14 sept. 2015

¡Socorro! Me siento solo :(

Un artículo de Sergi Ferré Balagué para la revista Infogai nº138.

¿No es el amor uno de los temas que más nos preocupan en la vida? ¿no lo daríamos todo por amor? ¿no aborrecemos vivir cuando este nos falta? Pero curiosamente siendo algo tan importante, algo que nos resulta tan vital, invertimos muy poco tiempo en aprender a amar, como si el arte de amar se asimilara por ciencia infusa, sin tener que plantearse nada, sin tener que cuestionarse nada, limitándose nada más que a la fachadita romántica que vemos en las películas.


Las personas que padecen síntomas de dependencia emocional, y creo no equivocarme al afirmar que todas las personas de nuestra sociedad presentamos indicios en algún grado, sabemos muy bien que amar no es un juego de niños, que uno tiene que aplicarse y madurar en y para el amor. Si amar es un arte, como dice Erich Fromm, entonces requiere conocimiento y esfuerzo. Ahí tenemos la oportunidad de convertir nuestros miedos y angustias en algo nuevo, creativo, solidario, y como no, amoroso.


Otros sujetos a quien no haría falta convencer de esto son las personitas infantes y las personas sabias, el principio y el final de nuestras vidas, los dos extremos que se tocan con lo desconocido y curiosamente el momento en que somos más sensibles. A estas no hace falta hablarles de la importancia de ser respetuoso, de decir las cosas bien dichas o de protegerse mutuamente. Lo saben porque viven ahí. ¿En qué momento nos olvidamos de luchar por amor? ¿en qué momento permitimos que otros intereses se nos crucen por delante?


Pero está la manera for dummies de amar, en la que simplificamos el amor hasta convertirlo en etiquetas pegadas en la frente de la gente. Depende de la etiqueta que lleves sabré en qué medida he de amarte, qué debo esperar de ti y qué obligaciones contraigo contigo. Por mi parte acumulo todas las etiquetas que puedo, a modo de galardones que demuestren mi valía ante el mundo. Pero hay los pobres que no llevan etiquetas, porque éstos están marcados con la cruz de Caín. Aunque parezca mentira, esta necia manera de amar se transmite de padres a hijos vía Disney Channel.


Para combatir este analfabetismo afectivo, en Barcelona hemos creado el grupo de apoyo en el agenciamiento de personas con síntomas de dependencia emocional. Es un nombre largo, así que vamos a ir por partes: «Grupo...», porque pensamos que es necesario aprender a trabajar en equipo, confiar unos con otros, aceptarnos, estableces vínculos, etc. «... de apoyo...», porque al fin y al cabo el camino se lo tiene que hacer cada cual y lo único que podemos ofrecer es acompañar en este recorrido único «... en el agenciamiento...», agenciar es la capacidad de movilizarte por ti mismo en la consecución de tus propias metas, «... de personas con síntomas...», porque aquí no ponemos etiquetas ni categorizamos a nadie, sino que nos reunimos para poner en común nuestra experiencia vital y aprender mutuamente, «... de dependencia emocional», hablamos aquí de un cuadro patológico que puede conllevar unos niveles de sufrimiento altísimos.


En resumen, en el grupo de apoyo en el agenciamiento de personas con síntomas de dependencia emocional, o más brevemente GAEDE, ofrecemos un espacio libre para mejorar la calidad de nuestras relaciones (sobretodo contigo mismo) y la comunicación afectiva (sobretodo contigo mismo), poniendo especial énfasis en combatir los efectos de la obsesión o necesidad afectiva.


Para contactar con nosotros, visítanos en nuestra web gaede.cat o escríbenos al correo gaede@gaede.cat. Suerte y buen amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario