21 dic. 2019

Primer paso: Admito mi impotencia (II)

Extracto del Libro Azul de CoDA (Codependientes Anónimos). Descarga directa de la obra completa, siguiendo este enlace.

¿Nadie lo ve?
Este paso nos ayuda a identificar experiencias, sentimientos y conductas de nuestra vida, a apuntar con precisión cómo evadimos, controlamos y manipulamos otras personas, a nosotros mismos y a las circunstancias. Descubrimos cómo nos hemos convertido en nuestro propio Poder Superior o cómo pusimos a otros en ese papel. Empezamos a vislumbrar que no se nos ha dado el derecho de controlar la conducta de otra persona, sino la responsabilidad de establecer límites y fronteras para con nosotros y con los demás.

Para explorar cómo nos evadimos y nos controlamos a nosotros y a los demás, indagamos nuestras historias personales. Nos hacemos las siguientes preguntas para ver si se aplican a nuestra vida:


1) ¿Qué tipo de negligencia o abuso pude haber experimentado durante mi crecimiento?


2) ¿Dónde aprendí a mirar para otro lado cuando yo y/u otras personas eran objeto de abuso o negligencia? y ¿Por qué?


3) ¿Quien durante mi infancia mostró estas conductas o me enseñó a no expresar o compartir mis sentimientos al respecto?


4) ¿Dónde aprendí que evadir a los demás era más seguro que involucrarme?


5) ¿Dónde aprendí a controlar a los demás para lograr una fuente de bienestar?


6) ¿Cómo aprendí que no era lo suficientemente bueno, o que era mejor que los demás?


7) ¿Cuándo, dónde y cómo aprendí a negar mis propias ideas, sentimientos y necesidades por el bien de los demás o, por el contrario, a exigir que el mundo girara a mi alrededor?


8) ¿Dónde aprendí a comportarme de manera negligente y/o abusiva que daña intelectual, emocional, física, sexual y/o espiritualmente?


9) ¿Cómo aprendí a permitir que fueran manifestadas esas conductas hacia mí?


10) ¿Dónde y cómo aprendí que tener una relación me completaría?


11) ¿Aprendí estas cosas a través de las palabras o de las acciones de otros? Y en este caso, ¿De quienes?


12) ¿Cómo llegué a sobrevivir a través de las conductas codependientes en lugar de vivir con una sensación de libertad?


13) ¿Cuáles son mis sentimientos genuinos acerca de todas estas preguntas?


Al responder estas preguntas, logramos comprender cómo nuestra impotencia se desarrolló en nuestra infancia, pero saberlo no es suficiente. Tenemos que ver la ingobernabilidad de las conductas codependientes que llevamos en nuestras vidas adultas.

Si lo deseas, puedes compartir tus respuestas de forma anónima en los comentarios. El anonimato es un principio espiritual que nos recuerda que tenemos que anteponer los principios a las personalidades. Al compartir honestamente, amplificamos nuestra conciencia de grupo sobre la codependencia o dependencia emocional. Cuando más conciencia generamos, menos nos puede dominar esta enfermedad.

Si aun no lo has hecho, puedes seguir trabajando con las preguntas del Libro Verde de CoDA, haciendo clic en este enlace. Para saber más, visita nuestra bibliografía recomendada.

Otros artículos relacionados:
¿Debo empezar una terapia? 
¿Qué es la codependencia?
Tratamiento de la dependencia emocional
Grupo de Agenciamiento Afectivo


La Associació GAEDE surge de la necesidad de ofrecer terapia especializada en codependencia o dependencia emocional. Para lo cual proponemos sesiones individuales especializadas, así como un grupo de agenciamiento afectivo en el cual trabajar los vínculos que establecemos, no solamente con otras personas, sino también con la vida y con nosotras mismas. Si sigues los enlaces habilitados te llevarán a ampliar la información en cada caso.

Atención presencial en Barcelona, Amposta (Tarragona), y terapia online en español o catalán a través de skype.
 

9 dic. 2019

Primer paso: Admito mi impotencia (I)

Extracto del Libro de Trabajo de los Doce Pasos de CoDA (Libro Verde). Descarga directa de la obra completa siguiendo este enlace.

Primer paso: Admitimos que éramos impotentes ante los demás; que nuestras vidas se habían vuelto ingobernables. 

Con el Primer Paso empieza nuestra relación personal con los Pasos de Codependientes Anónimos. Admitimos ante nosotros mismos y ante los demás que somos impotentes ante la enfermedad de la codependencia. Cuando hacemos esto, muchos de nosotros empezamos a experimentar una sensación de pertenencia y vemos que no estamos solos.

Aun cuando un nuevo comportamiento nos pueda hacer sentir incómodos, podemos tratar cada una de las situaciones de nuestra vida a la vez, una a una, con los Pasos, empezando con el Primero. Podemos dejar de intentar controlar; empezamos a establecer una relación nueva con nosotros mismos. Decir que somos impotentes ante nuestra enfermedad, en voz alta en el grupo, nos pone en marcha por el camino de la verdad. Empezamos a identificar aquello ante lo que somos impotentes y a ver las manifestaciones de la enfermedad. Aprendemos a identificar algunas de las “no verdades” que nos han enseñado: nos damos cuenta de que impotencia no significa debilidad, de que el control sobre los demás no nos da seguridad, de que buscar que otros nos digan por dónde ir no nos permite vivir nuestras propias vidas, de que juzgar a otros no es asunto nuestro, de que creer que somos poderosos es doloroso. Vemos cómo los viejos mensajes que nos dan vueltas en la cabeza pueden controlarnos. Descubrimos que pensar en términos de “blanco o negro” o de “bueno o malo” es rígido y limitante.

A medida que trabajamos el Primer Paso, empezamos a encontrar las herramientas   de   la recuperación. La mayoría de nosotros descubre que usar la literatura de CoDA y escuchar a los demás cuando comparten sus características de codependientes nos ayuda en el proceso de identificación que requiere el Primer Paso. Nos centramos en nosotros mismos y nos ejercitamos en estar en el presente. Empezamos a dar cabida a un Poder Superior. A medida que soltamos riendas / nos desprendemos, empezamos a liberarnos de lo que es la responsabilidad de los demás. Nos desprendemos de lo que los demás piensen de nosotros, comprendiendo que somos adultos y podemos elegir. Aprendemos a preguntarnos: ¿Qué quiero? ¿Qué pienso?, ¿Qué siento? Podemos hacer una lista de las herramientas que nos ayudan en la recuperación. Podemos calmarnos y conectar con nuestro Poder Superior. Empezamos poner a límites sanos (retirarnos, llamar a alguien, dar una vuelta a la manzana) para cuidarnos a nosotros mismos de la mejor manera. Nos damos cuenta de que ya hemos hecho suficiente cuando: escuchamos nuestra voz interior, oramos, escribimos o nos damos cuenta de que no tenemos que tomar una decisión inmediatamente. También aprendemos que no es necesario que nos guste todo lo que aceptamos.  Podemos aprender mucho sobre la verdadera humildad y reconocer que no tenemos todas las respuestas.

A medida que soltamos el control, estamos más capacitados para aceptar las realidades del ser humano. Encontramos la paz. Nuestras vidas son diferentes y gratificantes cuando estamos dispuestos a trabajar el Primer Paso, sentimos libertad, integridad personal y poder en nuestras vidas. Desarrollar un auténtico interés por cuidarnos a nosotros mismos y respetar nuestra institución se convierten en prioridades.

A medida que nos liberamos de la necesidad de controlar a otros, empezamos a centrarnos en aquello que sí que debemos cuidar: NOSOTROS MISMOS. Podemos tomarnos tiempo para actuar con cortesía y dignidad. Cuando estamos conectados con nosotros mismos y con este Paso, empezamos a tener fe en que somos capaces de cambiar, y aprendemos a liberarnos de nuestros miedos. Empezamos a reconocer que somos dignos y valiosos. Podemos dar gracias.

Las siguientes preguntas tienen la finalidad de ayudarte a trabajar el Primer Paso:


1. ¿Soy controlador?  ¿Cómo?


2. ¿Cuál es la diferencia entre ser impotente y ser poderoso?


3. ¿En qué sentido soy poderoso cuando me desprendo de los demás? ¿Cómo hace esto que mi vida sea más gobernable?


4. ¿Cómo pierdo el miedo a lo que piensen los demás?  ¿Cómo me cuido a mí mismo? ¿Cómo me ayuda en esta tarea la aceptación de que “soy impotente ante los demás”?


5. ¿Qué patrones codependientes (defectos de carácter) me impiden trabajar el Primer Paso?


6. ¿Por qué dice este Paso “admitimos que éramos impotentes” en vez de “admito que yo era impotente”?


7. ¿Qué quieren decir para mí hoy “impotencia” e “ingobernabilidad”?


8. ¿Qué signos veo que me indiquen que estoy en negación?


9. ¿Qué quiere decir rendirse? ¿Por qué necesito rendirme? ¿Ante qué necesito rendirme?


10. ¿Cuándo sé que he hecho lo suficiente?


11. ¿Cuáles son mis señales de ingobernabilidad? Haz una lista.


12. ¿Por qué necesito controlar?


13. ¿Estoy   dispuesto   a   aceptar   que   intentar cambiar a alguien me causa ingobernabilidad, hostilidad y resentimiento?


14. ¿Soy impotente ante mi comportamiento codependiente?


Si lo deseas, puedes compartir tus respuestas de forma anónima en los comentarios. El anonimato es un principio espiritual que nos recuerda que tenemos que anteponer los principios a las personalidades. Al compartir honestamente, amplificamos nuestra conciencia de grupo sobre la codependencia o dependencia emocional. Cuando más conciencia generamos, menos nos puede dominar la enfermedad.

A continuación, puedes seguir trabajando con las preguntas del Libro Azul de CoDA, haciendo clic en este enlace. Para saber más, visita nuestra bibliografía recomendada. 

Otros artículos relacionados:
¿Qué es la codependencia?  
Grupo de Agenciamiento Afectivo
¿Debo empezar una terapia? 
Solo por Hoy


La Associació GAEDE surge de la necesidad de ofrecer terapia especializada en codependencia o dependencia emocional. Para lo cual proponemos sesiones individuales especializadas, así como un grupo de agenciamiento afectivo en el cual trabajar los vínculos que establecemos, no solamente con otras personas, sino también con la vida y con nosotras mismas. Si sigues los enlaces habilitados te llevarán a ampliar la información en cada caso.

Atención presencial en Barcelona, Amposta (Tarragona), y terapia online en español o catalán a través de skype.

24 oct. 2019

Bibliografía seleccionada de libros sobre codependencia, adicciones y psicologia analítica

Bibliografía seleccionada con libros recomendados, artículos, recursos online y descargas gratuitas, sobre codependencia o dependencia emocional, tratamiento de adicciones, tlp, pas, y psicología analítica.

Una muestra de las bases teóricas en las que se basan las sesiones terapéuticas individuales y de grupo de GAEDE, especializadas en los temas que se tratan a continuación.

Libros

ADAVAS, Asociación de ayuda a víctimas de agresiones sexuales y violencia doméstica (2005): X Jornada de dependencia emocional. Junta de Castilla y León.
ARON, E. (1996): El don de la sensibilidad. Las personas altamente sensibles. Barcelona. Ed. Obelisco.
BEATTIE, M. (1987): Libérate de la Codependencia. Málaga. Ed. Sirio.
BRADSHAW, J. (1990): Volver a casa: Recuperación y reivindicación del niño interior. Madrid. Gaia Ediciones. Descarga en pdf.
W., BILL (1995): El lenguaje del corazón. Los escritos de Bill W. Alcohólicos Anónimos. Descargar.
BOUCHOUX, J. (2009): Los perversos narcisistas. Barcelona. Arpa y Alfil Editores.
CASTANYER, O (Ed.): La víctima no es culpable. Barceloba. Ed. Serendipity.
CASTELLÓ BLASCO, J. (2012): La superación de la dependencia emocional. Málaga. Ed. Corona Borealis.
CASTELLÓ BLASCO, J. (2005): Dependencia emocional. Madrid. Alianza Editorial.
DOWLING, C. (1981): El complejo de Cenicienta. Debolsillo. Barcelona. 
EHRENREICH, B.: Brujas, comadronas y enfermeras. Historia de las sanadoras. Edicions de les dones, 1988. Descarga.
FERRÉ, S. (2015): GAEDE (Fullet informatiu en català). Ajunt. Barcelona. Descarrega-te'l.
FERRÉ, S. (2018): La revolución afectiva: De la dependencia emocional al agenciamiento afectivo. Barcelona. Ed. Círculo Rojo. Descargar introducción. Descargar cómic. Comprar.
FRANKL, VIKTOR E. (1945): El hombre en busca de sentido. Barcelona. Ed. Herder.
FROMM, E. (2000): El Arte de amar: una investigación sobre la naturaleza del amor. Barcelona Ed. Paidó. Descargar.
GIDDENS, A. (2001): La Transformación de la intimidad: sexualidad, amor y erotismo en las sociedades modernas. Madrid. Cátedra, cop.
GENDLIN, E. T. (1978): Focusing. Proceso y técnica del enfoque corporal. Bilbao. Ediciones Mensajero.
HELLINGER, B. (2001): Órdenes del amor. Barcelona. Ed. Herder. Descargar.
HERRERA GÓMEZ, C. (2010): La construcción sociocultural del amor romántico. Madrid. Ed. Fundamentos.
HORNO GOICOECHEA, P. (2008): Educando el afecto: reflexiones para familias, profesorado, pediatras. Barcelona. Ed. Graó. Ver entrevista.
KRISHNANANDA (2016): De la Codependencia a la Libertad: Cara a cara con el miedo. Móstoles. Gaia Ediciones.
LAVINE, P. A. (2005): Sanar el trauma. Madrid. Neo Person Ediciones.
LABONTÉ, M. L. (2010): Hacia el amor verdadero: liberarse de la dependencia afectiva. Barcelona. Ed. Luciérnaga
LAVONTÉ, M. L. (2006): El «clic»: Transformar el dolor que destruye en dolor que cura. Maliaño. Ed. Sal Terrae.
LAVONTÉ, M. L. (2009): Método de liberación de corazas, al corazón de nuestro cuerpo. Barcelona. Ed. Luciérnaga.
LEVY, N. (1999): El asistente interior. Barcelona. RBA Libros.
LÓPEZ-CASARES, H. (2015): ¿Y a ti también te han roto el corazón?: todo lo que debes saber y hacer para superar una ruptura. Barcelona: Alienta. 
LOWEN, A. (1985): El narcisismo: La enfermedad de nuestro tiempo. Barcelona. Ed. Paidós. Descargar.
MELLODY, P. (1989): La Codependencia: qué es, de dónde procede, cómo sabotea nuestras vidas. Barcelona. Ed. Paidós.
MELLODY, P. (1997): El lenguaje del adiós. Meditaciones diarias. Descargar. 
MELLODY, P. (1997): La adicción al amor. Barcelona. Ed. Obelisco.
MILLER, A. (1988): El saber proscrito. Barcelona. Tusquets Editores.
MOSQUERA, D. (2004): Diamantes en bruto I. Un Acercamiento Al Trastorno Limite De La Personalidad. Madrid. Ediciones Pléyades.
MOSQUERA, D. (2004): Diamantes en bruto II. Manual Psicoeducativo Y De Tratamiento Del Trastorno Límite De La Personalidad. Madrid. Ediciones Pléyades.
POWELL, J. (1989): ¿Por qué temo decirte quién soy?. Santander. Ed. Sal Terrae.
RUSSIANOFF, P. (1981): ¿Por qué creo que no soy nada sin un hombre?. Barcelona. Ed. Paidós.
WALTER, R. (2014): Cómo superar el apego afectivo y hacer del amor una experiencia plena y saludable. Barcelona: Planeta/Zenith.
WALTER, R. (2015): Manual para no morir de amor: diez principios de supervivencia afectiva. Barcelona: Planeta/Zenith.
WASHTON, A. M. & BOUNDY, D. (1989): Querer no es poder: Cómo comprender y superar las adicciones. Barcelona. Ed. Paidós.
WILLIAMSON, M. (1992): Volver al amor. Buenos Aires. Ed. Planeta. Descarga en pdf.


Recursos online

Descarga directa en pdf de bibliografía de CoDA (Codependientes Anónimos), siguiendo cada enlace:
- Libro Azul de CoDA
- Libro de Trabajo de los Doce Pasos de CoDA
- ¿Qué es CoDA?
- Bienvenidos a CoDA
- Recuperación de la Codependencia: Breve Introducción
- ¿Soy Codependiente?
- Apadrinamiento y Amadrinamiento en CoDA
- Asistiendo a Reuniones
- Estableciendo Límites en la Recuperación
- Formato Básico de la Reunión

Descarga directa de Un Curso de Milagros:
- Un Curso De Milagros (pdf)
- Un Curso De Milagros (epub)

Artículos en español de Wolfgang Giegerich:
- El final del significado y el nacimiento del hombre
- La función de la televisión y el problema del alma
- El 'descuido patriarcal del principio femenino': Una falacia psicológica de Jung
- ¡Dios no debe morir! La tesis de C. G. Jung sobre la unilateralidad del cristianismo

Clases de Enrique Eskenazi:
Reflexiones sobre el alma (mp3)
Reflexiones sobre el alma (transcripción)
- La vida lógica del alma - Psicología analítica y dialéctica
La vida lógica del alma - Psicología analítica y dialéctica (transcripción)
- Psicología y verdad (mp3)
- El cristianismo como fenómeno psicológico (mp3)
Nietzsche y la psicología (mp3)
- Hegel y la psicología - Una lectura psico-lógica de la Fenomenología del Espíritu (mp3)


Textos esenciales de filosofia:
- El gran Inquisidor (Dostoiewski, 1880)
- Meditaciones Metafísicas (Descartes, 1641)

- Conceptos de psicología y filosofía
- Terminos en latín


Última actualización 22/01/2020

Otros artículos relacionados:

La Associació GAEDE surge de la necesidad de ofrecer terapia especializada en adicciones, codependencia o dependencia emocional. Para lo cual proponemos sesiones individuales especializadas, así como un grupo de agenciamiento afectivo en el cual trabajar los vínculos que establecemos, no solamente con otras personas, sino también con la vida y con nosotras mismas. Si sigues los enlaces habilitados te llevarán a ampliar la información en cada caso.

Atención presencial en Barcelona, Amposta (Tarragona), y terapia online en español o catalán a través de skype.
 

22 oct. 2019

Las relaciones especiales

Fragmentos seleccionados del libro "Regreso al Amor" de Marianne Williamson (1992), que suponen una crítica al especialismo, en base a "Un Curso de Milagros".

Las relaciones no necesariamente nos libran del dolor. Lo único que nos «libra del dolor» es sanar de aquello que nos lo causa. No es la ausencia de otra persona en nuestra vida lo que provoca el dolor, sino más bien lo que hacemos con ella cuando está.

Una relación no está destinada a ser la unión de dos inválidos emocionales. El propósito de una relación no es que dos personas incompletas se conviertan en una, sino que dos personas completas se unan (...)  

A menudo una pareja que se ha separado o divorciado ve con tristeza el «fracaso» de su relación. Pero si  ambas personas han  aprendido  lo  que tenían  que aprender, entonces la  relación  fue  un  éxito. Ahora ha llegado el momento de la separación física, de modo que se pueda seguir aprendiendo de otras maneras. Esto no sólo significa aprender en otra parte, de otras personas; significa también aprender la lección de puro amor que encierra el hecho de tener que renunciar a una relación (...)

Nuestras murallas son nuestras heridas, los lugares donde sentimos que ya no podemos amar más, no podemos conectarnos con más profundidad, no podemos perdonar más allá de cierto punto. Estamos, cada uno, en la vida de los otros para ayudarnos a ver dónde tenemos más necesidad de sanar, y para ayudarnos a sanar (...)

El ego sostiene que el amor que necesitamos debe venir de otra persona, y que ahí afuera hay alguien especial que puede llenar ese hueco. Como el deseo de ese alguien especial surge en realidad de nuestra creencia en que estamos separados, el deseo  mismo  simboliza  la  separación y la culpa  que  sentimos a causa de ella. Nuestra búsqueda, entonces, carga con la energía de la separación y de la culpa. Por eso, con frecuencia, en nuestras relaciones más íntimas se genera tanta rabia. Estamos proyectando en la otra persona la rabia que sentimos contra nosotros mismos por amputar nuestro propio amor (...)

La relación especial no se basa fundamentalmente en el amor, sino en la culpa. La relación especial es la fuerza de seducción del ego que pugna por apartarnos de Dios. Es una forma importante de idolatría, la tentación de pensar que algo distinto de Dios pueda completarnos y darnos paz. El ego nos dice que ahí afuera hay una persona especial que hará que desaparezca todo el dolor. En realidad no nos lo creemos, evidentemente, pero de alguna manera sí nos lo creemos (...)

El amor especial es un amor «ciego», que se equivoca al elegir la herida que intenta sanar. Se dirige a la brecha que hay entre nosotros y Dios, que en realidad no existe, aunque creamos que sí. Al dirigirnos a esta brecha como algo real, y desplazar su origen hacia otra persona, en realidad nos fabricamos la experiencia que procuramos rectificar (...)

La relación especial es un dispositivo mediante el cual el ego nos separa en lugar de unirnos. Basada en la creencia en el vacío interior, está siempre preguntando: «¿Qué puedo conseguir?», mientras que el Espíritu Santo, pregunta:  «¿Qué puedo dar?». El ego procura usar a otras personas para satisfacer lo que define como nuestras necesidades. Actualmente, algunas voces siguen insistiendo interminablemente en si una relación «satisface o no nuestras necesidades». Pero cuando intentamos usar una relación al servicio de nuestros propios fines, vacilamos, porque reforzamos nuestra ilusión de necesidad. Bajo la dirección del ego andamos siempre en busca de algo, y sin embargo, continuamente saboteamos lo que hemos encontrado.

No estás preparada para una relación si no puedes permitir a la otra persona que cometa un error. El ego le había dicho que rechazara a ese hombre porque ella estaba preparada para una relación, pero lo que hacía en realidad era asegurarse de que no la tuviera. El ego no busca alguien a quien amar, sino alguien a quien atacar.

Una relació especial perpetúa la mascarada autopunitiva en la que todos buscamos desesperadamente atraer el amor siendo alguien que no somos. Aunque vamos en busca del amor, en realidad estamos cultivando el odio hacia nosotros mismos, nuestra carencia de autoestima (...)

De la misma  manera como "el Espíritu Santo fue la respuesta de Dios a la separación, de igual modo la relación especial fue entonces la respuesta del ego a la creación del Espíritu Santo". Después de la separación empezamos a sentir en nuestro interior un enorme agujero, y la mayoría de nosotros seguimos sintiéndolo. El único antídoto para esto es la Expiación o retorno a Dios, porque el dolor que sentimos es efectivamente nuestra propia negación del amor. El ego, sin embargo, nos dice otra cosa. Sostiene que el amor que necesitamos debe venir de otra persona, y que ahí afuera hay alguien especial que puede llenar ese hueco.Como el deseo de ese alguien especial surge en realidad de nuestra creencia en que estamos separados de Dios, el deseo mismo  simboliza  la  separación y la culpa  que  sentimos a causa  de ella. Nuestra búsqueda, entonces, carga con la energía de la separación y de la culpa. Por eso, con frecuencia, en nuestras relaciones más íntimas se genera tanta rabia. Estamos proyectando en la otra persona la rabia que sentimos contra nosotros mismos por amputar nuestro propio amor.  


Otros artículos relacionados:

La Associació GAEDE surge de la necesidad de ofrecer terapia especializada en adicciones, codependencia o dependencia emocional. Para lo cual proponemos sesiones individuales especializadas, así como un grupo de agenciamiento afectivo en el cual trabajar los vínculos que establecemos, no solamente con otras personas, sino también con la vida y con nosotras mismas. Si sigues los enlaces habilitados te llevarán a ampliar la información en cada caso.

Atención presencial en Barcelona, Amposta (Tarragona), y terapia online en español o catalán a través de skype.

14 oct. 2019

Crítica al amor romántico

Fragmentos seleccionados del libro "Regreso al Amor" de Marianne Williamson (1992), que suponen una crítica al amor romántico.


El "todavía sin..." del romanticismo
«No hay diferentes clases de amor. No hay una clase de amor entre madre e hijo, otra entre amantes y otra entre amigos. El amor real es el que está en el corazón de todas las relaciones. Ese es el amor (...) el cual no cambia con las formas ni con las circunstancias (...)

Cuando no tenemos ninguna relación de pareja, el ego nos hace creer que si la tuviéramos, todo sufrimiento desaparecería. Y sin embargo, cuando una relación de pareja perdura termina por hacer aflorar a la superficie una gran parte de nuestro dolor existencial (...)

Las relaciones no necesariamente nos libran del dolor. Lo único que nos "libra del dolor" es sanar de aquello que nos lo causa (...) ¿Cuántas veces he tenido que preguntarme si lo que quería era que "él" estuviera en paz o que me llamara? El puro amor hacia otra persona es el restablecimiento de la "línea de comunicación del corazón" (...)

La idea de que hay una persona perfecta, sólo que todavía no ha llegado, es uno de nuestros principales bloqueos (...) Nuestra vulnerabilidad al mito de la persona «adecuada» nace de nuestra glorificación del amor romántico. El ego usa este amor para sus fines «especiales», llevándonos a poner en peligro nuestras relaciones al sobrevalorar su contenido romántico.

La diferencia entre una amistad y un romance se puede ejemplificar con la imagen de una rosa de tallo largo. El tallo es la amistad; la flor es el romance. Como el ego está orientado a lo sensorial, automáticamente prestamos atención a la flor. Pero todos los elementos nutritivos que ésta necesita para vivir le llegan por mediación del tallo. En comparación con la flor, el tallo puede parece deslucido, pero si se lo cortamos, la flor no durará mucho (...)

"Nuestra tarea no es buscar el amor; es buscar todas las barreras que oponemos a su llegada". Pensar que ahí afuera hay alguna persona especial que va a salvarnos es una barrera al puro amor, es una de las grandes armas del arsenal del ego, una manera de que se vale para mantenernos alejados del amor, aunque no quiere que nosotros lo sepamos. Buscamos desesperadamente el amor, pero esa misma desesperación hace que lo destruyamos cuando lo tenemos. Pensar que una persona especial va a salvarnos nos lleva a imponer la carga de una tremenda presión emocional a cualquiera que se presente y que nos parezca adecuado para cumplir los requisitos.

La plegaria más inteligente no es "Dios mío, envíame a alguien maravilloso", sino "Dios mío, ayúdame a darme cuenta de que soy alguien maravilloso". Hace 35 años yo solía rezar para que viniera un hombre maravilloso que me librase de mi desesperación. Finalmente, me pregunté por qué no trataba de resolver ese problema antes de que él apareciera (...) Buscar a la persona "adecuada" no lleva más que a la desesperación, porque no existe. Y no hay persona adecuada porque no hay persona inadecuada. Hay quien quiera que esté frente a nosotros, y las lecciones perfectas que podemos aprender de esa persona.

El problema de no tomarse las relaciones en serio si no parecen "la persona adecuada" es el siguiente: De vez en cuando, esa persona llega (...) pero nosotros no estamos listos. No nos hemos preparado porque estábamos esperando a la persona adecuada (...) Un día nos daremos cuenta de que nada sucede fuera de nuestra mente. La forma en que parece que una persona se nos muestra está íntimamente vinculada con la forma en que nosotros optamos por mostrarnos a ella.

"En cualquier situación, lo único que puede faltar es lo que  tú  no  has  dado" (...) Creemos que queremos entender a la gente para ver si son dignos o no de nuestro amor, pero en realidad, hasta que no los amamos, no podemos entenderlos. Lo que no se ama no se entiende. Nos mantenemos aparte de los demás y esperamos que ellos se ganen nuestro amor, pero las personas merecen nuestro   amor sólo por el hecho de ser como son. Mientras esperemos que sean mejores, nos veremos constantemente decepcionados.»


Otros artículos relacionados:

La Associació GAEDE surge de la necesidad de ofrecer terapia especializada en adicciones, codependencia o dependencia emocional. Para lo cual proponemos sesiones individuales especializadas, así como un grupo de agenciamiento afectivo en el cual trabajar los vínculos que establecemos, no solamente con otras personas, sino también con la vida y con nosotras mismas. Si sigues los enlaces habilitados te llevarán a ampliar la información en cada caso.

Atención presencial en Barcelona, Amposta (Tarragona), y terapia online en español o catalán a través de skype.

21 ago. 2019

Presentación del Grupo Terapéutico de atención a la Dependencia Emocional (8ª convocatoria)

Este octubre del 2019, da inicio un año más el Grupo de Apoyo Terapéutico en Barcelona donde aprender a amar y a convertirnos en la persona adulta que nuestra vulnerabilidad, o niña/o interior, necesita para sentirse reconocida, amada y segura.

Dirigido a todas las personas que deseen mejorar la calidad de sus relaciones y especialmente dedicado a Personas Altamente Sensibles y/o que manifiesten síntomas de Dependencia Emocional u otros Trastornos de la Afectividad (Relaciones Narcisistas, TLP, Codependencia, Adicciones, etc.)

Sufres en tus relacionas con las demás, con la vida y/o contigo misma?
Te enganchas fácilmente a relaciones que te desestabilizan?
Repites patrones en los que tienes que hacer un sobreesfuerzo para sentirte segura?
Deseas aprender a amar y amarte a la vez?


Objetivos:

  • Liberar la creatividad en la vida psicoafectiva.
  • Aprender a amar, amando (identificando e interviniendo bloqueos y estrategias compensatorias).
  • Identificar y atender patrones disfuncionales en la configuración afectiva personal.
  • Cuidar del cuerpo emocional estableciendo límites funcionales y espacios seguros de contención.
  • Integrarse en el ámbito socioafectivo de manera adecuada a la propia sensibilidad.


Metodología:

  • Educación psicoafectiva ecléctica basada en el aprendizaje dialógico.
  • Tratamiento en grupo de traumas basados en la vergüenza, negación o bloqueo.
  • Experiencia de una sujeción segura donde validar las propias emociones.
  • Reparentalización a través de la identidad generada en el grupo.
  • Tratamiento de la reactividad a corto y largo plazo (desconfianza, miedo, rechazo, …)
  • Desarrollo de una mirada psicológico profunda.


Técnicas:

  • Apoyo mutuo.
  • Aprendizaje dialógico.
  • Focusing (reconexión emocional a través del cuerpo)
  • Arteterapia.
  • Teatro terapéutico.
  • Liberación de corazas.
  • Sandplay o técnica de la caja de arena.


Grupo Terapéutico de Desarrollo Afectivo (8ª convocatoria)

Lugar: Taller 14, del Ateneu L'Harmonia – C/ de Sant Adrià, 20. Barcelona.    
Día y hora: Viernes, de 17:00 a 18:30.

Convocatoria 2019-2020 + información
A cargo de: Sergi Ferré Balagué
Organizado por: Associació GAEDE

Para participar, solicita una sesión informativa previa, abierta a todas las personas, escribiendo a gaede@gaede.cat


Consulta nuestro libro "La Revolución Afectiva: De la Dependencia Emocional al Agenciamiento Afectivo"

20 ago. 2019

Quiéreme... pero que se note: De la vivencia a la representación del amor en la sociedad posmoderna

Os invitamos a esta charla abierta en la Universidad Autónoma de Puebla de Zaragoza (México).

La codependencia se fomenta socialmente cuando, por ejemplo, se idealiza a la mujer que se ocupa de reparar los daños provocados por su esposo alcohólico. "¡Es una santa!", se dice, mientras se alimenta su ilusión de tenerlo todo bajo control cuando en verdad es su propia autoestima la que está en juego.
La codependencia también es una adición en sí misma. Al igual que un adicto puede estar enganchado al alcohol, al trabajo, a los celos, o a cualquier otra conducta o emoción que le sirva para modificar su estado de ánimo, el codependiente se vuelve adicto al adicto, a quien intenta “rescatar” para confirmarse en su propia valía.
Ciertos rasgos que definen una personalidad adictiva se han vuelto comunes en nuestra cultura, basada en las apariencias, la perfección, la rectitud, el reconocimiento y el poder, condicionando el “ser” en relación al “tener”.
El éxito de la publicidad se basa en convencernos de que no estamos “bien” tal como somos, pero sí lo estaremos al adquirir el artículo en cuestión.
La creencia de que “yo no soy bastante”, predispone a la adicción al derivar el ansía por sentirse “pleno” por la vía de la satisfacción inmediata (drogas, ciertas personas, ciertas actividades). Empezamos a creer que en verdad podemos ser omnipotentes, o estaremos fallando.
Contacto: gaede@gaede.cat
Charla: “Quiéreme... pero que se note”: De la vivencia a la representación del amor en la sociedad posmoderna.

Lugar: Escuela de Formación Docente y Desarrollo Académico. Sala Lev Vigotsky 1, edificio Norte 1, planta alta, Complejo Cultural Universitario (Vía Atlixcáyotl 2299 Puebla, Pue., México)
Día y hora: Jueves, 29 de agosto, a las 18:00
A cargo de: J. Roberto Sánchez & Sergi Ferré
Organizado por: Associació GAEDE & U. de Puebla
Entrada: Libre



Otros artículos relacionados:

19 ago. 2019

Charla gratuita sobre Codependencia en Ciudad de Puebla

Charla gratuita sobre el tratamiento de la Codependencia o Dependencia Emocional en Puebla de Zaragoza (México).

El próximo 28 de agosto del 2019, a las 11:00 a.m., os esperamos en Casa Eterna, 27 Sur #111. Col. La Paz., 72100 Ciudad de Puebla. México. A cargo de Sergi Ferré. 

Entrada libre. Ver el evento en facebook.

Os presentamos La Revolución Afectiva: De la Dependencia Emocional al Agenciamiento Afectivo, un libro fruto de años de experiencia atendiendo casos en que las relaciones afectivas comportan un sufrimiento inusual (codependencia o dependencia emocional, relaciones tóxicas o narcisistas, dificultades en la intimidad, autonomía, autoaceptación, sentido de la vida, dignidad personal,...)

Des del enfoque de la psicología analítica, os ofrecemos un mapa de los recursos y aprendizajes adquiridos en grupos terapéuticos y sesiones individuales, así como un espacio donde poner en común nuestras experiencias.

Sergi Ferré, tiene formación en psicología, filosofía, integración social y mediación comunitaria. Es terapeuta especializado en dependencia emocional y presidente de la Associació GAEDE.

La Associació GAEDE atiende casos en que las relaciones comportan un sufrimiento inusual. Para lo cual proponemos sesiones individuales especializadas, tanto presenciales como online, así como un grupo de agenciamiento afectivo, que suma los doce pasos de autoayuda al asesoramiento profesional. Nuestro objetivo es establecer vínculos seguros y de confianza con la vida, con otras personas, y sobretodo con nosotras mismas. Síguenos en facebook.

Otros artículos relacionados:

8 ago. 2019

¿Qué es la codependencia?

La codependencia es un grave problema que deviene de estar obsesivamente involucrado en los problemas de un adicto. Los codependientes se caracterizan por estar tan preocupados y absorbidos en tratar de rescatar, proteger o curar al adicto, que encaminan sus propias vidas hacia el caos, en el proceso. El adicto tiene una adicción a algún alterador del estado de ánimo, mientras que el codependiente tiene una fijación al adicto.

La codependencia, fenómeno habitualmente observado entre los miembros de la familia (padres, cónyuges, hermanos) de los adictos, debe distinguirse de la respuesta normal ante una crisis temporal de las personas que se preocupan auténticamente por el adicto y tratan de brindarle ayuda, aunque a menudo sin éxito. La codependencia se produce cuando la ayuda tiene el efecto contraproducente de lesionar tanto al "ayudador" como al adicto, pero el que ayuda persiste igualmente en su conducta.

Los codependientes quedan atrapados en un círculo vicioso. Es un circuito adictivo en que los esfuerzos bien intencionados de ayudar no hacen sino perpetuar el problema al facilitarle las cosas al adicto, aunque todas las alternativas parezcan ser más atemorizadoras o lesivas.

1. En la codependencia, el principal móvil de la conducta de un individuo está determinado por el adicto, y no por él mismo. El codependiente vive reaccionando ante el adicto, más que actuando por propia iniciativa.

2. La codependencia es una adicción en sí misma. El codependiente se ha vuelto adicto a la persona adicta, así como ésta se ha vuelto adicta a la droga o actividad alteradora del estado de ánimo. La codependencia tiene los mismos síntomas que otras adicciones: obsesión, pérdida de control sobre la conducta, persistencia en la conducta codependiente pese a sus efectos negativos y negación de que la conducta de uno constituya un problema.

3. La codependencia, como otras adicciones, es progresiva. A menos que se la trate, se agrava.

4. El mayor riesgo de incurrir en la codependencia lo corren los individuos que ya sufren de una falta de autoestima y que buscan que buscan a través del adicto (o de otras personas, en general) confirmar su propio valor. Los hijos de adictos, así como los que han sido objeto de abuso sexual o físico, son los principales candidatos de desarrollar problemas de codependencia.

5. La codependencia es fomentada, en cierta medida, por nuestra cultura. La esposa que se ocupa de reparar los daños provocados por su marido alcohólico, por ejemplo, encubriendo el problema, a la vez que mantiene económicamente y emocionalmente unida a la familia, suele merecer la admiración de otros familiares y amigos. La gente puede decir de ella: "¡Es una santa!". Su ilusión adictiva de ser todopoderosa y tener todo bajo control contribuye a apuntalar su propia y endeble autoestima.



Codependiente


Adicto
Elude sentimientos dolorosos al centrase en el adicto.

Elude sentimientos dolorosos al usar una droga o actividad.
Sus estados de ánimo dependen de la conducta del adicto. Sus estados de ánimo dependen de los efectos de la droga.
Emplea de forma creciente la negación para mantener la creencia ilusoria de que “todo está bien”. Emplea de forma creciente la negación para mantener la creencia ilusoria de que su uso de la droga está “bajo control”.
Desarrolla tolerancia a la conducta del adicto; lo que antes le resultaba chocante ahora le parece normal y tolerable. Desarrolla tolerancia a la droga; cada vez requiere mas cantidad para obtener el mismo efecto.
La conducta y los asuntos del adicto se convierte en una preocupación absorbente. Conseguir y usar la droga se convierte en una preocupación absorbente.
La obsesión con el adicto lo lleva a aislarse y distanciarse cada vez más de otras personas. La obsesión con la droga lo lleva a aislarse y distanciarse cada vez más de otras personas.
La vida se le vuelve ingobernable; pierde el control sobre sí mismo y su conducta a medida que la conducta del adicto se convierte en una obsesión. La vida se le vuelve ingobernable; pierde el control sobre su uso de la droga a medida que la droga o actividad se convierte en una obsesión.

*) Han sido fragmentos del libro de A. Washton & D. Boundy (1989): Querer no es poder: Cómo comprender y superar las adicciones. Ver bibliografía completa.


La Associació GAEDE surge de la necesidad de ofrecer terapia especializada en codependencia o dependencia emocional. Para lo cual proponemos sesiones individuales especializadas, así como un grupo de agenciamiento afectivo en el cual trabajar los vínculos que establecemos, no solamente con otras personas, sino también con la vida y con nosotras mismas. Si sigues los enlaces habilitados te llevarán a ampliar la información en cada caso.

Atención presencial en Barcelona, Amposta (Tarragona), y terapia online en español o catalán a través de skype.

Otros artículos relacionados:

31 jul. 2019

Socorro: Soy adicta y necesito contención

"Necesito ayuda, me siento sola. No puedo soportar más el dolor de ser quien soy. Cada vez me siento peor y no puedo detener la angustia. Estoy tan decepcionada de mí misma que quisiera morirme. He intentado entrar en razón de mil maneras, pero nada me sirve. Sigo enganchada a mi adicción".

Posiblemente, llegado a este punto has invocado todo lo sagrado en ti y sientes que lo has traicionado. Te sientes arrastrado por la angustia y no encuentras donde agarrarte. A continuación te doy unas sencillas indicaciones.


1. Identifica cual es los objetos de tu adicción.

¿Con qué te anestesias? ¿Con qué huyes o miras de controlar la realidad? Escríbelo en una hoja. Si es más de una cosa, haz una lista detallada. Si sobre la marcha se te ocurre alguna otra cosa, puedes añadirlo. Durante el tiempo en que vas a hacer el trabajo que te propongo, no puedes hacer ninguna de estas cosas.


2. No hagas nada para detenerlo, solo acógelo.

Esto que has escrito no son pegas que ahora debas controlar por arte de magia por medio de tu voluntad, sino aspectos que te abren a la conciencia de que solo con tu voluntad no basta.

No hay nada malo en ti, así que estate tranquila. Ni lo estás haciendo mal, ni lo estás haciendo bien. No es el momento de juzgarte, ni ahora ni después, ni tampoco de sentirte bien o mal, eso ahora mismo da igual.

El malestar está ahí, pero el problema no es el malestar, sino la idea de que deberías controlarlo. En este momento el malestar eres tú. Si niegas el malestar, te niegas a ti misma, y si te niegas a ti misma no puedes respirar, ni existir, y eso hace que el malestar vaya in crescendo, porque no tiene espacio para expresarse adecuadamente.

El objetivo ahora mismo es abrazar tu malestar para que pueda autoregularse.


3. No te hagas promesas que no puedes cumplir.

Quizás sientas que has hecho algo imperdonable o intolerable, y te sientes tan defraudada contigo misma que solo la promesa de que vas a compensarlo en la misma medida te parece soportable. Abandona esa idea, porque es absolutamente imposible.

No hay nada que pueda reparar tu falta, porque tu falta también eres tú, y no hay nada que pueda desagraviarte de ser tú misma, porque aunque puedas hacer cosas inadecuadas, no eres una persona inadecuada. Eres la persona que eres.

Entonces, el objetivo ahora no es cambiar con un chasquido de dedos y convertirte en quien no eres.


4. Prioriza aquí y ahora tu recuperación.

Lo que puedes hacer es comprometerte en tu recuperación, aquí y ahora. Da igual que antes no lo hayas hecho, da igual que después no lo vayas a hacer. Solo importa que en este momento sí lo hagas. Es todo lo que necesitas.

Necesitas espacio y tiempo, así que toma medidas para conseguirlo o simplemente no podrás detener la avalancha. Como se suele decir, no le podemos pedir peras al olmo. Si estás leyendo esto, es que este lugar de recuperación se está despertando en tu corazón. No dejes de leer y seguir los sencillos pasos que te indico.


5. Entra en el espacio de sanación.

Si tienes wifi, prueba por ejemplo con escuchar esta preciosa música relajante. Nada que hagas obrará por sí mismo el milagro a tu recuperación, ninguno de estos pasos lo hará, pero si creará el contexto para que esto ocurra.

Hay una diferencia entre ser "mala persona" y ser una persona que "está mala". Tú estás mala, y necesitas reconocerlo para poder sanar. Se trata de compasión hacia ti misma, pues quien hace todo lo que puede, no está obligada a más.

Por lo tanto, necesitas un contexto de sanación: ponte música, sal a pasear, siéntate en un parque, ve a la playa, haz meditación, etc. Lo que consideres que sea lo más generoso que puedas hacer para contigo misma en este momento.


6. Disponte a sanar.

La voluntad está destinada al fracaso, porque alimenta la idea de que "yo controlo", cuando no es así. En este sentido, es necesario "tirar la toalla" para tener la humildad de estar en disposición de recibir la ayuda necesaria. Nadie puede hacer lo que no puede hacer. Tú también tienes tus límites.

Hay un dicho que dice "las penas con pan, son menos", pues aquí te decimos "las penas entre iguales, son menos". Reconocer lo que te ocurre te llevará a descubrir que no estás sola. Hay un plan de ayuda bien estructurado que ha sanado a muchas personas antes que tú. Solo por hoy, valora la idea de que comenzar tu camino de recuperación.


7. Vuelve a casa.

Volver a casa significa convertirte en la persona adulta que tu niña/o interior necesita para sentirse reconocida, aceptada y amada incondicionalmente. No te asustes, todo llegará en la manera y la medida en que a ti te resulte sostenible. La intención es aprender a amarte, no a cambiarte. La cosa no va de autocontrol, sino de autoaceptación.

A continuación te informo de nuestro servicio. No tienes porqué hacerlo con nosotras. Ahora bien, hazlo con alguien. Nuestra experiencia nos muestra que solas no podemos, porque una no puede cambiar un problema con la misma mentalidad que la creó, y si esta mentalidad está en nosotras, necesitamos poder confiar en alguien más que no seamos nosotras mismas, o no saldremos de ahí.

El programa que hemos diseñado surge de la necesidad de acoger casos en que las relaciones afectivas comportan un sufrimiento inusual. Para lo cual proponemos sesiones individuales presenciales o online, así como un grupo terapéutico en el cual atender los vínculos que establecemos, no solamente con otras personas, sino también con la vida y con nosotras mismas. Sigue los enlaces habilitados, y si tienes más dudas, puedes contactar escribiendo a gaede@gaede.cat


Próxima convocatoria 

Presentación del Grupo de Agenciamiento Afectivo 2019 - 2020 
(8ª convocatoria)

Lugar: Taller 14 (1ª planta) del Ateneu L'Harmonia – C/ Sant Adrià, 20. Barcelona. 
Día y hora: 13/09/2019 de 17:30 a 19:00
Programa: Consulta este enlace
Contribución: Entrada libre
A cargo de: Sergi Ferré Balagué


Se requiere solicitar participación escribiendo a gaede@gaede.cat

Otros artículos relacionados:

19 jul. 2019

Sessions Terapèutiques de Sandplay o Tècnica de la Caixa de Sorra

Teràpia psicològica a Barcelona i a Amposta (Tarragona), mitjançant la tècnica del sandtray, o sandplay en l'enfocament analític de C. G. Jung, coneguda com a tècnica de la caixa de sorra. Es tracta d'un mètode terapèutic basat en el joc destinat tant per a nenes o nens com per a persones adultes.

Com funciona?

"La persona disposa interiorment dels recursos per a sanar si és que se li posen els mitjans adequats al seu abast" (West, 2000)

"Si el trauma impacta a nivell sensorial, és necessari oferir als nens una via sensorial d'accés a aquest. A través de la creació d'un món en miniatures, es promou la resiliència personal en mostrar la relació entre els punts que emocionalment es viuen com a conflictius i els que es viuen com a fortaleses." (Gonzalo M., 2013)

"Sandplay és un mètode per a accedir als continguts del inconscient. Com el seu nom el suggereix, consisteix a jugar en una caixa de fusta especialment proporcionada. S'ofereix així mateix la sorra seca o humida. Els pacients també tenen a la seva disposició un nombre de petites figures amb les quals donen realització formal als seus mons interns. Les figures que poden triar han d'oferir de la manera més completa possible, una mostra representativa de tots els éssers animats i inanimats que podem trobar en el món extern així com en el món imaginatiu intern (Kalff, 1991).

"El terapeuta mai fica la mà en la caixa. perquè es considera el contenidor de la psique del pacient. Però li dóna suport estant amb ell, connectat i fent-li sentir que el sent" (Siegel, 2007)

"Es dóna la possibilitat de desenvolupar sentiments de control. La persona s'apodera davant el trauma que ha alterat la seva ment. Pot per exemple, copejar a un símbol que representi a algú que li va fer mal. El nen pot viure com a actes de triomf el que, en el seu món, en la seva caixa, la història es desenvolupi com la seva psique necessiti per a sanar. Transformar el fet traumàtic en un món que ell construeix i controla li proveeix d'una sensació de domini i triomf sobre el trauma que l'ajuda a sanar emocionalment." (Gonzalo M., 2013)


Sessions terapèutiques individuals de sandplay o tècnica de la caixa de sorra

A Barcelona: Cèntric. C/ Balmes, 13, ppal. Barcelona.
    
A Amposta: Associació GAEDE. Av. Sebastià Juan Arbó, 77. Amposta (Tarragona)


Informació i programació de visita Consulta
A càrrec de: Sergi Ferré Balagué
Contacte: gaede@gaede.cat

Referències:
GONZALO M., J.L. (2013): Construyendo puentes: La técnica de la caja de arena (sandtray). Bilbao. Ed. Desclée De Brouwer. Consultar bibliografia completa.