23 dic. 2019

¿Qué es la codependencia o dependencia emocional?

Un artículo de Sergi Ferré sobre codependencia o dependencia emocional, y adicciones derivadas.

El hecho de convocarnos en el grupo de trabajo en Barcelona, así como en las sesiones individuales, es porque en algún momento alguien tecleó "dependencia" o "dependencia emocional", y ahí surgimos nosotras. Pero esos nombres señalan una realidad mucho más amplia que no un conjunto de patrones. Vayamos por partes entonces.

Según Jorge Castelló (2005): "La dependencia emocional es una enfermedad del ser humano en tanto especie de carácter social, que tiene en la pareja y en el amor uno de los pilares de adaptación social exitosa en el medio".

Por lo tanto, es una patología propia del tipo de sociedad en el que históricamente vivimos, o sea: patriarcal, capitalista, cientificista, etc. Con un modo determinado de pensar, para el cual todo lo que tenga valor o existencia real, debe ser demostrable, compartible, positivo. Eso pone bajo sospecha el mundo de los procesos interiores, que ha pasado a ser el vacío existencial que solo se sostiene hoy en día mediante la patología.

Las personas con dependencia emocional sufrimos, sufrimos porque queremos ser felices, pero cuando somos felices nos vemos empujadas a sufrir de nuevo, como si no pudiéramos vivir fuera este estado de pura contradicción. La intolerancia a la soledad y el menosprecio de la persona hacia sí mismo, solo se compensa, según Castelló, al "concebir la vida siempre al lado de alguien al que se idealiza y se considera poderoso, al que se concibe como sentido de la vida".




El mismo autor, añade que "más que una dependencia romántica, sería otra de tipo utilitarista, de necesitar al otro por puro interés". Y ese uso que le da, es cubrir el sentir que no se es bastante, que no es la persona adecuada, por eso "el amor hacia la pareja es excesivo siempre y cuando supere con creces el propio, y además no sea correspondido". Un vacío tan grande necesitará por lo tanto de alguien muy idealizado para que pueda realizar esa función compensatoria. Hablamos aquí también de adicciones de todo tipo. Como vemos, se trata de llenar el vacío de fantasía neurótica, lo que a nivel social, llamamos nihilismo.

En GAEDE trabajamos para crear la posibilidad, que quizás antes no había, de poder aceptar la realidad como la realidad misma, y dejarnos enseñar por ella. Lo que en otras palabras, se le llama vivir. Según Krishnananda: "Experimentar el miedo y el dolor de nuestro niño herido abre un amplio espacio interior en el que hay una comprensión y una aceptación de que el miedo y el dolor son simplemente parte de la vida."

Para ello hemos diseñado una terapia especializada en adicciones, codependencia o dependencia emocional, pero más allá de etiquetas, un espacio de encuentro con uno mismo a través del otro. Para lo cual proponemos sesiones individuales, así como un grupo de agenciamiento afectivo en el cual trabajar los vínculos que establecemos, no solamente con otras personas, sino también con la vida y con nosotras mismas. Si sigues los enlaces habilitados podrás ampliar la información en cada caso.

Ofrecemos atención presencial en Barcelona y Amposta para Terres de l'Ebre (Tortosa, La Rápita, etc.), y si no te caemos cerca, también online (vía Skype). Escríbenos a gaede@gaede.cat para una consulta. También puedes acompañarnos en facebook. Gracias por tu atención.

21 dic. 2019

Primer paso: Admito mi impotencia (II)

Extracto del Libro Azul de CoDA (Codependientes Anónimos). Descarga directa de la obra completa, siguiendo este enlace.

¿Nadie lo ve?
Este paso nos ayuda a identificar experiencias, sentimientos y conductas de nuestra vida, a apuntar con precisión cómo evadimos, controlamos y manipulamos otras personas, a nosotros mismos y a las circunstancias. Descubrimos cómo nos hemos convertido en nuestro propio Poder Superior o cómo pusimos a otros en ese papel. Empezamos a vislumbrar que no se nos ha dado el derecho de controlar la conducta de otra persona, sino la responsabilidad de establecer límites y fronteras para con nosotros y con los demás.

Para explorar cómo nos evadimos y nos controlamos a nosotros y a los demás, indagamos nuestras historias personales. Nos hacemos las siguientes preguntas para ver si se aplican a nuestra vida:


1) ¿Qué tipo de negligencia o abuso pude haber experimentado durante mi crecimiento?


2) ¿Dónde aprendí a mirar para otro lado cuando yo y/u otras personas eran objeto de abuso o negligencia? y ¿Por qué?


3) ¿Quien durante mi infancia mostró estas conductas o me enseñó a no expresar o compartir mis sentimientos al respecto?


4) ¿Dónde aprendí que evadir a los demás era más seguro que involucrarme?


5) ¿Dónde aprendí a controlar a los demás para lograr una fuente de bienestar?


6) ¿Cómo aprendí que no era lo suficientemente bueno, o que era mejor que los demás?


7) ¿Cuándo, dónde y cómo aprendí a negar mis propias ideas, sentimientos y necesidades por el bien de los demás o, por el contrario, a exigir que el mundo girara a mi alrededor?


8) ¿Dónde aprendí a comportarme de manera negligente y/o abusiva que daña intelectual, emocional, física, sexual y/o espiritualmente?


9) ¿Cómo aprendí a permitir que fueran manifestadas esas conductas hacia mí?


10) ¿Dónde y cómo aprendí que tener una relación me completaría?


11) ¿Aprendí estas cosas a través de las palabras o de las acciones de otros? Y en este caso, ¿De quienes?


12) ¿Cómo llegué a sobrevivir a través de las conductas codependientes en lugar de vivir con una sensación de libertad?


13) ¿Cuáles son mis sentimientos genuinos acerca de todas estas preguntas?


Al responder estas preguntas, logramos comprender cómo nuestra impotencia se desarrolló en nuestra infancia, pero saberlo no es suficiente. Tenemos que ver la ingobernabilidad de las conductas codependientes que llevamos en nuestras vidas adultas.

Si lo deseas, puedes compartir tus respuestas de forma anónima en los comentarios. El anonimato es un principio espiritual que nos recuerda que tenemos que anteponer los principios a las personalidades. Al compartir honestamente, amplificamos nuestra conciencia de grupo sobre la codependencia o dependencia emocional. Cuando más conciencia generamos, menos nos puede dominar esta enfermedad.

Si aun no lo has hecho, puedes seguir trabajando con las preguntas del Libro Verde de CoDA, haciendo clic en este enlace. Para saber más, visita nuestra bibliografía recomendada.

Otros artículos relacionados:


La Associació GAEDE surge de la necesidad de ofrecer terapia especializada en codependencia o dependencia emocional. Para lo cual proponemos sesiones individuales especializadas, así como un grupo de agenciamiento afectivo en el cual trabajar los vínculos que establecemos, no solamente con otras personas, sino también con la vida y con nosotras mismas. Si sigues los enlaces habilitados te llevarán a ampliar la información en cada caso. Acompáñanos en facebook.

Atención presencial en Barcelona, Amposta (Tarragona), y terapia online en español o catalán a través de skype.
 

14 dic. 2019

Programa de doce pasos para adicciones y dependencia emocional

Programa de doce pasos de GAEDE para la recuperación de dependencia emocional, codependencia y adicciones derivadas.

Si estas buscando una respuesta fácil, que pase por algo que tú puedas hacer si te esfuerzas mucho, no la encontraras aquí.

Según A. Washton & D. Boundy: «Hay una escasa comprensión de la adicción y falsas creencias acerca de cómo se la puede superar. Mucha gente cree que lo que el adicto necesita es un mayor autocontrol: “Si se esforzara más, seguramente podría dejar de beber (o de comer demasiado, o de enamorarse de hombres inaccesibles, o de consumir cocaína). Lo que le hace falta es fuerza de voluntad”. Nada podría estar más alejado de la verdad. De hecho, “lo que le impide recuperarse a un adicto es confiar exclusivamente en su voluntad».

Tarde o temprano, ante una nueva situación de estrés, lo más posible es que emerjan de nuevo los viejos patrones defensivos, con la misma o otra compulsión, por mucho que pueda parecer una mejoría en un principio. Incluso meditar, hacer yoga o terapias, pueden vivirse compulsivamente, o sea, como una manera de mantener el control, y con ello, como una negación de la propia vida. La experiencia nos muestra que esta dinámica se repite hasta que en una misma no se efectúan los cambios internos que están demandando los mismos síntomas, que pasan, nos guste o no, por rendirse y admitir la derrota.




El querer "salirme con la mía" de las adicciones y la dependencia emocional, el querer hacerlo "a mí manera", cuando esta manera ha mostrado que no me permite aprender de la realidad, sino que me mantiene en un bucle neurótico, corresponde al característico patrón de negación. Sí, pensando ser muy originales, resulta que no lo estamos siendo en absoluto. Porque un síntoma, es el fin de la libertad.

Sin duda, esto nos resulta muy difícil de admitir, porque suena como justo lo contrario de lo que debería hacer ¿Me están diciendo que me dé por vencido? Washton & Boundy, responden: «Sí, se lo estamos diciendo, porque eso es lo que da resultado. Esforzarse cada vez más por comportarse bien, por ser aceptado, por actuar mejor, por aparentar que uno se las está arreglando, por ser “normal”, es parte de lo que hace a una persona vulnerable a la adicción. Así es que sólo cuando uno deja de esforzarse, se acepta a sí mismo tal como es (aunque sea atrapado en la adicción) y admite que ha perdido el control, entonces podrá empezar a recobrar el control. Es una paradoja, pero hay muchas contradicciones en la recuperación de las adicciones».

GAEDE hemos diseñado una terapia especializada en adicciones, codependencia o dependencia emocional, pero más allá de etiquetas, un espacio de encuentro con la verdad de uno mismo a través del otro. Para lo cual proponemos sesiones individuales, así como un grupo de agenciamiento afectivo en el cual trabajar los vínculos que establecemos, no solamente con otras personas, sino también con la vida y con nosotros mismas. Si sigues los enlaces habilitados podrás ampliar la información en cada caso.

Ofrecemos atención presencial en Barcelona y en Amposta para Terres de l'Ebre (Tortosa, La Ràpita, Alcanar, Ametlla de Mar, etc.), y si no te caemos cerca, también online (vía Skype). Escríbenos a gaede@gaede.cat para una consulta. También puedes acompañarnos en facebook. Gracias por tu atención.

12 dic. 2019

Tercer Paso: El vaciamiento de la propia voluntad

Un artículo de Sergi Ferré sobre el segundo paso en el programa de recuperación de codependencia o dependencia emocional, adicciones, o otros trastornos de la afectividad, en GAEDE.

Igual que 1+2=3, este tercer paso se presenta irremediable cuando los dos anteriores han hecho mella en nuestras vidas. Si yo no puedo (primer paso), quiere decir que lo que puede no soy yo (segundo paso), por lo tanto, es a ese otro en mí a quien le corresponde. En la medida en que yo me retiro, eso se hace presente, y lo que antes no se podía, ahora empieza a ser posible. Esto no es una creencia, sino una evidencia en la vida de cualquiera que haga el trabajo.

Qué sea ese "Poder Superior" pasa a la arbitrariedad de cada una, porque en verdad es lo menos importante. No se refiere a nada ni a nadie, sino a un proceso que se activa en nuestras vidas. Es más bien una tarea, una hipótesis posible, que no algo concreto de lo cual me pueda apoderar, llegar a manipular o interpretar en algún modo. En eso radica su esencia, en que es algo inapresable para el yo personal, pues se trata del vaciamiento de la propia voluntad para llegar a ser completamente receptivo.

Aquí voy a hacer mención del aspecto emocional que tiene este trabajo. Posiblemente, si has llegado hasta aquí, te cuentes a ti mismo: "He visto los vídeos, he leído los artículos... pero sigo siendo la misma ¡Esto no funciona!". Si es así, te antemano te digo que tienes toda la razón, porque no es así como funciona. No es posible que algo que tu ego pueda hacer (documentarse, preocuparse, esforzarse, etc.) pueda ejercer de "poder superior". Pues el "poder superior" es un poder superior a ti misma, o sea, algo frente al cual, tú te quedas sin prerrogativas.

Por eso no es evitable la ansiedad, la soledad, la tristeza, la decepción,... Esto tienes que vivirlo sí o sí, porque está en ti, te pertenece y desea ser reconocido. El Poder Superior solo "sirve" entonces para poner límites y que esto no sea infinito. Si me agobio, pues vale, me agobio, pero en el momento que se lo entrego al Poder Superior, este agobio tiene una contención, porque como ya no depende de mí, no voy a poder utilizarlo en mí contra (retroalimentando el mismo agobio del que pretendo aliviarme).




Sí, el sufrimiento, cuando acontece, no es evitable, pero no sirve de nada. Una sufre cuando hay que sufrir, con toda la legitimidad además. Pero sufrir por sufrir, no soluciona nada, no ayuda a nadie, no lleva a ningún sitio. Según A. Washton & D. Boundy, autoras de Querer no es poder: Cómo comprender y superar las adicciones, que es un libro que cambió mi vida, el mejor programa de recuperación contempla tanto los doce pasos como acompañamiento terapéutico. Si no sabes hacerlo, piensa seriamente en la posibilidad de que quizás no sepas hacerlo, lo cual es el primer paso para llegar al tercero.

El tercer paso abre la puerta a pedir la ayuda adecuada. No sigas intentando hacerlo a tu manera, porque eso querría decir que ni siquiera el primer paso has dado aun. Sí, pasar por la rendición y la impotencia es clave para que ahora puedas dar este paso de corazón. En GAEDE te proponemos un programa de recuperación, pero no es el único. Entonces puedes hacerlo con nosotras o quien estimes oportuno, siempre y cuando se trabajen los pasos, y, en la medida de tus posibilidades, te permitas recibir acompañamiento terapéutico.

La pregunta clave aquí es: ¿Sigo intentando hacerlo a mi manera?

Otros artículos relacionados:
Primer paso: Rendición del ego. Aceptar la impotencia.
Segundo Paso: Reconocimiento de la pérdida de valor personal


GAEDE ofrece terapia especializada en dependencia emocional, adicciones, y desarrollo personal. Para lo cual proponemos sesiones individuales, así como un grupo de agenciamiento afectivo en el cual trabajar los vínculos que establecemos, no solamente con otras personas, sino también con la vida y con nosotras mismas. Si sigues los enlaces habilitados te llevarán a ampliar la información en cada caso. Acompáñanos en facebook.

Atención presencial en Barcelona y en Amposta para les Terres de l'Ebre (Tortosa, Deltebre, San Carles de la Ràpita, Alcanar, Ametlla de Mar), y también online (vía Skype). Escríbenos a gaede@gaede.cat

9 dic. 2019

Primer paso: Admito mi impotencia (I)

Extracto del Libro de Trabajo de los Doce Pasos de CoDA (Libro Verde). Descarga directa de la obra completa siguiendo este enlace.

Primer paso: Admitimos que éramos impotentes ante los demás; que nuestras vidas se habían vuelto ingobernables. 

Con el Primer Paso empieza nuestra relación personal con los Pasos de Codependientes Anónimos. Admitimos ante nosotros mismos y ante los demás que somos impotentes ante la enfermedad de la codependencia. Cuando hacemos esto, muchos de nosotros empezamos a experimentar una sensación de pertenencia y vemos que no estamos solos.

Aun cuando un nuevo comportamiento nos pueda hacer sentir incómodos, podemos tratar cada una de las situaciones de nuestra vida a la vez, una a una, con los Pasos, empezando con el Primero. Podemos dejar de intentar controlar; empezamos a establecer una relación nueva con nosotros mismos. Decir que somos impotentes ante nuestra enfermedad, en voz alta en el grupo, nos pone en marcha por el camino de la verdad. Empezamos a identificar aquello ante lo que somos impotentes y a ver las manifestaciones de la enfermedad. Aprendemos a identificar algunas de las “no verdades” que nos han enseñado: nos damos cuenta de que impotencia no significa debilidad, de que el control sobre los demás no nos da seguridad, de que buscar que otros nos digan por dónde ir no nos permite vivir nuestras propias vidas, de que juzgar a otros no es asunto nuestro, de que creer que somos poderosos es doloroso. Vemos cómo los viejos mensajes que nos dan vueltas en la cabeza pueden controlarnos. Descubrimos que pensar en términos de “blanco o negro” o de “bueno o malo” es rígido y limitante.

A medida que trabajamos el Primer Paso, empezamos a encontrar las herramientas   de   la recuperación. La mayoría de nosotros descubre que usar la literatura de CoDA y escuchar a los demás cuando comparten sus características de codependientes nos ayuda en el proceso de identificación que requiere el Primer Paso. Nos centramos en nosotros mismos y nos ejercitamos en estar en el presente. Empezamos a dar cabida a un Poder Superior. A medida que soltamos riendas / nos desprendemos, empezamos a liberarnos de lo que es la responsabilidad de los demás. Nos desprendemos de lo que los demás piensen de nosotros, comprendiendo que somos adultos y podemos elegir. Aprendemos a preguntarnos: ¿Qué quiero? ¿Qué pienso?, ¿Qué siento? Podemos hacer una lista de las herramientas que nos ayudan en la recuperación. Podemos calmarnos y conectar con nuestro Poder Superior. Empezamos poner a límites sanos (retirarnos, llamar a alguien, dar una vuelta a la manzana) para cuidarnos a nosotros mismos de la mejor manera. Nos damos cuenta de que ya hemos hecho suficiente cuando: escuchamos nuestra voz interior, oramos, escribimos o nos damos cuenta de que no tenemos que tomar una decisión inmediatamente. También aprendemos que no es necesario que nos guste todo lo que aceptamos.  Podemos aprender mucho sobre la verdadera humildad y reconocer que no tenemos todas las respuestas.

A medida que soltamos el control, estamos más capacitados para aceptar las realidades del ser humano. Encontramos la paz. Nuestras vidas son diferentes y gratificantes cuando estamos dispuestos a trabajar el Primer Paso, sentimos libertad, integridad personal y poder en nuestras vidas. Desarrollar un auténtico interés por cuidarnos a nosotros mismos y respetar nuestra institución se convierten en prioridades.

A medida que nos liberamos de la necesidad de controlar a otros, empezamos a centrarnos en aquello que sí que debemos cuidar: NOSOTROS MISMOS. Podemos tomarnos tiempo para actuar con cortesía y dignidad. Cuando estamos conectados con nosotros mismos y con este Paso, empezamos a tener fe en que somos capaces de cambiar, y aprendemos a liberarnos de nuestros miedos. Empezamos a reconocer que somos dignos y valiosos. Podemos dar gracias.

Las siguientes preguntas tienen la finalidad de ayudarte a trabajar el Primer Paso:


1. ¿Soy controlador?  ¿Cómo?


2. ¿Cuál es la diferencia entre ser impotente y ser poderoso?


3. ¿En qué sentido soy poderoso cuando me desprendo de los demás? ¿Cómo hace esto que mi vida sea más gobernable?


4. ¿Cómo pierdo el miedo a lo que piensen los demás?  ¿Cómo me cuido a mí mismo? ¿Cómo me ayuda en esta tarea la aceptación de que “soy impotente ante los demás”?


5. ¿Qué patrones codependientes (defectos de carácter) me impiden trabajar el Primer Paso?


6. ¿Por qué dice este Paso “admitimos que éramos impotentes” en vez de “admito que yo era impotente”?


7. ¿Qué quieren decir para mí hoy “impotencia” e “ingobernabilidad”?


8. ¿Qué signos veo que me indiquen que estoy en negación?


9. ¿Qué quiere decir rendirse? ¿Por qué necesito rendirme? ¿Ante qué necesito rendirme?


10. ¿Cuándo sé que he hecho lo suficiente?


11. ¿Cuáles son mis señales de ingobernabilidad? Haz una lista.


12. ¿Por qué necesito controlar?


13. ¿Estoy   dispuesto   a   aceptar   que   intentar cambiar a alguien me causa ingobernabilidad, hostilidad y resentimiento?


14. ¿Soy impotente ante mi comportamiento codependiente?


Si lo deseas, puedes compartir tus respuestas de forma anónima en los comentarios. El anonimato es un principio espiritual que nos recuerda que tenemos que anteponer los principios a las personalidades. Al compartir honestamente, amplificamos nuestra conciencia de grupo sobre la codependencia o dependencia emocional. Cuando más conciencia generamos, menos nos puede dominar la enfermedad.

A continuación, puedes seguir trabajando con las preguntas del Libro Azul de CoDA, haciendo clic en este enlace. Para saber más, visita nuestra bibliografía recomendada. 

Otros artículos relacionados:


La Associació GAEDE surge de la necesidad de ofrecer terapia especializada en codependencia o dependencia emocional. Para lo cual proponemos sesiones individuales especializadas, así como un grupo de agenciamiento afectivo en el cual trabajar los vínculos que establecemos, no solamente con otras personas, sino también con la vida y con nosotras mismas. Si sigues los enlaces habilitados te llevarán a ampliar la información en cada caso.  Acompáñanos en facebook.

Atención presencial en Barcelona, Amposta (Tarragona), y terapia online en español o catalán a través de skype.