19 ago. 2018

Solo por hoy: Una herramienta de recuperación

Solo Por Hoy es una herramienta fundamental para la recuperación en adicciones de todo tipo. También en la adicción a las personas, que se manifiesta en casos de codependencia, dependencia emocional y/o relaciones narcisistas.

¿Por qué solo por hoy? La voz de la enfermedad en nuestra cabeza se caracteriza por su alta reactividad (impaciencia) y su carácter imperativo (exigencia), dicotómico (todo o nada) y absolutista (tengo toda la razón). Es imposible escuchar otra cosa si no creamos las pautas que lo hagan posible, poco a poco, paso a paso, día a día, solo por hoy, centrándonos en el aquí y ahora. Sea como sea, el cambio ha de pasar por nosotras, atendiendo la manera en que nos relacionamos con nosotras mismas. El vínculo con una misma es el modelo a través del cual establecemos los vínculos con las demás personas.

Como resistencia al uso de esta herramienta, la enfermedad suele reaccionar diciendo: "¡Qué tontería! Esto no es EXACTAMENTE lo que me pasa a mí. Yo no estoy tan mal, a mí lo único que me hace falta es no pensar y quitarme de hostias ¿Solo por hoy? ¡Qué servidumbre es esta!". Así es como la voz de la enfermedad rechaza taxativamente toda servidumbre que no sea a sí misma. Aclaro que lo que para la enfermedad es servidumbre, pues ella se mueve según sus criterios de dominación/sumisión, para el Amor Incondicional es entrega sin condiciones.



En nuestro grupo de agenciamiento afectivo trabajamos paso a paso esta guía, de manera que entendamos exactamente a qué se refiere cada pauta y las tengamos presentes como base posible de nuestra recuperación. Estar en recuperación supone establecer un compromiso real, un vínculo seguro adecuado a nuestras necesidades como adultas, con nosotras mismas, con las demás personas y con la vida.

Lo que sigue son los preceptos del Solo por Hoy de Alcoholics Anonymous, adaptados y ampliados por GAEDE para establecer la base de un programa posible y seguro de recuperación de los síntomas de la codependencia. Apréndelos de memoria y repítetelos diariamente, dejándote sentir en qué momento estás en cada uno. La constancia es un factor fundamental.


Solo Por Hoy trataré de pasar el día, sin esperar resolver todos mis problemas en un momento.


Solo Por Hoy seré feliz, en el sentido de que todas somos tan felices como nos permitimos ser.


Solo Por Hoy me ajustaré a lo que es y tomaré la vida como venga, sin tratar de amoldar la realidad a mis deseos (*).


Solo Por Hoy aceptaré que no soy perfecta ni puedo controlarlo todo,  pues no todo es mi responsabilidad.


Solo Por Hoy tendré un programa a seguir, tratando de desprenderme de dos grandes resistencias: La Impaciencia y La Indecisión.


Solo Por Hoy me trataré con respeto. Respetaré mis límites, mi tiempo, mis compromisos, mis necesidades y mi cuerpo, al que trataré con miramiento, sin exponerlo a riesgos ni excesos.


Solo Por Hoy seré asertiva, expresándome con honestidad y en primera persona, sin criticar ni acusar, sin encubrir ni asumir las faltas de otras personas ni juzgarme por las mías, teniendo en cuenta que ni tengo que gustar a todo el mundo ni todo el mundo me tiene que gustar a mí.


Solo Por Hoy no trataré de compensarme por sentirme como me siento.


Solo Por Hoy trataré de no superar ni dirigir a otra persona más que a mí misma.


Solo Por Hoy me tomaré un tiempo de calma para mí misma, estaré sin tensión. En algún momento, durante ese espacio, trataré de pensar en una mejor perspectiva para mi vida.


Solo Por Hoy no tendré miedo. No sentiré miedo de disfrutar de lo que es bello y me sentiré merecedora de las bondades de la vida.


Solo Por Hoy trabajaré incansablemente en mi recuperación, tomando como mi vocación el llegar a ser una persona íntegra y estar en paz.


A cada capacidad en mí, pido la serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, el valor para cambiar las cosas que puedo, y la sabiduría para reconocer la diferencia.


*) La tercera afirmación supone una liberación de la hegemonía totalitaria del yo-personalidad. El ego debe ser íntegro, pero no incuestionable. La resistencia a entregarse muestran hasta qué punto la vergüenza y el miedo han hecho presa de él, condenando a la persona a una eterna batalla por la supervivencia. Pero cuidado con confundir esta necesaria rendición a lo que yo no soy (pues el ego siempre esta condicionado) con abandonarse. Todo lo contrario, la práctica del Solo Por Hoy supone una actitud de lucha real a favor de una vida no condicionada por el miedo.




No hay comentarios:

Publicar un comentario