23 dic 2019

¿Qué es la codependencia o dependencia emocional?

Un artículo de Sergi Ferré sobre codependencia o dependencia emocional, y adicciones derivadas.

El hecho de convocarnos en el grupo de trabajo en Barcelona, así como en las sesiones individuales, es porque en algún momento alguien tecleó "dependencia" o "dependencia emocional", y ahí surgimos nosotras. Pero esos nombres señalan una realidad mucho más amplia que no un conjunto de patrones. Vayamos por partes entonces.

Según Jorge Castelló (2005): "La dependencia emocional es una enfermedad del ser humano en tanto especie de carácter social, que tiene en la pareja y en el amor uno de los pilares de adaptación social exitosa en el medio".

Por lo tanto, es una patología propia del tipo de sociedad en el que históricamente vivimos, o sea: patriarcal, capitalista, cientificista, etc. Con un modo determinado de pensar, para el cual todo lo que tenga valor o existencia real, debe ser demostrable, compartible, positivo. Eso pone bajo sospecha el mundo de los procesos interiores, que ha pasado a ser el vacío existencial que solo se sostiene hoy en día mediante la patología.

Las personas con dependencia emocional sufrimos, sufrimos porque queremos ser felices, pero cuando somos felices nos vemos empujadas a sufrir de nuevo, como si no pudiéramos vivir fuera este estado de pura contradicción. La intolerancia a la soledad y el menosprecio de la persona hacia sí mismo, solo se compensa, según Castelló, al "concebir la vida siempre al lado de alguien al que se idealiza y se considera poderoso, al que se concibe como sentido de la vida".




El mismo autor, añade que "más que una dependencia romántica, sería otra de tipo utilitarista, de necesitar al otro por puro interés". Y ese uso que le da, es cubrir el sentir que no se es bastante, que no es la persona adecuada, por eso "el amor hacia la pareja es excesivo siempre y cuando supere con creces el propio, y además no sea correspondido". Un vacío tan grande necesitará por lo tanto de alguien muy idealizado para que pueda realizar esa función compensatoria. Hablamos aquí también de adicciones de todo tipo. Como vemos, se trata de llenar el vacío de fantasía neurótica, lo que a nivel social, llamamos nihilismo.

En GAEDE trabajamos para crear la posibilidad, que quizás antes no había, de poder aceptar la realidad como la realidad misma, y dejarnos enseñar por ella. Lo que en otras palabras, se le llama vivir. Según Krishnananda: "Experimentar el miedo y el dolor de nuestro niño herido abre un amplio espacio interior en el que hay una comprensión y una aceptación de que el miedo y el dolor son simplemente parte de la vida."

Para ello hemos diseñado una terapia especializada en adicciones, codependencia o dependencia emocional, pero más allá de etiquetas, un espacio de encuentro con uno mismo a través del otro. Para lo cual proponemos sesiones individuales, así como un grupo de agenciamiento afectivo en el cual trabajar los vínculos que establecemos, no solamente con otras personas, sino también con la vida y con nosotras mismas. Si sigues los enlaces habilitados podrás ampliar la información en cada caso.

Ofrecemos atención presencial en Barcelona y Amposta para Terres de l'Ebre (Tortosa, La Rápita, etc.), y si no te caemos cerca, también online (vía Skype). Escríbenos a gaede@gaede.cat para una consulta. También puedes acompañarnos en facebook. Gracias por tu atención.

21 dic 2019

Primer paso: Admito mi impotencia (II)

Extracto del Libro Azul de CoDA (Codependientes Anónimos). Descarga directa de la obra completa, siguiendo este enlace.

¿Nadie lo ve?
Este paso nos ayuda a identificar experiencias, sentimientos y conductas de nuestra vida, a apuntar con precisión cómo evadimos, controlamos y manipulamos otras personas, a nosotros mismos y a las circunstancias. Descubrimos cómo nos hemos convertido en nuestro propio Poder Superior o cómo pusimos a otros en ese papel. Empezamos a vislumbrar que no se nos ha dado el derecho de controlar la conducta de otra persona, sino la responsabilidad de establecer límites y fronteras para con nosotros y con los demás.

Para explorar cómo nos evadimos y nos controlamos a nosotros y a los demás, indagamos nuestras historias personales. Nos hacemos las siguientes preguntas para ver si se aplican a nuestra vida:


1) ¿Qué tipo de negligencia o abuso pude haber experimentado durante mi crecimiento?


2) ¿Dónde aprendí a mirar para otro lado cuando yo y/u otras personas eran objeto de abuso o negligencia? y ¿Por qué?


3) ¿Quien durante mi infancia mostró estas conductas o me enseñó a no expresar o compartir mis sentimientos al respecto?


4) ¿Dónde aprendí que evadir a los demás era más seguro que involucrarme?


5) ¿Dónde aprendí a controlar a los demás para lograr una fuente de bienestar?


6) ¿Cómo aprendí que no era lo suficientemente bueno, o que era mejor que los demás?


7) ¿Cuándo, dónde y cómo aprendí a negar mis propias ideas, sentimientos y necesidades por el bien de los demás o, por el contrario, a exigir que el mundo girara a mi alrededor?


8) ¿Dónde aprendí a comportarme de manera negligente y/o abusiva que daña intelectual, emocional, física, sexual y/o espiritualmente?


9) ¿Cómo aprendí a permitir que fueran manifestadas esas conductas hacia mí?


10) ¿Dónde y cómo aprendí que tener una relación me completaría?


11) ¿Aprendí estas cosas a través de las palabras o de las acciones de otros? Y en este caso, ¿De quienes?


12) ¿Cómo llegué a sobrevivir a través de las conductas codependientes en lugar de vivir con una sensación de libertad?


13) ¿Cuáles son mis sentimientos genuinos acerca de todas estas preguntas?


Al responder estas preguntas, logramos comprender cómo nuestra impotencia se desarrolló en nuestra infancia, pero saberlo no es suficiente. Tenemos que ver la ingobernabilidad de las conductas codependientes que llevamos en nuestras vidas adultas.

Si lo deseas, puedes compartir tus respuestas de forma anónima en los comentarios. El anonimato es un principio espiritual que nos recuerda que tenemos que anteponer los principios a las personalidades. Al compartir honestamente, amplificamos nuestra conciencia de grupo sobre la codependencia o dependencia emocional. Cuando más conciencia generamos, menos nos puede dominar esta enfermedad.

Si aun no lo has hecho, puedes seguir trabajando con las preguntas del Libro Verde de CoDA, haciendo clic en este enlace. Para saber más, visita nuestra bibliografía recomendada.

Otros artículos relacionados:


La Associació GAEDE surge de la necesidad de ofrecer terapia especializada en codependencia o dependencia emocional. Para lo cual proponemos sesiones individuales especializadas, así como un grupo de agenciamiento afectivo en el cual trabajar los vínculos que establecemos, no solamente con otras personas, sino también con la vida y con nosotras mismas. Si sigues los enlaces habilitados te llevarán a ampliar la información en cada caso. Acompáñanos en facebook.

Atención presencial en Barcelona, Amposta (Tarragona), y terapia online en español o catalán a través de skype.
 

14 dic 2019

Programa de doce pasos para adicciones y dependencia emocional

Programa de doce pasos de GAEDE para la recuperación de dependencia emocional, codependencia y adicciones derivadas.

Si estas buscando una respuesta fácil, que pase por algo que tú puedas hacer si te esfuerzas mucho, no la encontraras aquí.

Según A. Washton & D. Boundy: «Hay una escasa comprensión de la adicción y falsas creencias acerca de cómo se la puede superar. Mucha gente cree que lo que el adicto necesita es un mayor autocontrol: “Si se esforzara más, seguramente podría dejar de beber (o de comer demasiado, o de enamorarse de hombres inaccesibles, o de consumir cocaína). Lo que le hace falta es fuerza de voluntad”. Nada podría estar más alejado de la verdad. De hecho, “lo que le impide recuperarse a un adicto es confiar exclusivamente en su voluntad».

Tarde o temprano, ante una nueva situación de estrés, lo más posible es que emerjan de nuevo los viejos patrones defensivos, con la misma o otra compulsión, por mucho que pueda parecer una mejoría en un principio. Incluso meditar, hacer yoga o terapias, pueden vivirse compulsivamente, o sea, como una manera de mantener el control, y con ello, como una negación de la propia vida. La experiencia nos muestra que esta dinámica se repite hasta que en una misma no se efectúan los cambios internos que están demandando los mismos síntomas, que pasan, nos guste o no, por rendirse y admitir la derrota.




El querer "salirme con la mía" de las adicciones y la dependencia emocional, el querer hacerlo "a mí manera", cuando esta manera ha mostrado que no me permite aprender de la realidad, sino que me mantiene en un bucle neurótico, corresponde al característico patrón de negación. Sí, pensando ser muy originales, resulta que no lo estamos siendo en absoluto. Porque un síntoma, es el fin de la libertad.

Sin duda, esto nos resulta muy difícil de admitir, porque suena como justo lo contrario de lo que debería hacer ¿Me están diciendo que me dé por vencido? Washton & Boundy, responden: «Sí, se lo estamos diciendo, porque eso es lo que da resultado. Esforzarse cada vez más por comportarse bien, por ser aceptado, por actuar mejor, por aparentar que uno se las está arreglando, por ser “normal”, es parte de lo que hace a una persona vulnerable a la adicción. Así es que sólo cuando uno deja de esforzarse, se acepta a sí mismo tal como es (aunque sea atrapado en la adicción) y admite que ha perdido el control, entonces podrá empezar a recobrar el control. Es una paradoja, pero hay muchas contradicciones en la recuperación de las adicciones».

GAEDE hemos diseñado una terapia especializada en adicciones, codependencia o dependencia emocional, pero más allá de etiquetas, un espacio de encuentro con la verdad de uno mismo a través del otro. Para lo cual proponemos sesiones individuales, así como un grupo de agenciamiento afectivo en el cual trabajar los vínculos que establecemos, no solamente con otras personas, sino también con la vida y con nosotros mismas. Si sigues los enlaces habilitados podrás ampliar la información en cada caso.

Ofrecemos atención presencial en Barcelona y en Amposta para Terres de l'Ebre (Tortosa, La Ràpita, Alcanar, Ametlla de Mar, etc.), y si no te caemos cerca, también online (vía Skype). Escríbenos a gaede@gaede.cat para una consulta. También puedes acompañarnos en facebook. Gracias por tu atención.

12 dic 2019

Tercer Paso: El vaciamiento de la propia voluntad

Un artículo de Sergi Ferré sobre el segundo paso en el programa de recuperación de codependencia o dependencia emocional, adicciones, o otros trastornos de la afectividad, en GAEDE.

Igual que 1+2=3, este tercer paso se presenta irremediable cuando los dos anteriores han hecho mella en nuestras vidas. Si yo no puedo (primer paso), quiere decir que lo que puede no soy yo (segundo paso), por lo tanto, es a ese otro en mí a quien le corresponde. En la medida en que yo me retiro, eso se hace presente, y lo que antes no se podía, ahora empieza a ser posible. Esto no es una creencia, sino una evidencia en la vida de cualquiera que haga el trabajo.

Qué sea ese "Poder Superior" pasa a la arbitrariedad de cada una, porque en verdad es lo menos importante. No se refiere a nada ni a nadie, sino a un proceso que se activa en nuestras vidas. Es más bien una tarea, una hipótesis posible, que no algo concreto de lo cual me pueda apoderar, llegar a manipular o interpretar en algún modo. En eso radica su esencia, en que es algo inapresable para el yo personal, pues se trata del vaciamiento de la propia voluntad para llegar a ser completamente receptivo.

Aquí voy a hacer mención del aspecto emocional que tiene este trabajo. Posiblemente, si has llegado hasta aquí, te cuentes a ti mismo: "He visto los vídeos, he leído los artículos... pero sigo siendo la misma ¡Esto no funciona!". Si es así, te antemano te digo que tienes toda la razón, porque no es así como funciona. No es posible que algo que tu ego pueda hacer (documentarse, preocuparse, esforzarse, etc.) pueda ejercer de "poder superior". Pues el "poder superior" es un poder superior a ti misma, o sea, algo frente al cual, tú te quedas sin prerrogativas.

Por eso no es evitable la ansiedad, la soledad, la tristeza, la decepción,... Esto tienes que vivirlo sí o sí, porque está en ti, te pertenece y desea ser reconocido. El Poder Superior solo "sirve" entonces para poner límites y que esto no sea infinito. Si me agobio, pues vale, me agobio, pero en el momento que se lo entrego al Poder Superior, este agobio tiene una contención, porque como ya no depende de mí, no voy a poder utilizarlo en mí contra (retroalimentando el mismo agobio del que pretendo aliviarme).




Sí, el sufrimiento, cuando acontece, no es evitable, pero no sirve de nada. Una sufre cuando hay que sufrir, con toda la legitimidad además. Pero sufrir por sufrir, no soluciona nada, no ayuda a nadie, no lleva a ningún sitio. Según A. Washton & D. Boundy, autoras de Querer no es poder: Cómo comprender y superar las adicciones, que es un libro que cambió mi vida, el mejor programa de recuperación contempla tanto los doce pasos como acompañamiento terapéutico. Si no sabes hacerlo, piensa seriamente en la posibilidad de que quizás no sepas hacerlo, lo cual es el primer paso para llegar al tercero.

El tercer paso abre la puerta a pedir la ayuda adecuada. No sigas intentando hacerlo a tu manera, porque eso querría decir que ni siquiera el primer paso has dado aun. Sí, pasar por la rendición y la impotencia es clave para que ahora puedas dar este paso de corazón. En GAEDE te proponemos un programa de recuperación, pero no es el único. Entonces puedes hacerlo con nosotras o quien estimes oportuno, siempre y cuando se trabajen los pasos, y, en la medida de tus posibilidades, te permitas recibir acompañamiento terapéutico.

La pregunta clave aquí es: ¿Sigo intentando hacerlo a mi manera?

Otros artículos relacionados:
Primer paso: Rendición del ego. Aceptar la impotencia.
Segundo Paso: Reconocimiento de la pérdida de valor personal


GAEDE ofrece terapia especializada en dependencia emocional, adicciones, y desarrollo personal. Para lo cual proponemos sesiones individuales, así como un grupo de agenciamiento afectivo en el cual trabajar los vínculos que establecemos, no solamente con otras personas, sino también con la vida y con nosotras mismas. Si sigues los enlaces habilitados te llevarán a ampliar la información en cada caso. Acompáñanos en facebook.

Atención presencial en Barcelona y en Amposta para les Terres de l'Ebre (Tortosa, Deltebre, San Carles de la Ràpita, Alcanar, Ametlla de Mar), y también online (vía Skype). Escríbenos a gaede@gaede.cat

9 dic 2019

Primer paso: Admito mi impotencia (I)

Extracto del Libro de Trabajo de los Doce Pasos de CoDA (Libro Verde). Descarga directa de la obra completa siguiendo este enlace.

Primer paso: Admitimos que éramos impotentes ante los demás; que nuestras vidas se habían vuelto ingobernables. 

Con el Primer Paso empieza nuestra relación personal con los Pasos de Codependientes Anónimos. Admitimos ante nosotros mismos y ante los demás que somos impotentes ante la enfermedad de la codependencia. Cuando hacemos esto, muchos de nosotros empezamos a experimentar una sensación de pertenencia y vemos que no estamos solos.

Aun cuando un nuevo comportamiento nos pueda hacer sentir incómodos, podemos tratar cada una de las situaciones de nuestra vida a la vez, una a una, con los Pasos, empezando con el Primero. Podemos dejar de intentar controlar; empezamos a establecer una relación nueva con nosotros mismos. Decir que somos impotentes ante nuestra enfermedad, en voz alta en el grupo, nos pone en marcha por el camino de la verdad. Empezamos a identificar aquello ante lo que somos impotentes y a ver las manifestaciones de la enfermedad. Aprendemos a identificar algunas de las “no verdades” que nos han enseñado: nos damos cuenta de que impotencia no significa debilidad, de que el control sobre los demás no nos da seguridad, de que buscar que otros nos digan por dónde ir no nos permite vivir nuestras propias vidas, de que juzgar a otros no es asunto nuestro, de que creer que somos poderosos es doloroso. Vemos cómo los viejos mensajes que nos dan vueltas en la cabeza pueden controlarnos. Descubrimos que pensar en términos de “blanco o negro” o de “bueno o malo” es rígido y limitante.

A medida que trabajamos el Primer Paso, empezamos a encontrar las herramientas   de   la recuperación. La mayoría de nosotros descubre que usar la literatura de CoDA y escuchar a los demás cuando comparten sus características de codependientes nos ayuda en el proceso de identificación que requiere el Primer Paso. Nos centramos en nosotros mismos y nos ejercitamos en estar en el presente. Empezamos a dar cabida a un Poder Superior. A medida que soltamos riendas / nos desprendemos, empezamos a liberarnos de lo que es la responsabilidad de los demás. Nos desprendemos de lo que los demás piensen de nosotros, comprendiendo que somos adultos y podemos elegir. Aprendemos a preguntarnos: ¿Qué quiero? ¿Qué pienso?, ¿Qué siento? Podemos hacer una lista de las herramientas que nos ayudan en la recuperación. Podemos calmarnos y conectar con nuestro Poder Superior. Empezamos poner a límites sanos (retirarnos, llamar a alguien, dar una vuelta a la manzana) para cuidarnos a nosotros mismos de la mejor manera. Nos damos cuenta de que ya hemos hecho suficiente cuando: escuchamos nuestra voz interior, oramos, escribimos o nos damos cuenta de que no tenemos que tomar una decisión inmediatamente. También aprendemos que no es necesario que nos guste todo lo que aceptamos.  Podemos aprender mucho sobre la verdadera humildad y reconocer que no tenemos todas las respuestas.

A medida que soltamos el control, estamos más capacitados para aceptar las realidades del ser humano. Encontramos la paz. Nuestras vidas son diferentes y gratificantes cuando estamos dispuestos a trabajar el Primer Paso, sentimos libertad, integridad personal y poder en nuestras vidas. Desarrollar un auténtico interés por cuidarnos a nosotros mismos y respetar nuestra institución se convierten en prioridades.

A medida que nos liberamos de la necesidad de controlar a otros, empezamos a centrarnos en aquello que sí que debemos cuidar: NOSOTROS MISMOS. Podemos tomarnos tiempo para actuar con cortesía y dignidad. Cuando estamos conectados con nosotros mismos y con este Paso, empezamos a tener fe en que somos capaces de cambiar, y aprendemos a liberarnos de nuestros miedos. Empezamos a reconocer que somos dignos y valiosos. Podemos dar gracias.

Las siguientes preguntas tienen la finalidad de ayudarte a trabajar el Primer Paso:


1. ¿Soy controlador?  ¿Cómo?


2. ¿Cuál es la diferencia entre ser impotente y ser poderoso?


3. ¿En qué sentido soy poderoso cuando me desprendo de los demás? ¿Cómo hace esto que mi vida sea más gobernable?


4. ¿Cómo pierdo el miedo a lo que piensen los demás?  ¿Cómo me cuido a mí mismo? ¿Cómo me ayuda en esta tarea la aceptación de que “soy impotente ante los demás”?


5. ¿Qué patrones codependientes (defectos de carácter) me impiden trabajar el Primer Paso?


6. ¿Por qué dice este Paso “admitimos que éramos impotentes” en vez de “admito que yo era impotente”?


7. ¿Qué quieren decir para mí hoy “impotencia” e “ingobernabilidad”?


8. ¿Qué signos veo que me indiquen que estoy en negación?


9. ¿Qué quiere decir rendirse? ¿Por qué necesito rendirme? ¿Ante qué necesito rendirme?


10. ¿Cuándo sé que he hecho lo suficiente?


11. ¿Cuáles son mis señales de ingobernabilidad? Haz una lista.


12. ¿Por qué necesito controlar?


13. ¿Estoy   dispuesto   a   aceptar   que   intentar cambiar a alguien me causa ingobernabilidad, hostilidad y resentimiento?


14. ¿Soy impotente ante mi comportamiento codependiente?


Si lo deseas, puedes compartir tus respuestas de forma anónima en los comentarios. El anonimato es un principio espiritual que nos recuerda que tenemos que anteponer los principios a las personalidades. Al compartir honestamente, amplificamos nuestra conciencia de grupo sobre la codependencia o dependencia emocional. Cuando más conciencia generamos, menos nos puede dominar la enfermedad.

A continuación, puedes seguir trabajando con las preguntas del Libro Azul de CoDA, haciendo clic en este enlace. Para saber más, visita nuestra bibliografía recomendada. 

Otros artículos relacionados:


La Associació GAEDE surge de la necesidad de ofrecer terapia especializada en codependencia o dependencia emocional. Para lo cual proponemos sesiones individuales especializadas, así como un grupo de agenciamiento afectivo en el cual trabajar los vínculos que establecemos, no solamente con otras personas, sino también con la vida y con nosotras mismas. Si sigues los enlaces habilitados te llevarán a ampliar la información en cada caso.  Acompáñanos en facebook.

Atención presencial en Barcelona, Amposta (Tarragona), y terapia online en español o catalán a través de skype.

29 nov 2019

Teràpia psicològica pel tractament de la dependència emocional

Us proposem una teràpia especialitzada en codependència o dependència emocional i altres trastorns de l'afectivitat, basada en els dotze passos de recuperació d'addiccions i en allò que la mateixa malaltia ens ha ensenyat sobre nosaltres mateixes i el moment social en el que vivim.

De l'experiència en les sessions terapèutiques a Amposta per a Terres de l'Ebre (Tortosa, Deltebre, La Ràpita, Alcanar, Ametlla de Mar), hem extret que la imatge que puguis tenir d’un programa dotze passos, no té res a veure amb l’experiència que obtens quan segueixes amb rigor el programa. I no em refereixo a un dia ni dos, sinó amb un compromís amb la teva vida, per a tota la vida.

Primerament, cal definir a què ens referim amb dependència emocional. Quins són els patrons més característics? Segons CoDA:

Patrons de negació (Dificultats per a identificar els propis sentiments, cercar l'acceptació de persones no accessibles emocionalment, etc.)

Patrons de baixa autoestima (Dificultats per a prendre decisions i per a establir prioritats i límits saludables, jutjar-me molt durament, etc.)

Patrons de complaença (Ser extremadament lleial i mantenir-me en situacions nocives massa temps, comprometent els propis valors i la integritat per tal d'evitar el rebuig, renunciar a la pròpia veritat per tal d'evitar el canvi o obtenir l'aprovació dels altres, etc.)

Patrons de control (Emprar argot de recuperació en un intent de controlar la conducta dels altres, tractar de convèncer a l'altre de com ha de veure les coses, etc.)

Patrons d'evitació (Permetre que la meva addicció a persones o d'altre tipus em distregui per tal d'evitar la intimitat en les meves relacions personals, atreure l'altre però allunyar-me quan realment s'acosta, etc.)




A GAEDE treballem per a crear la possibilitat, que abans no teníem, d'acceptar la realitat com la realitat mateixa, i deixar-nos ensenyar per ella. El que en altres paraules, se'n diu viure. De manera que el dolor i la por formin part legitima de la vida, gracies a una comprensió interior que faci sostenible allò que abans ens resultava insuportable. Aprenem a estimar, estimant ,permetent que el mateix amor ens ensenyi, i no substituir-ho per la nostra idea de l'amor, que potser que en realitat no sigui gens amorosa.

Per a això hem dissenyat un servei d'atenció psicològica en addiccions, codependència o dependència emocional, però més enllà d'etiquetes, un espai de trobada amb un mateix a través de l'altre. Per a això proposem sessions individuals, així com un grup d'agenciament afectiu en el qual treballar els vincles que establim, no solament amb altres persones, sinó també amb la vida i amb nosaltres mateixes. Si segueixes els enllaços habilitats podràs ampliar la informació en cada cas.

Oferim atenció presencial i també online (via Skype). Escriu-nos a gaede@gaede.cat per consultar-nos. També pots acompanyar-nos en facebook. Gràcies per la teva atenció.

Altres articles relacionats:

14 nov 2019

Segundo Paso: Reconocimiento de la pérdida de valor personal

Un artículo de Sergi Ferré sobre el segundo paso en el programa de recuperación de codependencia o dependencia emocional, adicciones, o otros trastornos de la afectividad, en GAEDE.

Aceptar el paso anterior "admitíamos que eramos impotentes...", no solo intelectualmente, sino sobretodo emocionalmente, nos lleva al convencimiento de que, si yo no puedo, algo (que no sea yo), deberá poder (hacer lo que yo no puedo). Entonces, ¿qué?

Es importante que sea un qué y que no sea un quién, aunque a veces nos encontramos con un qué que se presenta como un quién. Nuestra adicción a las personas, o a desarrollar un determinado rol delante de las mismas, nos lleva a esperar demasiado tanto de estas, como de nosotras mismas frente a estas. Por eso un fundamento seguro será el que no se apoye en un quién, sino en un que, en su sentido más abstracto, o sea no un qué concreto, sino un qué intangible, y por lo tanto, indemostrable. Si el qué es dinero o una titulación, no nos sirve, todavía está en el plano de control de nuestro ego.

El segundo paso no es un acto de fe, es un acto de humildad y de entrega. No te pide que "creas", sino que te convenzas, no de que existe un poder superior, sino de que si tu "poder personal" (ego) no te ayuda, debe haber otro poder (no personal), que pueda hacer por ti lo que tú ahora no puedes. Esto se hace evidente cuando aceptamos que hay un equilibrio de las cosas mayor que el nuestro.

Nuevamente, no se trata de que creas, sino de seguir un método lógico, lo más objetivo posible, que nos lleve a percibir la realidad más allá de nuestra colocación (cuento-personalidad) en la vida. Se trata de llegar a un convencimiento tal que cualquier sujeto que piense va a llegar a la misma conclusión. Por lo tanto, no estamos hablando de una interpretación, o de cómo deberían ser las cosas, ni mucho menos de cómo me gustaría a mí que fueran las cosas. Estamos hablando de las cosas como son, y solo un sujeto que realmente esté disponible para la verdad, que no tiene nada que ver con tu verdad particular ni con la verdad personal de nadie, puede ver lo que hay más allá de su propia narrativa.



Ese sujeto conocedor en nosotras es el Poder Superior al que se refiere el segundo paso ¿Te suena abstracto? Quizás sea porque es algo que no se puede imaginar ni apresar en un concepto determinado. Precisamente por eso, tienes total libertad, en este punto del camino, de imaginártelo como te venga mejor (Dios, Buda, Amor Incondicional, Mente Cósmica, etc.), porque da igual, ya que no es una imagen ni el resultado de una creencia, pero sí "un poder superior" a ti misma. Esto último, si lo piensas detenidamente, y no solo lo lees ahora y te dedicas a juzgar, te darás cuenta de que es sencillamente la consecuencia lógica del reconocimiento de tu impotencia.



GAEDE ofrece terapia especializada en dependencia emocional, adicciones, y desarrollo personal. Para lo cual proponemos sesiones individuales, así como un grupo de agenciamiento afectivo en el cual trabajar los vínculos que establecemos, no solamente con otras personas, sino también con la vida y con nosotras mismas. Si sigues los enlaces habilitados te llevarán a ampliar la información en cada caso. Acompáñanos en facebook.

Atención presencial en Barcelona y en Amposta para les Terres de l'Ebre (Tortosa, Deltebre, San Carles de la Ràpita, Alcanar, Ametlla de Mar), y también Online (vía Skype). Escríbenos a gaede@gaede.cat

8 nov 2019

Resistencias a la terapia: Miedo al miedo

Un artículo de Sergi Ferré para GAEDE, sobre las defensas del ego ante el proceso terapéutico.

En el transcurso de una terapia psicológica o grupo de trabajo, pero sobretodo justo en el momento de empezar, es muy posible que aparezcan resistencias inconscientes ante el proceso que se propone. A continuación, reflexionamos sobre ello.

Primero, está el miedo a que el formar parte de un grupo de iguales o dejarme acompañar por un psicólogo, me hará perder la individualidad o el control sobre mi vida. La libertad de cada uno no se mide por el hecho de no tener compromisos, sino precisamente por su capacidad para comprometerse. Quien no tiene compromisos no es más libre, sencillamente no se está comprometiendo. Aceptar un compromiso supone de entrada que tengamos la libertad para hacerlo. La pregunta es ¿puedo comprometerme? ¿Lo estoy haciendo en verdad?

Comprometerse no tiene nada que ver con controlar. En el compromiso hay una entrega, una apertura a aquello con lo que nos comprometemos, entendiendo el comprometerse como una pérdida de libertad, precisamente porque se tiene libertad para entregar. Si no hay libertad, no hay compromiso. En cambio, en el control hay miedo al cambio, miedo al miedo, o mejor dicho, miedo a pertenecer a algo mayor fuera de mi control. El deseo es que todo cambie sin que tenga que cambiar yo en el ejercicio de mi control. Aun así, curiosamente solemos asociar el "yo controlo" con el "yo soy libre". Pero, ¿hay libertad ahí?




Según Dolores Mosquera, en las sesiones terapéuticas vemos como el incumplimiento de las citas, el transgredir límites, el traspasar responsabilidades que corresponden a una misma, el omitir, ocultar o cambiar información, así como el intentar agradar, son interferencias frecuentes en el proceso de la terapia. La falta de confianza, el miedo a no dar la talla, o a que se le conozca realmente como es, suelen ser las causas. Por eso es importante mantener la comunicación en cada momento, porque no hay nada que sea poco importante y todo se puede hablar.

Las defensas surge de modo inconsciente, y aunque una actitud defensiva no deja de procurarnos nuestro propio bienestar, puede interferir al mismo tiempo en nuestro desarrollo y calidad de vida. El hecho de posponer, la negación, la evitación, la atención selectiva (quedarnos solo la parte que nos conviene de la situación), el pensamiento dicotómico (o confío mucho o no me fio nada,...), la identificación proyectiva (te acuso de pensar justo lo que yo pienso y no reconozco como mío), el pensamiento mágico (las cosas cambiarán solo con que yo me lo proponga,...), así como los cambios de humor selectivos (me pongo contenta o no según me interese reafirmar una actitud,...), son algunas de las defensas más habituales a la hora de empezar y dar seguimiento a una terapia.


GAEDE ofrece terapia especializada en dependencia emocional, adicciones, y desarrollo personal. Para lo cual proponemos sesiones individuales, así como un grupo de agenciamiento afectivo en el cual trabajar los vínculos que establecemos, no solamente con otras personas, sino también con la vida y con nosotras mismas. Si sigues los enlaces habilitados te llevarán a ampliar la información en cada caso. Acompáñanos en facebook.

Atención presencial en Barcelona y en Amposta para les Terres de l'Ebre (Tortosa, Deltebre, San Carles de la Ràpita, Alcanar, Ametlla de Mar), y también online (vía Skype). Escríbenos a gaede@gaede.cat

24 oct 2019

Bibliografía seleccionada de libros sobre codependencia, adicciones y psicologia analítica

Bibliografía seleccionada con libros recomendados, artículos, recursos online y descargas gratuitas, sobre el estudio de la codependencia o dependencia emocional, tratamiento de adicciones, trastorno límite de personalidad, etc., desde el enfoque de la psicología analítica.

Estas son las bases teóricas de las sesiones individuales y el desarrollo del grupo terapéutico de GAEDE, 





Libros

ADAVAS, Asociación de ayuda a víctimas de agresiones sexuales y violencia doméstica (2005): X Jornada de dependencia emocional. Junta de Castilla y León.
ARON, E. (1996): El don de la sensibilidad. Las personas altamente sensibles. Barcelona. Ed. Obelisco.
BEATTIE, M. (1987): Libérate de la Codependencia. Málaga. Ed. Sirio.
BRADSHAW, J. (1990): Volver a casa: Recuperación y reivindicación del niño interior. Madrid. Gaia Ediciones. Descarga en pdf.
BRADSHAW, J. (1992): Crear amor. La siguiente etapa del crecimiento. Madrid: Ed. Los libros del comienzo.
W., BILL (1995): El lenguaje del corazón. Los escritos de Bill W. Alcohólicos Anónimos. Descargar.
BOUCHOUX, J. (2009): Los perversos narcisistas. Barcelona. Arpa y Alfil Editores.
CASTANYER, O (Ed.): La víctima no es culpable. Barceloba. Ed. Serendipity.
CASTELLÓ BLASCO, J. (2005): Dependencia emocional. Madrid. Alianza Editorial.
CASTELLÓ BLASCO, J. (2012): La superación de la dependencia emocional. Málaga. Ed. Corona Borealis.
CASTELLÓ BLASCO, J. (2019): El miedo al rechazo en la dependencia emocional y en el trastorno límite de la personalidad. Madrid. Alianza Editorial.
DOWLING, C. (1981): El complejo de Cenicienta. Debolsillo. Barcelona. 
EHRENREICH, B.: Brujas, comadronas y enfermeras. Historia de las sanadoras. Edicions de les dones, 1988. Descarga.
FERRÉ, S. (2015): GAEDE (Fullet informatiu en català). Ajunt. Barcelona. Descarrega-te'l.
FERRÉ, S. (2018): La revolución afectiva: De la dependencia emocional al agenciamiento afectivo. Barcelona. Ed. Círculo Rojo. Descargar introducción. Descargar cómic. Comprar.
FRANKL, VIKTOR E. (1945): El hombre en busca de sentido. Barcelona. Ed. Herder.
FROMM, E. (2000): El Arte de amar: una investigación sobre la naturaleza del amor. Barcelona Ed. Paidó. Descargar.
GIDDENS, A. (2001): La Transformación de la intimidad: sexualidad, amor y erotismo en las sociedades modernas. Madrid. Cátedra, cop.
GIEGERICH, W. (1998): The Soul's Logical Life: Towards a Rigorous Notion of Psychology. New Orleans. Spring Journal Books. Leer traducción al español.
GENDLIN, E. T. (1978): Focusing. Proceso y técnica del enfoque corporal. Bilbao. Ediciones Mensajero.
HELLINGER, B. (2001): Órdenes del amor. Barcelona. Ed. Herder. Descargar.
HERRERA GÓMEZ, C. (2010): La construcción sociocultural del amor romántico. Madrid. Ed. Fundamentos.
HILLMAN, J. (1999): Re-imaginar la psicología. Madrid. Ed. Siruela.
HORNO GOICOECHEA, P. (2008): Educando el afecto: reflexiones para familias, profesorado, pediatras. Barcelona. Ed. Graó. Ver entrevista.
JUNG, C. G. (1952): Respuesta a Job. México, D.F. Fondo de Cultura Económica.
JUNG, C. G. (1961): Recuerdos, sueños y pensamientos.  Barcelona. Editorial Seix Barral. Descargar.
KRISHNANANDA (2016): De la Codependencia a la Libertad: Cara a cara con el miedo. Móstoles. Gaia Ediciones.
LAVINE, P. A. (2005): Sanar el trauma. Madrid. Neo Person Ediciones.
LABONTÉ, M. L. (2010): Hacia el amor verdadero: liberarse de la dependencia afectiva. Barcelona. Ed. Luciérnaga
LAVONTÉ, M. L. (2006): El «clic»: Transformar el dolor que destruye en dolor que cura. Maliaño. Ed. Sal Terrae.
LAVONTÉ, M. L. (2009): Método de liberación de corazas, al corazón de nuestro cuerpo. Barcelona. Ed. Luciérnaga.
LEVY, N. (1999): El asistente interior. Barcelona. RBA Libros.
LÓPEZ-CASARES, H. (2015): ¿Y a ti también te han roto el corazón?: todo lo que debes saber y hacer para superar una ruptura. Barcelona: Alienta. 
LOWEN, A. (1985): El narcisismo: La enfermedad de nuestro tiempo. Barcelona. Ed. Paidós. Descargar.
MELLODY, P. (1989): La Codependencia: qué es, de dónde procede, cómo sabotea nuestras vidas. Barcelona. Ed. Paidós.
MELLODY, P. (1997): El lenguaje del adiós. Meditaciones diarias. Descargar. 
MELLODY, P. (1997): La adicción al amor. Barcelona. Ed. Obelisco.
MILLER, A (1979): El drama del niño dotado. Barcelona. Tusquets Editores. Descargar.
MILLER, A. (1988): El saber proscrito. Barcelona. Tusquets Editores.
MOSQUERA, D. (2004): Diamantes en bruto I. Un Acercamiento Al Trastorno Limite De La Personalidad. Madrid. Ediciones Pléyades.
MOSQUERA, D. (2004): Diamantes en bruto II. Manual Psicoeducativo Y De Tratamiento Del Trastorno Límite De La Personalidad. Madrid. Ediciones Pléyades.
POWELL, J. (1989): ¿Por qué temo decirte quién soy?. Santander. Ed. Sal Terrae.
RUSSIANOFF, P. (1981): ¿Por qué creo que no soy nada sin un hombre?. Barcelona. Ed. Paidós.
WASHTON, A. M. & BOUNDY, D. (1989): Querer no es poder: Cómo comprender y superar las adicciones. Barcelona. Ed. Paidós.
WILLIAMSON, M. (1992): Volver al amor. Buenos Aires. Ed. Planeta. Descarga en pdf.


Recursos online

Descarga directa en pdf de bibliografía de CoDA (Codependientes Anónimos), siguiendo cada enlace:
- Libro Azul de CoDA
- Libro de Trabajo de los Doce Pasos de CoDA
- ¿Qué es CoDA?
- Bienvenidos a CoDA
- Recuperación de la Codependencia: Breve Introducción
- ¿Soy Codependiente?
- Apadrinamiento y Amadrinamiento en CoDA
- Asistiendo a Reuniones
- Estableciendo Límites en la Recuperación
- Formato Básico de la Reunión

Descarga directa de Un Curso de Milagros:
- Un Curso De Milagros (pdf)
- Un Curso De Milagros (epub)

Clases de Enrique Eskenazi:
- Centro Enrique Eskenazi

Artículos en español de Wolfgang Giegerich:
- El final del significado y el nacimiento del hombre
- La función de la televisión y el problema del alma
- El 'descuido patriarcal del principio femenino': Una falacia psicológica de Jung
- ¡Dios no debe morir! La tesis de C. G. Jung sobre la unilateralidad del cristianismo
- La neurosis desde la perspectiva de la vida lógica del alma
+ Artículos en la web de Ale Bica

Definiciones:
- Conceptos utilizados en GAEDE
- Conceptos de psicología y filosofía
- Expresiones filosóficas utilizadas en psicología analítica




Seguir leyendo sobre La Revolución Afectiva.


Última actualización 20/02/2020

Otros artículos relacionados:

La Associació GAEDE surge de la necesidad de ofrecer terapia especializada en adicciones, codependencia o dependencia emocional. Para lo cual proponemos sesiones individuales especializadas, así como un grupo de agenciamiento afectivo en el cual trabajar los vínculos que establecemos, no solamente con otras personas, sino también con la vida y con nosotras mismas. Si sigues los enlaces habilitados te llevarán a ampliar la información en cada caso. Acompáñanos en facebook.

Atención presencial en Barcelona, Amposta (Tarragona), y terapia online en español o catalán a través de skype.
 

22 oct 2019

Las relaciones especiales

Fragmentos seleccionados de reflexiones de Marianne Williamson (1992), que suponen una crítica al especialismo. En los paréntesis cuadrados he substituido "Dios" (accesible solo a creyentes) por "La Verdad" (accesible a todas las que hagamos el esfuerzo de pensar).

Las relaciones no necesariamente nos libran del dolor. Lo único que nos «libra del dolor» es sanar de aquello que nos lo causa. No es la ausencia de otra persona en nuestra vida lo que provoca el dolor, sino más bien lo que hacemos con ella cuando está.

Una relación no está destinada a ser la unión de dos inválidos emocionales. El propósito de una relación no es que dos personas incompletas se conviertan en una, sino que dos personas completas se unan (...)  

A menudo una pareja que se ha separado o divorciado ve con tristeza el «fracaso» de su relación. Pero si  ambas personas han  aprendido  lo  que tenían  que aprender, entonces la  relación  fue  un  éxito. Ahora ha llegado el momento de la separación física, de modo que se pueda seguir aprendiendo de otras maneras. Esto no sólo significa aprender en otra parte, de otras personas; significa también aprender la lección de puro amor que encierra el hecho de tener que renunciar a una relación (...)

Nuestras murallas son nuestras heridas, los lugares donde sentimos que ya no podemos amar más, no podemos conectarnos con más profundidad, no podemos perdonar más allá de cierto punto. Estamos, cada uno, en la vida de los otros para ayudarnos a ver dónde tenemos más necesidad de sanar, y para ayudarnos a sanar (...)

El ego sostiene que el amor que necesitamos debe venir de otra persona, y que ahí afuera hay alguien especial que puede llenar ese hueco. Como el deseo de ese alguien especial surge en realidad de nuestra creencia en que estamos separados, el deseo  mismo  simboliza  la  separación y la culpa  que  sentimos a causa de ella. Nuestra búsqueda, entonces, carga con la energía de la separación y de la culpa. Por eso, con frecuencia, en nuestras relaciones más íntimas se genera tanta rabia. Estamos proyectando en la otra persona la rabia que sentimos contra nosotros mismos por amputar nuestro propio amor (...)

La relación especial no se basa fundamentalmente en el amor, sino en la culpa. La relación especial es la fuerza de seducción del ego que pugna por apartarnos de [La Verdad]. Es una forma importante de idolatría, la tentación de pensar que algo distinto de [La Verdad] pueda completarnos y darnos paz. El ego nos dice que ahí afuera hay una persona especial que hará que desaparezca todo el dolor. En realidad no nos lo creemos, evidentemente, pero de alguna manera sí nos lo creemos (...)

El amor especial es un amor «ciego», que se equivoca al elegir la herida que intenta sanar. Se dirige a la brecha que hay entre nosotros y [La Verdad], que en realidad no existe, aunque creamos que sí. Al dirigirnos a esta brecha como algo real, y desplazar su origen hacia otra persona, en realidad nos fabricamos la experiencia que procuramos rectificar (...)

La relación especial es un dispositivo mediante el cual el ego nos separa en lugar de unirnos. Basada en la creencia en el vacío interior, está siempre preguntando: «¿Qué puedo conseguir?», mientras que el Espíritu Santo, pregunta:  «¿Qué puedo dar?». El ego procura usar a otras personas para satisfacer lo que define como nuestras necesidades. Actualmente, algunas voces siguen insistiendo interminablemente en si una relación «satisface o no nuestras necesidades». Pero cuando intentamos usar una relación al servicio de nuestros propios fines, vacilamos, porque reforzamos nuestra ilusión de necesidad. Bajo la dirección del ego andamos siempre en busca de algo, y sin embargo, continuamente saboteamos lo que hemos encontrado (...)

No estás preparada para una relación si no puedes permitir a la otra persona que cometa un error. El ego le había dicho que rechazara a ese hombre porque ella estaba preparada para una relación, pero lo que hacía en realidad era asegurarse de que no la tuviera. El ego no busca alguien a quien amar, sino alguien a quien atacar (...)

Una relació especial perpetúa la mascarada autopunitiva en la que todos buscamos desesperadamente atraer el amor siendo alguien que no somos. Aunque vamos en busca del amor, en realidad estamos cultivando el odio hacia nosotros mismos, nuestra carencia de autoestima (...)

De la misma  manera como "el Espíritu Santo fue la respuesta de Dios a la separación, de igual modo la relación especial fue entonces la respuesta del ego a la creación del Espíritu Santo". Después de la separación empezamos a sentir en nuestro interior un enorme agujero, y la mayoría de nosotros seguimos sintiéndolo. El único antídoto para esto es la [terapia del dolor], porque el dolor que sentimos es efectivamente nuestra propia negación del amor. El ego, sin embargo, nos dice otra cosa. Sostiene que el amor que necesitamos debe venir de otra persona, y que ahí afuera hay alguien especial que puede llenar ese hueco.

Otros artículos relacionados:


La Associació GAEDE surge de la necesidad de ofrecer terapia especializada en adicciones, codependencia o dependencia emocional. Para lo cual proponemos sesiones individuales especializadas, así como un grupo de agenciamiento afectivo en el cual trabajar los vínculos que establecemos, no solamente con otras personas, sino también con la vida y con nosotras mismas. Si sigues los enlaces habilitados te llevarán a ampliar la información en cada caso.

Atención presencial en Barcelona, Amposta (Tarragona), y terapia online en español o catalán a través de skype.

1 oct 2019

Primer paso: Rendición del ego. Aceptar la impotencia.

Un artículo de Sergi Ferré sobre el desarrollo lógico del primer paso en el programa de recuperación de doce para dependencia emocional, adicciones afectivas y otras, en GAEDE.

El primer paso nos lleva directamente al último. De alguna manera, lo que esperamos encontrar al final ha de estar ya enteramente al principio ¿Cómo si no vamos a descubrir algo que por definición ya está en nosotras? Me refiero a la aceptación incondicional de la vida por sí misma, con todas sus contradicciones, con toda su extrañeza, con toda su aspereza. Para que esto sea así debo renunciar enteramente a "lo que debería ser", para abrazar con toda humildad a "lo que es".

La formulación es: "Admitíamos que éramos impotentes ante los demás y que nuestras vidas se habían vuelto ingobernables". En la primera parte de esta formula, se señala que la impotencia no se refiere precisamente a vivir. Pues ¡vivir, vivimos! Posiblemente sea lo único que se haga: Sobrevivir. Sobrevivir por encima de todo. Y no me refiero a cuidar del cuerpo, sino a sobrevivir a una idea de la vida, a la que entregamos la vida misma, y que asumimos sin cuestionar. El problema es que no sé porqué sobrevivo, solo sé que tengo que "aguantar", pero no hay un sentido disponible que vuelva "lógica" esta vida por sí misma.

Trabajo de grupo sobre codependencia
Aquí nos encontramos con un problema del alma, y no me refiero al alma religiosa, ni metafísica, ni a algo que me haga sentir más o menos especial. Me refiero al alma psicológica, como un proceso, como la lógica, solo accesible al pensamiento, en la que se basa el mundo en el que vivo, lo sepa yo o no. Lo que siento es real, aunque mi sentir no esté determinado por una causa física. La impotencia que experimento es real, y si la impotencia es real y no es física, esto significa que el alma puede ser causa y no sólo efecto.

El miedo a no sobrevivir nos lleva a buscar recrear esa imagen del "querer es poder", esa representación de "lo que debería ser". Lo que pasa es que ese deseo es más inconsciente de lo que imaginas. Escapa de tu control, y se presenta de manera en que no se pueda tocar, no se pueda cuestionar, en el sentido de esto es así y no puede ser de otra manera. Reconocer la impotencia en este caso, es la única cura contra la impotencia. Porque donde no hay ningún problema, tampoco hay ninguna solución.




Primera pregunta: ¿Por qué me atormenta tanto aceptar las cosas como son? ¿Por qué tanto miedo a dejarme enseñar por la realidad? (Puedes dejar tus respuestas de manera anónima en los comentarios)



GAEDE es un espacio terapéutico especializado en dependencia emocional, adicciones y desarrollo personal. Para lo cual proponemos sesiones individuales, así como un grupo de agenciamiento afectivo en el cual trabajar los vínculos que establecemos, no solamente con otras personas, sino también con la vida y con nosotras mismas. Si sigues los enlaces habilitados te llevarán a ampliar la información en cada caso. Acompáñanos en facebook.

Atención presencial en Barcelona y en Amposta para Terres de l'Ebre (Tortosa, Deltebre, San Carles de la Ràpita, etc.), y Online (vía Skype). Escríbenos a gaede@gaede.cat

30 sept 2019

Quan el sofriment es torna insuportable... o això sembla

Un article sobre el sofriment emocional en casos de codependencia o dependència emocional, addiccions, TLP, o altres trastorns en l'afectivitat. Mai és tard per aprendre a aprendre.

Per què per molt que fem teràpies o acumulem informació mitjançant llibres, sembla ser que en el moment de la veritat, novament acabem cometent els mateixos errors?

Per tractar d'explicar-ho, anem a fer un esquema molt simplificat de quelcom que és més complicat, però tan de bo desperti en tu una intuïció de per on poden anar els trets.




Primerament, la dependència emocional és una malaltia, i com a malaltia s'ha de tractar. Perquè si no, passa a ser una qüestió de decisió personal, i qui, tenint la llibertat per triar, voldria patir aquests símptomes? Tan sols algú que no té opció, per molt que cregui que hauria de tenir-la, això no canvia res.

Tinguem en compte, que precisament l'obsessió pel control, és un dels símptomes més característics. Però, tenim el control? Parlant de dependències i addiccions, voler no és poder. Perquè és la mateixa voluntat la que està afectada. Volem el que volem, sí, però des d'on ho volem? On estem situades quan volem? Al cap? Al cor?

Per descobrir-ho, anem a veure com s’esdevé el nostre desenvolupament afectiu, que representarem gràficament amb els anells del tronc d'un arbre, que indiquen el cicle de creixement d'aquest. Comencem sent una petita i vulnerable llavor, per, a poc a poc, anar creixent i desenvolupant-nos. Cada etapa tindrà els seus requeriments per poder passar a la següent. Això ens durà al moment actual, de màxim desenvolupament fins ara, que és l'escorça, amb la que lidiem amb l'exterior. De fet és la imatge que tenim de l'arbre quan el veiem, i també la que tenim de nosaltres mateixes.

Però què hi ha sota aquesta escorça? Vam superar exitosament les etapes de desenvolupament? Quines van poder ser les vivències registrades en la nostra configuració emocional, que ens continuen condicionant des de dins? I des de quan? Seria com un curs a l’escola, que no acabem de superar.

Aquestes possibles ferides dins nostre, obren vies, canals, estries, que ens prevenen, emocional e inconscientment, que serem ferides de nou, per això la necessitat de controlar aquest exterior. La qual cosa genera molta rigidesa de pensament, de com han de ser les coses, que és precisament allò que fa que l’escorça s'esquerdi amb facilitat, i ens afecti de manera molt profunda. Des d’aquí, el dolor, fins i tot el dolor saludable que ens generen els canvis, s’experimenta en termes de desesperació com a quelcom insuportable.

Com et ressona tot això? En què et fa pensar? Per seguir treballant-hi, et convido a deixar el teu comentari a sota, de com es reflexa això a la teva vida.

Altres articles relacionats:


L'Associació GAEDE, és un espai per a persones que aprenem a estimar dia a dia, amb la humilitat de deixar-nos ensenyar per la realitat. Oferim teràpia especialitzada en dependència emocional i altres addiccions, amb un pla de recuperació que poc a poc aniràs descobrint. Oferim sessions individuals, així com un grup de treball en el qual treballar els vincles que establim, no solament amb altres persones, sinó també amb la vida i amb nosaltres mateixes. Si segueixes els enllaços habilitats et portaran a ampliar la informació en cada cas. Acompanya'ns a facebook.

Atenció presencial a Barcelona i a Amposta per a les Terres de l'Ebre (Tortosa, Deltebre, Sant Carles de la Ràpita, Alcanar, Ametlla de Mar), i també online (via Skype). Escriu-nos a gaede@gaede.cat