuenta.

    ResponderEliminar
  2. Me establecí en Barcelona y viví con una amiga. Entre esta chica y yo se creó una relación de dependencia mutua que resultó muy dolorosa. No encontraba la manera de irme del piso y ponerme a vivir sola o con otra gente, no me atrevía, me sentía incapaz y en deuda con ella. Aunque me sentía muy culpable era consciente de que la relación no era sana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, de alguna manera me conecta con mi tema de superioridad/inferioridad ¿Quién soy yo para dejar a nadie?

      Eliminar
    2. Soy dependiente emocional de mi familia. Ellos no les interesa nada que tenga que ver conmigo.
      Y eso me ha traído dependencia emocional de una ex pareja desde hace 7 años

      Eliminar
  3. Gracias por vuestros comentarios.

    Pues la verdad es que yo fui muy feliz en mi matrimonio. Todo iba bien hasta que dejo de ir bien y todo ha sido una mierda desde entonces. Quiero volver a recuperar esa familia que tenía y no puedo. Es como si la hubiera cagado hasta el fondo y me siento muy culpable ¿Por qué los demás son felices y yo no?

    Cuando me sale alguien siempre miento sobre mí ¿Cómo querría estar con una perdedora? Bastante es que me quieran. Bueno, pues esto es lo que yo sentía que me llevó a buscar sobre la dependencia emocional. Aún así, si soy sincera, no me siento muy identificada. Sigo pensando que solo fue un error que aún puedo subsanar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Completamente identificada con tu comentario. Como si escribieses mis propias palabras.

      Eliminar
  4. Mi primera relación fue como una explosión de colores. Recuerdo que me sentía enamorada al máximo exponente, como una princesa Disney. Era una sensación abrumadora, como de no tocar el suelo. Después vino la contrapartida, el batacazo, menudo ostión. Pero me recuperé más o menos fácilmente. Luego volví a esa dinámica de gran subidón y posteriormente, gran decepción. Pero cada vez me costaba más recuperarme, como si la primera herida nunca se hubiera llegado a cerrar y no hiciera más que agravarse. Llegó un momento en que las separaciones me resultaban insostenibles, así que hacía de TODO para que no ocurriera. Ahí es cuando me empecé a dar cuenta que algo no iba bien. Tengo demasiado miedo.

    ResponderEliminar
  5. Hablar de lo que siento no me es dificil , expresar el vacio que siento cuando las personas que creo amar me rechazan es algo que me asfixia, me quita el alma, y me deja sin ganas de estar aqui, esos pensamientos y sensaciones me asustan, Me hacen sentir que los asfixio yo a ellos, y no como hacer para hacer que ellos sean felices, pero cada vez lo intento huyen más

    ResponderEliminar
  6. Hola, para mí la dependencia emocional me ha hecho generar muchos altibajos durante mi vida, primero yo no sabía quién era y buscaba la aprobación de los demás por qué yo misma no me valoraba , me afectaba al ámbito del trabajo,y a mi vida social. Tenía una lucha conmigo misma de progresar. Mi manera de sentirme mejor conmigo misma era ayudar a las personas. Y por eso mi profesión consiste en trabajadora familiar atendiendo a personas mayores y con discapacidad. Yo gané más confianza en mí a base de conocerme más a mi misma y a aceptarme buscar los por ques, yo no encontraba ninguna solución y entonces con el fin de que yo pensaba que iba a ser más feliz buscaba una pareja en la que creía que iba a serlo. De todas experiencias no todas tan dañinas pero cada vez fueron empeorando más. Y ahí me di cuenta de tener que aprender a depositar ese amor que era para los demás en mi.

    ResponderEliminar
  7. Para mí la dependencia emocional es una lucha interna que por un lado me encierra y me limita a la hora de tomar mis propias decisiones, pero por otro lado me permite la aceptación de mi persona y le da sentido de mi existencia ya que mi vida se basa en torno a cuidar y dar amor.

    Será por carencias en la infancia, herencia genética o estereotipos sociales.... Pero la realidad es que vivo comparándome siempre con los demás y buscando crear una familia ideal, la que anhelaba de pequeña. Para así no sentirme sola ya que eso me hace empequeñecer.

    Esto me ha llevado a ejercer determinados patrones tóxicos con las parejas que he tenido en los últimos años. Al principio, era más llevadero y sutil. A pesar de intuir conductas que no me hacían sentir muy bien, era capaz de encontrar el límite o tenía más fuerzas para poner punto y final cuando la cosa no iba bien o no era recíproca.
    Pero hace un tiempo que me siento más débil y me cuesta más decir BASTA cuando las cosas se tuercen o no son como yo quisiera. Me doy cuenta que voy cediendo a las necesidades del otro, dejándome en ocasiones de lado y llenándome de ansiedad y melancolía.

    Me considero una persona válida a nivel profesional, sociable a nivel de amistades, con inquietudes y capacidad para lograr los proyectos que me propongo. Cuando he hablado con amigos o familia sobre lo que me ocurre acerca la dependencia emocional, suelen decirme: “¡Pero si tú lo haces todo sola! Tienes trabajo, tu piso, tus amigos.....” Porque piensan que la dependencia es no poder valerse por uno mismo, pero en mi caso almenos, no lo veo así. Claro que puedo hacerlo todo, pero emocionalmente me machaca el saber que al final del día llegaré a casa y estaré sola o no podré compartir mi día a día.

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias por los comentarios, de verdad. Es la primera vez en mi vida que leo testimonios y me identifico a este nivel, es como si pudiese estar escribiendo yo misma vuestras palabras. En mi caso, la alarma saltó después de mi divorcio. No me sentía merecedora de nada en la vida, la autocrítica y la culpabilidad eran constantes y muy agudos. No podía parar, no podía dejar de hacer, estaba agotada. Harta de decepcionar, de sentirme sola y sin apoyo, de buscar compañía constantemente. Siempre con explicaciones, siempre dando la brasa, siempre sintiéndome mal.

    ResponderEliminar
  9. Muchas gracias a todas por vuestros comentarios, la verdad que me he sentido muy identificada con muchas de las cosas que contáis.

    Yo me di cuenta desde pronto, desde pequeñita, que yo no era igual que los demás. Desde que me pusieron gafas por allá en la primaria, siempre tuve una vergüenza horrorosa de ser quien era, de no ser guay, de ser fea, aburrida, sosa, tristona... desde tan pequeña...

    Cuando me gustaba algún chico, que no me correspondía, yo siempre conseguía convencer a mi mente de que sí había un amor ahí debajo, de que algo muy potente nos unía, pero que simplemente la otra persona no lo sabía... y me pasaba las tardes escuchando música triste e imaginando todas esas situaciones de amor y desamor que, ahora, estan en mis recuerdos mucho más nítidas que las cosas que sí me sucedieron de verdad en la vida real.

    Después iniciaron mis relaciones, en que mis parejas eran personas encantadoras, pero a las que siempre les fallaba algo, tenía un miedo subyacente constante de no haber tomado la decisión correcta....

    El dia que me di cuenta de que tenía un problema serio fue al conocer a un chico, con el que quedé en dos ocasiones. En la primera, todo fue bastante bien, cenamos a gusto y después fuimos a su casa y nos acostamos. Lejos de pasar de mi, que era lo que pensaba que ese chico haría, me siguió escribiendo con una intensidad que para mi era abrumadora, con comentarios en los que no me sentía cómoda y que, en todo momento, pensé que si era acertada, podría redirigir. La segunda vez que quedamos nada fue como tocaba, nos acostamos a pesar de que yo no quería y en mitad del acto, al terminar él, me echó de su casa como a una porquería porque le estaba mareando mucho y ya tenía muchos problemas como para encargarse también de los que yo le provocaba. Me bloqueó del móbil y de todas las redes sociales. Yo me sentí completamente estúpida y, aún así, una parte de mi supo que, si él no me hubiera tenido bloqueada, hubiera hecho cualquier cosa para recuperarle. A él... que lo conocía de dos semanas, que me había tratado así de mal, que ni siquiera me gustaba... pero era mejor eso que estar sola. En ese momento se me encendió la bombilla y vi entendí donde podía estar ese problema que tanto jaleo me había dado toda la vida, y decidí buscar ayuda especializada en dicho campo.

    ResponderEliminar