4 dic. 2014

El empoderamiento de la codependencia

Con el proyecto de atención a la codependencia que iniciamos, pretendemos que las personas codependientes se empoderen. Esto es que saquen fuerzas de lo que ahora consideran sus flaquezas, y que puedan hablar sin temor sobre sus experiencias y necesidades reales.

No se trata de que seas codependiente, sino de que presentes una serie de síntomas que te hagan sentir de una determinada manera, que puede coincidir o no con la de otras personas, y entre todos podemos reconocer y pensar respuestas consensuadas a estas inquietudes.

Entonces, en esta primera fase se ofrecen charlas y talleres para presentar el enfoque que se plantea, y también entrevistas personalizadas para recoger las necesidades y demandas de las personas interesadas, y desde ahí sí que vamos a poder concretar qué actividades se van a proponer.

La idea es que el conocimiento sobre la materia y los recursos de asistencia sean desarrollados, consensuados y puestos en práctica por las mismas personas codependientes.

Entonces, si quieres participar, tienes dos opciones, asistir a la próxima charla que programemos, o rellenar la ficha que encontrarás en este enlace, en el apartado de atención personalizada, detallando cuáles son tus necesidades y cómo te imaginas este nuevo servicio.

Esta información será muy útil para todas y todos.

28 nov. 2014

Gala Diorama contra el sida

Hans Henry Jahnn decía que el amor "es la entrada a todos los abismos del contacto... del cariño improcedente... del comportamiento absurdo e imprudente que enriquece la existencia. Su soplo produce lo exagerado, lo maniático,... lo irreal... lo degenerado... lo múltiple.. el verdadero torrente de la actividad de la vida... La profunda y oscura felicidad".

Pero nos han enseñado a temer a lo oscuro, a culparnos por la felicidad húmeda del deseo, a temer al deseo, a la necesidad del deseo... Acusamos al amor de todo el dolor sufrido, por todas las relaciones rotas, por las enfermedades contraídas, por los años supuestamente tirados a la basura... Por eso decidimos desconfiar del amor, aplicarle la ley de peligrosidad social, y se le crean normas que lo obligan contractualmente, que lo someten al poder organizativo y disciplinario de las convenciones, del "debería ser así"...

Pero es el miedo producido por la ignorancia el que pretende etiquetar al amor... ¡Se le busca un sentido al amor! ¡Se pretende que nos sirva para algo! ¡que nos obedezca! Pensamos: El amor sirve para reproducirse, el amor sirve para obtener seguridad, el amor sirve para cazar una buena pieza y demostrarnos a nosotros mismos que yo lo valgo, el amor sirve de evasión...

... y nos equivocamos, porque el amor no se deja utilizar, el amor no está hecho para servir a nada ni a nadie ... El amor solo está hecho para ser vivido... el amor se hace al amar, cobra vida, se llena de sí mismo... por eso es gratis, absurdo y no tiene límites!

Por eso no es al amor a quien debemos culpar cuando nos sentimos frustrados al ver que no es como nos habíamos imaginado.

El amor, como todo gran don que uno tiene la suerte de disfrutar, requiere de una gran responsabilidad. Porque el amor es nuestra inocencia, es nuestra intimidad, es nuestra vulnerabilidad, es nuestro ser pequeñitos... y ahí tenemos que madurar, adquirir habilidades en el arte de amar, y que esta candidez que hay en nosotros se desarrolle... Ser asertivos, ser honestos, cuestionar nuestros prejuicios, estar informados, protegernos, pedir ayuda cuando lo necesitamos... Pero nunca decir: ¡La culpa de todo la tiene el amor!

Como dijo Ralf König, “si el sida se transmitiera bebiendo café, ni una sola persona bebería más café, incluso los adictos al café se guardarían de beberlo. Pero es que el sida toca precisamente allí donde el deseo del ser humano de entregarse y de fundirse en el otro es más fuerte... el sida toca precisamente allí donde está el apetito sensual, el disfrute del propio cuerpo y el de la pareja, el deseo de cruzar fronteras, de olvidar reglas, -el regalo más grande de la vida: Nuestra sexualidad"

Por esto esta gala es contra la enfermedad, contra el bichito vih, pero también es un homenaje a todas las personas que a través de esta experiencia han hecho de este planeta un mundo más amplio, inclusivo, informado, responsable y amoroso.

21 oct. 2014

Taller sobre Poliamor

Us convido el dissabte 8 de novembre a les 18:00 a realitzar un taller gratuït sobre poliamor, on qüestionarem l'afectivitat normativa i els dogmes de l'amor. Obert a tots els públics.

Aquest es realitzarà al GAG, Casal de Sant Andreu, c. de Sant Adrià, 20. Barcelona.

Un taller es un espai de co-aprenentatge on construïm coneixements i valors a partir de les nostres pròpies experiències.

En aquesta ocasió el nostre objectiu comú serà treballar les barreres ideològiques en l'amor, la capacitat d'auto-crítica del sistema econòmic-afectiu actual, i la viabilitat d'altres opcions no normatives, com ara el poliamor.

A través de l'aprenentatge comunitari ens replantejarem cóm i perquè estimem com ho fem i construirem noves possibilitats.

Aquest taller forma part del itinerari del programa d'intervenció a la codependència i està especialment destinat a les persones que presenten aquesta simptomatologia.

A càrrec de Sergi Ferré Balagué
Més informació: lobemir@gmail.com


Bibliografía recomanada:
ARIELY, Dan (2008): Les Trampes del desig : els impulsos irracionals que influeixen en les nostres decisions quotidianes. Barcelona. Ed. Columna.
FROMM, E. (1947): El miedo a la libertad. Barcelona. Ed. Paidós. Edició 2012.
FROMM, E. (2000): El Arte de amar: una investigación sobre la naturaleza del amor. Barcelona Ed. Paidós
GIDDENS, A. (2001): La Transformación de la intimidad: sexualidad, amor y erotismo en las sociedades modernas. Madrid. Cátedra, cop.
MILLER, A. (1988): El saber proscrito. Barcelona. Tusquets Editores.
THALMANN,Y-A. (2008): Las virtudes del poliamor: La magia de los amores múltiples. Barcelona. Ed. Plataforma. Pots un resum en aquest blog seguint aquest enllaç.

11 oct. 2014

Grups de suport mutu en l'atenció de la codependència a Barcelona

Degut a l'escàs reconeixement social que fins ara ha tingut la codependencia, a diferència d'altres malalties socials com ara l'alcoholisme o la drogoaddicció, i quedant aquesta ressagada en l'àmbit de la solitud personal, creiem oportú a continuació detallar les diverses propostes d'intervenció o grups de recolzament que actualment operen en la ciutat de Barcelona, donant una breu referència sobre cadascuna.

El fet de nombrar cada entitat no s'ha d'entendre com una recomanació explicita cap a una o altra, però sí es pretén fer difusió de les diverses opcions a l'abast de les persones que ho demandin. Per descomptat, cap d'aquests grups no representaria una intervenció plenament eficaç sense el treball que paral·lelament es faci amb una adequada teràpia individual.


Grups d'ajuda mútua.


CoDA - Codependientes anónimos

CoDA segueix un programa de dotze passos molt semblat al d'Alcohòlics Anònims, que tan bon resultat ha donat en moments crítics. El seu plantejament es basa en transferir la impotència davant l'addicció (en aquest cas a una altra persona) a la creença en un Poder Superior, al qual encomanar-se quan la pròpia vida s'ha tornat ingovernable. Un enfocament amb vessant religiosa, que durant molt temps ha suplit la manca de recolzament social en aquest tipus de dependència. Visita aquí la seva web.

El contacte per al grup de Barcelona es aquest arcoiris5858@gmail.com



AL-ANON

Aquest es un grup exclusiu per a persones que han sofert degut al alcoholisme d'una altra, ja sigui familiar o amic. La seva metodologia es la mateixa que apliquen els grups de CoDA. També compten amb un grup exclusiu per a adolescents anomenat ALATEEN.  Visita aquí la seva web.

Disposen d'un telèfon de contacte 93 201 21 24




MUJERES ANÓNIMAS QUE AMAN DEMASIADO

Grup amb un enfocament sexista, exclusiu per a dones biològiques, basat en el best-seller "Las mujeres que aman demasiado" de l'escriptora nord-americana Robin Norwood, llibre que les seves seguidores rellegeixen fil per randa a la manera d'un text bíblic. S'ha de reconèixer la bona tasca de difusió dels símptomes de la codependència que va complir aquesta obra en els anys vuitanta, època en la que encara hi havia un gran desconeixement al respecte i molta incomprensió vers les persones afectades. Visita aquí la seva web.



Projectes d'intervenció individual i comunitària.


GAEDE

Per últim, mencionem el programa al qual pertany aquest blog, que proposa la promoció de l'apoderament de la persona amb símptomes de codependència. S'ofereix un espai de qualitat on compartir amb un grup d'iguals la seva experiència, i amb el suport del mateix, arribar, per consens, a desenvolupar recursos propis per tal de combatre la submissió a la que obliga la necessitat afectiva.

La metodologia inclou l'aprenentatge dialògic, artteràpia, role playings, work process, xerrades d'especialistes, així com tallers sobre autoestima, el procés de dol, gestió emocional, i tots aquells temes que el grup decideixi treballar de manera cooperativa.

Per a més informació, consulta aquesta mateixa web.

22 sept. 2014

La codependencia como enfermedad social


"No soy feliz viviendo con esta persona, pero no creo que pueda vivir sin ella. Por alguna razón soy incapaz de hallar dentro de mí el valor necesario para afrontar la soledad que todo ser humano debe afrontar alguna vez en su vida: ser responsable de cuidar de sí mismo. No creo que pueda cuidar de mí mismo. No estoy seguro de que quiera hacerlo. Necesito a alguien, quien sea, que amortigüe el trauma de mi soledad. No me importa cual sea el precio". M. Beattie.

La codependencia es el grado de sufrimiento que se experimenta ante la propia vida al considerarla inaceptable, y que está en la base de las diversas adicciones (a una sustancia, a un comportamiento compulsivo o a una persona) con las que se intenta combatir el estrés que se genera.

Esta patología originada en la niñez se caracteriza por la negación de los propios sentimientos y necesidades a la vez que se toman responsabilidades por las de otros. Uno se convierte en el "salvador" de la otra persona para asegurarse de que ésta nunca lo abandonará. Pero cuando inevitablemente acontece la ruptura se desarrollan conductas controladoras y la incapacidad para aceptar la realidad y gobernar la propia vida, situación que puede desencadenar ataques de pánico y depresión.

Esta charla se divide en cuatro partes:
  1. ¿Qué es la codependencia?
  2. ¿Cómo se crea?
  3. ¿Cómo se consolida?
  4. ¿Cómo se interviene?

Charla dirigida a todos los públicos.

Martes 30 de septiembre de 2014 - 19:00h
Sala de actos del CC Golferichs (Gran Via de les Corts Catalanes, 491)
A cargo de Sergi Ferré Balagué, miembro de GAEDE
Organizado por la asociación Encara en Acció.
Entrada gratuita.

Bibliografía:
BEATTIE, M. (1987): Libérate de la Codependencia. Málaga. Ed. Sirio.
CASTANYER, O (Ed.): La víctima no es culpable. Barceloba. Ed. Serendipity.
DOWLING, C. (1981): El complejo de Cenicienta. Debolsillo. Barcelona.
ESKENAZI, E. (2005): Seminario Saturno/Kronos y el don de la melancolía. Barcelona.
FROMM, E. (2000): El Arte de amar : una investigación sobre la naturaleza del amor. Barcelona Ed. Paidós
GIDDENS, A. (2001): La Transformación de la intimidad: sexualidad, amor y erotismo en las sociedades modernas. Madrid. Cátedra, cop.
GIEGERICH, W. (2001): The Soul’s Logical Life. Frankfurt am Main. Peter Lang.
HERRERA GÓMEZ, C. (2010): La construcción sociocultural del amor romántico. Madrid. Ed. Fundamentos.
MELLODY, P. (1989): La Codependencia: qué es, de dónde procede, cómo sabotea nuestras vidas. Barcelona. Ed. Paidós.
MELLODY, P. (1997): La adicción al amor. Barcelona. Ed. Obelisco.
MILLER, A. (1988): El saber proscrito. Barcelona. Tusquets Editores.
POWELL, J. (1989): ¿Por qué temo decirte quién soy?. Santander. Ed. Sal Terrae.
RUSSIANOFF, P. (1981): ¿Por qué creo que no soy nada sin un hombre?. Barcelona. Ed. Paidós.
THALMANN,Y-A. (2008): Las virtudes del poliamor: La magia de los amores múltiples. Barcelona. Ed. Plataforma.

Recursos:

4 sept. 2014

Aprender a parar el dolor

Había una vez una mujer que se retiró a una cueva en las montañas con un gurú. Quería, decía ella, aprender todo lo que pudiera  saber. El gurú le dio montones de libros y la dejó sola para que pudiera estudiar. Cada mañana, el gurú regresaba a la cueva a verificar el progreso de la mujer. En su mano llevaba un pesado bastón de madera. Cada mañana le hacía la misma pregunta:
   
- ¿Ya has aprendido todo lo que se puede saber?
Y cada mañana, la respuesta de ella era la misma:
- No, -decía ella- no lo he hecho.      

El gurú entonces le pegaba en la cabeza con su bastón.

Esta escena se repitió durante meses. Un día el gurú entró en la cueva, hizo la misma pregunta, escuchó la misma respuesta y levantó su bastón para pegarle de la misma manera, pero la mujer cogió el bastón del gurú, parando su golpe en el aire.

Aliviada de haber dado fin a los golpes cotidianos, pero temerosa de la represalia, la mujer volvió la vista hacia el gurú.  Para su sorpresa, el gurú sonrío.

- Felicidades - le dijo- te has graduado. Ahora sabes todo lo que necesitas saber.
- ¿Cómo es eso? -preguntó la mujer.
- Has aprendido que nunca aprenderás todo lo que se puede saber -le contestó-, y has aprendido a parar el dolor.

Extracto del libro "Libérate de la codependencia" de Melody Beattie.

1 sept. 2014

La fantasía del rescatador

Un artículo de Sergi Ferré Balagué.


Según explica Pia Mellody (1), las relaciones de adicción romántica suelen seguir un patrón similar y en ellas están implicadas dos partes: el adicto al amor y el adicto a la evitación, o sea el gato y el ratón respectivamente. Estas adicciones devienen de una codependencia que según la autora es una enfermedad de inmadurez causada por un trauma infantil, y por lo tanto, los codependientes son personas inmaduras o infantiles. Este es el enfoque freudiano, muy extendido, que apunta a los niños como la clave para comprender la psique humana. Esto supone que ayudar a los adultos significa en gran medida tratarlos como a niños.

Pero la cuestión es que en los adictos emocionales suele haber una incapacidad para amarse y protegerse a sí mismos, para identificar quién se es, y cómo compartir eso adecuadamente con los demás, para cuidar de sí mismos y afrontar sus propias necesidades (económicas, sociales, etc.), para experimentar y expresar la propia realidad con moderación. De ahí la necesidad del otro, al que por un lado se le diviniza, y como consecuencia, por el otro lado, se le odia, ya que al otorgarle ese gran poder, inconscientemente, uno a queda rezagado al papel de víctima, y eso genera vergüenza y desprotección. Es el dolor interno del fracaso de la relación consigo mismo el que nos lleva a la adicción, que es un uróboros que se vuelve una espiral absorbente que engulle toda nuestra voluntad.

El problema es que aunque aparentemente el tema central aquí sea amor, lo que resulta latente en estos casos es la dificultad para establecer una auténtica intimidad. Entendemos intimidad como la capacidad de compartir nuestra propia realidad y recibir la de los otros sin que ninguna de las dos partes juzgue esa realidad o trata de cambiarla. Como el adicto ya parte de la incapacidad de identificarse y aceptarse a sí mismo le resulta difícil establecer relaciones de igual a igual, y tiende a asignar un valor desmesurado a la persona de la que es adicto, al mismo tiempo que se devalúa él mismo y pone todas sus esperanzas de redención en el otro. Lo que más teme es al abandono, pero de igual forma, aunque tal vez inconscientemente, teme a la intimidad, "evitada por el enredo de la exigencia de no sentirse abandonado".

El adicto al amor otorga a sus relaciones el mismo poder supremo que un alcohólico le otorga a la botella o un adicto a la religión le otorga a su dios. Los manipulan para que den la talla de la imagen mental que ellos mismos se han creado (alguien que les cuide, los ame, etc.) e invariablemente se sienten muy decepcionados pues nadie puede satisfacer estos deseos insaciables. Esto va en crescendo hasta que se rompe la relación solo para descubrir que el adicto es incapaz de vivir sin su pareja. Pero hasta qué punto en vez de relacionarse con las personas que son sus parejas se relación más bien con sus propias convicciones.

P. Mellody, insiste en la importancia de la niñez en los adictos al amor: Cuando los niños no reciben suficiente conexión y alimento emocional por parte de un progenitor, experimentan graves dificultades de autoestima. El mensaje es «No me importas porque no tienes ningún valor», en vez de «Eres importante, me importas, y te quiero». La sensación es como si les faltara el aire, como si les cortaran el suministro de oxigeno y estuvieran muriéndose. Los niños acumulan esto dentro de sí mismos y lo expresan años más tarde cuando una experiencia de abandono las hace explotar, en su búsqueda de la relación romántica que ha de rescatarlos. Da igual que la persona con quien estén tenga sus limitaciones, ellos la investirán de manera fantasiosa de un amor tan incondicional como profundo es su vacío. El propósito de esto es comprensible: sentirse por fin completo y feliz ¿Quién se lo puede reprochar? Pero por desgracia, el efecto es siempre el contrario al deseado.

Aquí llegamos a la fantasía del rescatador. Para reflexionar sobre esta nos remitiremos al cuento de La Bella Durmiente del bosque, en el que la protagonista queda dormida y totalmente desconectada de sí misma y de lo que le rodea, hasta... que la despierta el Príncipe, que le infunde vida. Podríamos pensar que el sueño en que queda atrapada la princesa es el de la niña no deseada que fabula con un futuro en el que se sentirá segura y querida y, hasta que esto no llegue, todo su ámbito y mentalidad infantil quedan congeladas. Por lo tanto, no accede al estado adulto desde el cual se le permitiría empezar a establecer relaciones sanas entre iguales, y en cambio se queda aletargada en imágenes que están basadas en la intensidad, la ilusión y las expectativas irreales. Cuando colocamos en nuestras mentes una imagen agradable (que en este caso es la de un príncipe, pero también podría ser la de una mujer supernutriente), podemos estimular una respuesta emocional hacia ella que conduzca a la liberación de endorfinas en nuestro sistema, las cuales nos alivian el dolor emocional y generan euforia. Esta satisfacción inmediata es la que nos mantiene enganchados. El primer paso es, sin duda, aceptar nuestra impotencia ante esta necesidad y reconocer que esta dependencia puede llegar a un punto en que se nos escape de las manos.

Si el cuento siguiera, veríamos como en la dinámica del amor romántico ella sería una adicta al amor, y él, un adicto a la evitación. El príncipe es un cazador y un conquistador, y la princesa está educada para quedarse en casa y hacer sus labores. A ella le echaron un mal de ojo en la infancia, tiene una autoestima herida y busca una consideración positiva e incondicional en el otro. "La tragedia es que los adictos al amor se sienten habitualmente atraídos hacia los adictos a la evitación, que tratan de evitar el compromiso y la intimidad saludable", y quizás estos centren luego su atención en otras adicciones (sexo, trabajo, alcohol,...).

El poder adictivo, que empezó en busca de alivio, se convierte en un poder superior que no podemos abandonar, aunque reconozcamos que nos hace sentir peor. Mientras cuidamos del otro, esperando como recompensa el amor incondicional, descuidamos cosas que nos harían sentir valederos, y finalmente nos quedamos con un tremendo sentimiento de fracaso en nuestras vidas. Así que hay que poner en duda lo de "vivieron felices y comieron perdices..."


Notas:

1)  Mellody, Pia. La adicción al amor. Cómo cambiar su forma de amar para dejar de sufrir. 1997. Ed. Obelisco

1 ago. 2014

Yves-Alexandre Thalmann: Las virtudes del poliamor

Yves-Alexandre Thalmann, plantea al inicio de su libro "Las virtudes del poliamor. La magia de los amores múltiples", unas preguntas muy interesantes: ¿Por qué tanto odio en el amor? ¿Es diferente el amor que debería unir a una pareja del que se conoce como amor universal? ¿Cómo puede ser el primero sin el segundo? El autor se declara enamorado del amor, y ahí empieza discernir respuestas en base al poliamor.

A continuación, unos apuntes que he extraído y resumido de su cautivadora obra:

El modelo de amor romántico se basa siempre en historias de (únicamente) dos. Los terceros quedan excluidos. La fuerza del amor nos impulsa hacia una sola persona y excluye a todas las demás, en una deliciosa fusión casi autista". De ahí que la regla sea la exclusividad. Pero en la práctica no es así. Nuestra propia orientación sexual traiciona esta realidad: ser heterosexual u homosexual, ¿no es sentirse atraído por las personas de uno u otro sexo? (...) El amor, grande o pequeño, con «a» mayúscula o minúscula, sea el proyecto de una noche o de una vida, no impide que esas atracciones sigan produciéndose. El amor no impide el amor (...) Nos debería llamar la atención que el matrimonio sea un contrato oficial y que los votos de fidelidad para toda la vida deban pronunciarse delante de testigos: la exclusividad amorosa no es ni evidente ni fácil, es una palabra, no tiene nada de natural. En consecuencia, el número dos no tiene un lazo natural sino cultural con el amor.

El autor anuncia la agonía de la monogamia, en toda relación amorosa exclusiva, oficial o no, y la acusa de llevar en su seno gérmenes como la prostitución, el adulterio y la violencia. El adulterio es el reverso de la moneda de la exclusividad amorosa predicada por la sociedad (...) la presión que obliga a los compañeros amorosos a vivir en un mundo cerrado sólo puede exacerbar la violencia latente. Además, la obligación de la monogamia cataliza las frustraciones, impidiendo encontrar fuentes de placer ajenas a la pareja (...) se trata de transformar la idea del amor exclusivo en un amor inclusivo, capaz de englobar a más de dos personas (...) los lazos conyugales y los lazos afectivos externos a la pareja no son incompatibles, pueden ser vividos simultáneamente y dentro del respecto a cada uno.

El poliamor no es:

  • Monogamia serial. El serial lover es el modelo predominante en Occidente. Se trata de personas que aman a numerosas parejas, pero de forma sucesiva, es decir que rompen una relación antes de empezar la siguiente (...) todavía se adhiere al mito del amor romántico exclusivo.

  • Poligamia. Sistema social en el que no todos los individuos tienen los mismos derechos, pues se favorece a un género, mayoritariamente al hombre, en detrimento del otro. La poliginia (un hombre casado con varias mujeres) y la poliandria (una mujer casada con varios hombres) no aparecen juntos en la misma sociedad (...) Los numerosos suplicios infligidos a las mujeres adúlteras (y sólo a ellas) son testimonio de esa dominación [machista]: lapidación (Oriente Medio), inmersión en agua hirviendo (Japón), aplastamiento entre dos piedras (China), amputación de la nariz y las orejas (indios de América del Norte), marcaje con hierros al rojo vivo, etc.

  • Las relaciones extraconyugales, o infidelidades, que se viven frecuentemente con preocupación y engaño. Generalmente producen vergüenza y culpabilidad en el miembro de la pareja que las mantiene, y cólera, tristeza y rencor en el que las sufre.

  • El libertinaje, y su forma estructurada, el intercambio [También señalado por el término swinging], tiene como objetivo ampliar la vida sexual de la pareja pero con la condición de no enamorarse de otros. Se diferencia del poliamoroso pues este último no concibe que su compañero sean de su propiedad.

Al contrario, las formas que puede adoptar [el poliamor] sólo tienen por límite la imaginación, siempre que esté asegurado el respeto al otro (...) Algunos poliamorosos, sin embargo, insisten en la fidelidad hacia sus parejas y lo consideran un valor superior a la libertad. Se habla entonces de polifidelidad. Así, algunos poliamorosos polifieles no pueden catalogarse paradójicamente como pareja abierta porque viven varias relaciones simultáneas, pero como si fueran matrimonios de orientación exclusiva, es decir, prohibiendo las aventuras pasajeras (...) para designar a los compañeros poliamorosos, Françoise Simpère habla de «amigos-amantes» mientras que en Estados Unidos se ha creado el neologismo «sexualover» (...) su especificidad reside en la no exclusividad amorosa.

Dice G. Kretschmann que la verdad es un atributo del amor (...) Los poliamorosos son conscientes de la importancia de conocerse uno mismo y confiar en uno mismo (...) Esta búsqueda de respeto lleva a los poliamorosos a una franqueza en la comunicación que con frecuencia falta a los amantes tradicionales. Más que esconder, falsificar, mentir o engañar, corren el riesgo de la verdad y no temen exprimir lo que están viviendo según su conciencia (...) El respeto al otro también consiste en no decidir en su lugar qué puede entender o no, es confiar en que sepa gestionar sus propias emociones. La verdad y la franqueza son preferible, aunque puedan herir en el momento, que la mentira y la traición, que son mucho más venenosas a largo plazo.

Una parte de misterio es esencial para mantener el deseo: volverse transparente es lo mismo que ser invisible (...) Cada persona se pertenece a sí misma durante todo el tiempo y, en consecuencia, es totalmente libre de actuar como quiera. Para [los poliamorosos], el amor preserva la libertad, no la coarta (...) No podemos olvidar que la sociedad occidental se fundamenta en el derecho a la propiedad: mi casa, mi terreno, mi coche, mi trabajo, mi mujer, mis hijos e incluso... mi amante.

¿Cuantas condenas amargas sobre el modo de vida de los demás están dictadas en realidad por el temor de saberse como ellos o por una envidia no declarada? (...) ¿Estaré a la altura? ¿soy deseable? Al demonio de la comparación le encanta introducirse en el lecho de los poliamorosos. El poliamor no es una solución milagrosa a los problemas de la vida y el amor. De hecho, no es ni siquiera la solución a ningún problema. Se trata de un estado de hecho para ciertas personas que aspiran simplemente a vivir en paz sus ideales, a resguardo de las opiniones negativas de la sociedad.

Si uno ve el amor como una cantidad, es indudable que amar a muchas personas implica una merma de la parte de cada uno. Eso es lo que algunos llaman el argumento de la economía del hambre: la proporción de uno influye sobre la parte del otro y la disminuye. Pero, ¿el amor es asimilable a una cantidad? ¿No es más bien una calidad, una manera de ser, de sentir y de dar? (...) Como dice Visctor Hugo a propósito del amor materno: «cada uno tiene su parte y todos lo tienen por entero». Los testimonios de los poliamorosos demuestran que el amor que viven con sus diferentes parejas repercute sobre las demás. El enriquecimiento que significa el contacto con cada una resulta en beneficio de todas, de la misma manera que la calidad de pensamiento que adquiere un estudiante de diferentes profesores es perceptible en todas las materias: ha ganado en madurez (...) Es más, el compromiso no es una cuestión de número, sino de estado de espíritu (...) Si pudiera elegir, ¿preferiría de verdad pasar todos los momentos posibles con su pareja, con el peligro de aburrirse o enfadarse y para finalmente no apreciarla en su justo valor? ¿O pasar menos tiempo en su compañía pero que cada encuentro sea como una fiesta?

El poliamoroso da una gran importancia a la fidelidad, es decir, a la confianza y a la responsabilidad. Para él es muy importante expresar claramente lo que siente a las personas con las que se compromete (...) el poliamoroso es, muy a menudo, más fiel que el amante monógamo, que no duda en desplegar mentiras y secretos para no inquietar ni herir a su pareja (...) ¿Cómo confiar en una persona que afirma que nos amará siempre, sabiendo que no tenemos poder sobre el amor, ni sobre su aparición, ni sobre su desaparición? (...) «¡Por qué diablos voy a renunciar a mi libertad para agradar a alguien!». En definitiva, la traición a uno mismo mata el amor. Antes de dirigirse hacia los demás, la fidelidad debe aplicarse de forma imperativa sobre uno mismo: ¡la fidelidad bien entendida empieza por uno mismo!

La vida en pareja no es siempre fácil. Por esa razón algunos quieren tener otros compañeros para escapar a las dificultades. En ese caso sería efectivamente una solución fácil. ¡Pero ése no es el proyecto del poliamor! (...) como estoy insatisfecho con mi pareja, ya sea en el campo sexual, de la ternura, de la comunicación, del deseo o cualquier otro, voy a buscar otra cosa. Esos comportamientos no traen consigo ningún regocijo. Como los problemas encontrados no se han resuelto, se tiene todas las posibilidades de reproducirlos con cualquier otra persona. Además, se trata de una falta de respeto hacia esta otra persona, a la que se utiliza únicamente para satisfacer una necesidad más que considerarla como un ser humano en toda su dignidad (...) El poliamor no sirve para dar felicidad a personas infelices, sino para procurar más felicidad a los individuos que ya se sientes cómodos en su piel.

Pedir que todos los favores sexuales y todos los lazos afectivos de una persona estén reservados, para siempre, a otra persona, es el fundamento del egoísmo. Ahí también las bases de la posesividad que lleva a los celos (...) Según S. Chaumier: «El deseo se construye sobre la carencia, pero no es posible basar un amor sobre la carencia porque ¿cómo carecer eternamente de lo que uno tiene?» (...) la insatisfacción no es la razón por la que [los poliamorosos] se abren a nuevos amores, sino la afinidad. Su motivación para establecer relaciones es menos una cuestión de necesidad (suplir una carencia esencial) que de deseo (de aumentar la felicidad). El poliamoroso no le dice a su pareja: «Ya no me llenas, me aburro contigo», sino: «Aunque estoy bien contigo, también tengo el deseo de descubrir nuevos horizontes».

Según Michael Lobrot «El pervertido sí que es exclusivo». El fetichismo es una perversión sexual en la que la excitación está subordinada a la presencia obligatoria de un objeto, el fetiche. en consecuencia, se podría decir que el amante exclusivo es un fetichista de su pareja, porque sólo siente excitación en su presencia (...) Por el contrario, el poliamoroso se atreve a reintroducir la dimensión sensual así como la ternura en las relaciones humanas.

A. Phillips, comenta: «Siempre habrá alguien que me ame más, que me comprenda mejor, que me haga sentir más sexy. Ésa es la mejor justificación que se puede encontrar a la monogamia... y también a la infidelidad» (...) Mientras que el enamorado adopta una lógica sustractiva, el poliamoroso se atiende a una lógica aditiva (...) El riesgo más importante está relacionado con la pasión amorosa. bajo su impulso, el cerebro humano se inunda de hormonas y de procesos bioquímicos que lo llevan a pensar de forma diferente, en espeial en términos de exclusivdad: sólo tiene ojos, oídos y sentimientos para la persona amada y las delicias que le procura su presencia. La pasión amorosa es, en consecuencia, la fase más crítica para el poliamoroso. Por ello, más que sucumbir a sus quimeras -que, como hemos visto, son un mecanismo evolutivo para incrementar las posibilidades de supervivencia de los recién nacidos- será consciente de que ese período, por muy excitante que sea, no puede durar. Con el fin de no lamentar las decisiones basadas en lo efímero, las pondrá en cuarentena y las considerará con una cierta prevención, de la misma manera que una persona sensata no tomará una decisión importante después de haber bebido varias copas de vino (...) Nunca un poliamoroso digno de ese nombre te dirá: «Te dejo porque he encontrado al hombre (o a la mujer) de mi vida» (...) Su máxima no es «hasta que la muerte nos separe», sino «hasta que la vida nos separe» (...) Por eso no es conveniente para los frágiles de corazón.

«En los celos hay más de amor propio que de amor», dijo La Rochefoucauld (...) La pérdida de lo que es nuestro es el motor de los celos [al contrario de la envidia, que se basa en el deseo de algo de lo cual se carece]: no podemos tener celos de lo que nunca hemos tenido (...) Los celos florecen allí donde flaquea la autoestima. Se nutren de la falta de confianza en uno mismo y de la desconsideración personal. El celosos no deja de compararse desfavorablemente con los demás.

Alimentar una relación con contactos, actividades comunes, discusiones, intercambios, repartos, es una condición sine quan non para su supervivencia. Si uno no quiere sólo la supervivencia, sino el crecimiento de la relación, la energía invertida debe ser proporcional (...) En definitiva, el verdadero lujo es la capacidad de escoger conscientemente un modo de vida que nos convenga, más que aceptar el que nos intentan imponer por todas partes.

Según L. Lamy «El único amor desinteresado es el que ni siquiera exigiría la presencia del ser amado» (...) Como detestamos que se restrinja nuestra libertad, buscamos instintivamente este obstáculo. Ese fenómeno lleva el nombre de reactancia psicológica: cuando un obstáculo nos impide obtener cualquier cosa, reaccionamos deseando eso que nos impide el paso. El mejor ejemplo es el juguete que se disputan sistemáticamente dos niños que juegan juntos (...) Esta limitación implica un problema aún más profundo no podemos otorgar libertades a una persona si no detentamos un poder sobre ella, o nos pertenece. Entre individuos iguales, la cuestión ni se plantea. Si recibimos la autorización para hacer algo, es que no somos libres para decidir por nosotros mismos (...) En las parejas monógamas, la posesividad latente puede aparecer de una forma aún más sutil: la sumisión libremente consentida. El amante promete de sí mismo, sin ninguna obligación, incluso sin pedírselo, que restringirá su libertad sexual por amor. Y sobre todo para asegurarse que su pareja haga los mismo. Se trata, pues, de un intercambio de libertades, o más bien de obligaciones; en cualquier caso, un trueque (...) Para los poliamorosos [la libertad sexual], se utilice o no, es la expresión misma del respeto que se testimonian mutuamente.

Los poliamorosos disponen de una mayor libertad para mostrarse tal como son. También se benefician de una fuerza y una confianza en sí mismos acrecentadas, pues tienen conciencia de que son apreciados por lo que realmente son, y no en virtud de una imagen que proyectan al exterior (...) Más que de identidad [de uno mismo], habría que hablar de mosaico identitario [según la expresión de Serge Chaumier] (...) Cada uno de nosotros es diferente, es decir, muestra otra faceta de sí mismo, según las situaciones y las personas. No es que cambiemos una máscara por otras, sino que el contexto propicia que resale un aspecto preciso del conjunto que nos habita.

Así, una interacción sostenida y prolongada con otra persona renueva algunas facetas de nosotros mismos, las activa y las vuelve aparentes. Si lo que descubrimos es placentero, nos sentiremos bien en la relación y desearemos perpetuarla. Esa relación nos proporcionará un sentimiento de seguridad, porque nos devolverá siempre la misma imagen de nosotros mismos, lo que se convertirá con el tiempo en nuestra identidad. La identidad, en el sentido habitual del término, no es nada más que la cristalización de ciertas facetas de nosotros mismos, o la reducción de todas las posibles a algunos rasgos manifiestos.

Las relaciones amorosas son evidentemente las más determinantes, en razón de su misma identidad, para esa tarea de identificación. Somos lo que somos principalmente a causa de la imagen que proyectamos sobre las personas que nos aman, de la interacción que tenemos con ellas. [El amante exclusivo] poco a poco, se convierte en lo que su pareja ve en él. Los psicólogos hablan de un efecto de mimetismo (...) Las relaciones múltiple tienen el poder de resquebrajar las cristalizaciones identitarias y de dejar que emerja todo el abanico de diversidad posible en cada uno (...) el poliamor abre las puertas a una libertad última, la de no seguir siendo uno mismo, es decir, seguir demasiado identificado con la imagen que uno ha hecho de sí mismo.

El Amor con A mayúscula:

  • El Amor es un movimiento expansivo. Se derrama hacia el exterior a la vez que engrandece el interior. Hace que desaparezcan los límites entre el interior y el exterior. El Amor es, en consecuencia, lo contrario al miedo que genera un movimiento de contracción, que encoge, encierra y empobrece. La cesión y la aceptación son su naturaleza, mientras que el miedo se nutre del deseo de controlar.

  • El Amor es por naturaleza globalizador, incluyente más que exclusivo. Se enriquece a medida que crece y que encuentra más seres a los que amar. Tiende hacia la universalidad. Un amor que excluye otros amores, ya no es amor. El amor que excluye el amor, no es Amor.

  • El Amor revela más una cualidad que una cantidad: no disminuye porque se otorgue a muchos, no se puede dividir, ni fraccionar. En tanto que cualidad, se amplifica y se afina en la diversidad. El amor sentido por uno tiene que reflejarse forzosamente sobre los demás. Todos los seres amados ganan con lo que reciben: nadie sale perjudicado.

  • El Amor es único. No existen muchos amores, aunque pueden existir muchos objetos del amor y muchas formas de vivirlo. Siempre es el mismo movimiento, la misma cualidad, o la misma energía, a imagen de la luz: cuando se enciende una segunda bombilla en una habitación no hay dos luces; sencillamente la luz se ha vuelto más intensa. La unicidad del Amor lo vuelve infraccionable y, paradójicamente, impersonal.

A nivel subjetivo, el Amor se traduce frecuentemente como disposición, plenitud, gratitud, alegría y un don incondicional, pues nunca dice "te amo si...", sino "te amor aunque...". Al amar más, los poliamorosos aman mejor, es decir, de manera más desinteresada. En especial, dejan de acusar a los demás de sus propias faltas, porque esas faltas tienen la tendencia a aparecer ante diferentes compañeros.

La primera etapa para superar los celos consiste en ir a encontrarlos, más que en negarlos (...) La única manera de modificar un sentimiento es empezar por reconocerlo y aceptarlo. Eso permite asumirlo y descubrir los elemento que lo integran. Para los celos, se trata de un temor doloroso de ser reemplazado, de ser abandonado, y para los que alimentan un deseo de exclusividad, de ser engañado y desposeído (...) Atreverse a formular sus demandas (...) Una vez revelados dichos pensamientos, hay que analizarlos y evaluarlos en función de su grado de veracidad (...) El celoso desea ante todo unirse al máximo con su pareja, y tener la seguridad de que no va a abandonarlo o a engañarlo, pero consigue todo lo contrario con su tendencia al control, a la vigilancia y a los interrogatorios. El celoso acaba obteniendo lo contrario de lo que desea, y esa toma de conciencia le puede ayudar a cambiar sus comportamientos [sus imágenes mentales] (...) Todos los miedos responden a la misma lógica: disminuyen cuando nos enfrentamos al objeto que produce el temor, pero se amplifican cuando lo evitamos.

8 jul. 2014

La no-identitat: Jo sóc jo

Publicat en la revista RADAR, del IES Miquel Tarradell. Num.2. 2014.

Cerquem en les tribus urbanes, en els grups d'iguals, alguna disfressa identitària amb la que podem vestir-nos: sóc skeiter, sóc hipster, sóc modern, sóc rasta, sóc alternatiu, sóc nacionalista, sóc fashion, sóc del clan de les dones, sóc del clan dels homes... Si ho aconseguim, llavors, Bingo! Ja sabem qui som, i així ens ho expliquem i els ho expliquem als altres. Sempre portarem aquest uniforme i sempre sabrem on hem d'anar i amb qui... Ens sentim uns triomfadors.

Formem part d'un grup exclusiu. És exclusiu perquè exclou als altres alhora que ens acull a nosaltres. Però, a quin preu ens acull? La teva música, la teva manera d'expressar-te, de pensar, de relacionar-te, fins i tot la teva biografia queda condicionada per la definició del teu grup. Ser hippy o ser professora significa que s'espera de tu una serie de coses.

Fins i tot ser alumne vol dir que les persones que s'apropin a tu ho faran d'una determinada manera, perquè ja saben d'entrada com ha de ser un alumne, en coneixen la descripció i això els fa sentir segurs. Llavors, et diuen: "Ah, ets una alumna de tal? Dons llavors, segons el diccionari social, ets així i aixà, i per tant, jo estic per dalt o per sota, i t'he de tractar d'aquesta manera i tu m'hauràs de respondre d'aquesta altra".

Així és fàcil, perquè t'estalvies l'esforç d'haver de descobrir realment qui tens davant teu. Senzillament entretanques els ulls, com els pintors quan volen fer un traç general, i dius: "més o menys, és així". Doncs hi ha persones que sí s'adapten a aquest llit de Procust, on et tallen les cames o el cap per tal de que encaixis en les mides de la definició, però n'hi a d'altres que ni volen ni poden.

Llavors, temes com ara: qui sóc? on he d'anar? què he de fer? com he de ser? amb qui he d'estar?, no són fàcils de resoldre. I quan algú et pregunta retòricament: "Qui ets?", esperant que li donis una resposta igualment de retòrica i li diguis, dons sóc un rasta, o com a molt, un rasta intel·lectual o un rasta esportista. Et trobes que no li pots contestar honestament sense abans fer-te un escàner de com et sents aquí i en aquest moment, així que la teva resposta es torna una altra pregunta.

Això no agrada, perquè ens diuen que hem de ser resolutius. I com no agrada t'ho fan saber, i et sents una fracassada o un fracassat. Has fracassat perquè no encaixes en un lloc, grup, o descripció, on poder-te identificar. I com no se't pot encasellar, no existeixes. A aquests, normalment se'ls posa l'etiqueta de malalts mentals o marginals, que és una etiqueta com un cul de sac, molt profund i fosc, on van a parar totes aquelles i aquells que és neguen a que els etiquetin d'un altra manera.

Jo tant sols conec una sortida a aquesta condemna: Estudiar, estudiar molt. Estudiar matemàtiques, estudiar ciències, estudiar lletres... aprèn-t'ho tot, quan més millor! Tant sols si entens com es configura el món en el que vius podràs oferir-te una alternativa. Has de saber escriure per tal de poder explicar-te a tu mateix, i has de saber dibuixar per tal de poder representar la teva pròpia imatge. Saber escriure vol dir saber de què escrius, per això és important estudiar tant. Saber dibuixar és saber com et sents, per això és important donar-li un espai de respectuosa acceptació als teus sentiments.

Aquí us deixo aquest escrit i aquest dibuix que he fet, i aquest sóc jo, ara i avui. Demà, serà un altre dia.

L'amor romàntic mata

Article en català de Sergi Ferré per al nº 192 de la revista Infogai (CGB).

L'amor romàntic, segons comenta Coral Herrera (2010), és «una construcció simbòlica que coincideix amb els interessos polítics i econòmics de la ideologia hegemònica». Segons l'autora, «aquestes emocions s'ensenyen a través dels relats», entenent per relats les manifestacions socials i productes culturals que a través del seu discurs difonen el poder simbòlic. Per exemple, en la pel·lícula on la parella protagonista (heterosexual i d'un bon nivell adquisitiu) triomfa gràcies al seu amor (monogàmic i exclusivista) que els salva de l’infern que són els demés, dotant a les seves vides d'un aparent significat, hi ha un credo al darrera. Heu reconegut aquest argument? Es possible, ja que en veiem mostres en la gran majoria dels productes culturals massius (música pop, premsa rosa, ficcions postmodernes,...). Evidentment, quan els protagonistes opten per l'autonomia i l'argument no culmina en l'ideal de fusió romàntica el desenllaç es presenta com un final trist. Això es perquè aquests relats tenen la missió de transmetre una determinada ideologia, que presenta la parella romàntica com a una conquesta a assolir, i a la parella obtinguda, com un trofeu a mostrar amb orgull (és que no vam aprendre res de La boda de Muriel (1994)?).

El perill es quan es dóna la reïficació. Seguint la definició de Coral Herrera, aquest és el procés pel qual un mite, que es una construcció cultural, es fa passar per una certesa natural i eterna. D'aquí que pensem que l'amor romàntic és “lo normal”. Però no, no és “lo normal”, ni tant sols el més sa. De fet, és una pràctica bastant perillosa. En una campanya de les Feministes Indignades s'adverteix que «l'amor romàntic mata, perjudica greument la teva autonomia i es molt additiu». Les situacions que se'n deriven son catastròfiques. L'antropòloga Helen Fisher (2004) afirma que «el rebuig de la persona estimada enfonsa a l'amant no correspost en un dels sofriments emocionals més profunds i trasbalsadors que pot suportar un ésser humà». De fet, l'amor romàntic està en la base de greus patologies, com ara la codependència.

Qui són els que amb més facilitat cauen en històries de princeses rosa i prínceps blaus? Qui creu amb les fades del bosc i el Pare Noel? Les nenes i els nens, és clar. Segons Pia Mellody (2009), quan la xiqueta o el xiquet que vam ser no va veure satisfetes les seves necessitats de nutrició a certs nivells, ni se li va reconèixer el dret a sentir-se valuosa, vulnerable, imperfecta, immadura i depenent, aquestes característiques, que són naturals de la nena i el nen, es tornen en trets disfuncionals en la persona adulta. Això, ancora a aquestes dones i homes en una immaduresa intolerant que els condiciona al blanc o negre de l'amor romàntic: O tinc al príncep blau o sóc un desgraciat. Es un constant anar del cel a l'infern.

Les gradacions grises que hi han entre aquests extrems sí les trobem en el poliamor, que no és un amor exclusiu (tant sols dirigit a una sola persona), sinó que és inclusiu, i on totes les seves parts el gaudeixen sense perjudicis uns dels altres. Yves-Alexander Thalmann (2008), afirma: «Mentre que l'amor romàntic adopta una lògica subtractiva, el poliamorós s'atén a una lògica additiva. L'Amor que es revela com a una qualitat no disminueix perquè s'atorga a molts. A més, l'amor sentit per un ha de reflectir-se forçosament sobre els altres. Tots els éssers estimats guanyen amb el que reben: ningú surt perjudicat. De la mateixa manera que la qualitat de pensament que adquireix un estudiant dels diferents professors és perceptible en totes les matèries: ha guanyat en maduresa».

Malauradament, en la meva formació com a integrador social, m'he adonat que les relacions no normatives, o sigui, les que no serveixen als esquemes de producció, senzillament no existeixen a nivell jurídic, que tant sols contempla l'opció alternativa d'una parella de fet (*), però no d'una triada o grup de persones que s'estimen, hi hagi o no romanticisme pel mig. Son les mateixes institucions capitalistes i patriarcals, i la publicitat que promou el sistema consumista, les que ens ensenya què hem d'estimar i què hem de desitjar per a que el poder hegemònic perduri. Es confirma així el lema del feminisme de que allò personal és polític.

(*) Actualment, aquest registre tant sols segueix obert a Santa Coloma de Gramenet, Sant Adrià de Besòs i Cerdanyola del Vallès.


Bibliografía:
HERRERA GÓMEZ, C. (2010): La construcción sociocultural del amor romántico. Madrid. Ed. Fundamentos.
THALMANN,Y-A. (2008): Las virtudes del poliamor: La mágia de los amores múltiples. Barcelona. Ed. Plataforma.
MELLODY, P. (2009): La Codependencia: qué es, de dónde procede, cómo sabotea nuestras vidas. Barcelona. Ed. Paidós.

Recursos:

A la cresta de l'onada

Publicat en la web de l'AJEC (Associació de joves estudiants de Catalunya)

Diu el refrany que tant déu com el dimoni s'amaguen en els detalls. Aquesta hauria de ser la premissa quan volem enraonar sobre el sistema: No parlar de grans ideals, que són com una muntanya russa de pujada i baixada però aquí no ha passat res, sinó observar les trivialitats que conformen l'experiència real i veure la manera en que reflecteixen el pensament hegemònic.

Per tant, entrem en allò circumstancial: Sóc un estudiant d’Integració social. L’altre dia, en l’última classe, la professora va decidir ficar-nos una pel·lícula bastant coneguda: “L'Onada” (Dennis Gansel, 2008), que parla del risc de caure en una dictadura. Pel objectiu de conscienciar que té la cinta, dedueixo que allò que aquesta bona dona ens volia transmetre era lo nociu de prendre’s un sistema, sigui quin sigui (comunisme o totalitarisme, tant és) al peu de la lletra, sense qüestionar-lo, aplicant les seves lleis indiscriminadament i evitant un pensament crític que potser ens faria sentir insegurs, disgregats de la eufòrica massa, sols.En aquest sentit apunten les paraules del psicòleg i sociòleg francès Gustave Le Bon, el qual afirmava que ‘’la massa és sempre intel·lectualment inferior a l'home aïllat”, ja que en aquesta “tot depèn de la manera en què sigui suggestionada".

És una bona pel·lícula que jo sempre recomano, però la tenia molt present i per tant no em feia falta veure-la fins al final. Preferia marxar i fer altres coses, com per exemple escriure aquestes línies. Al dir-li a la professora, la seva resposta va ser una cara opaca i seriosa, sense cap expressió, i en el moment en que vaig sortir per la porta, al girar el cap, vaig veure com treia la seva llibreta per ficar-me falta d’assistència (encara que no faltaven ni 30 minuts per acabar la classe-projecció).

Aquest petit detall em va fer caure de quatre potes en la realitat: El tema del film no estava dins de la pantalla, sinó fora, en la realitat de les nostres aules, on es restringeix la llibertat dels alumnes per modelar-los com a una unitat. L'idea implícita és: si decideixo que s’ha de veure aquesta peli, ho has de fer encara que no acompleixi la seva finalitat, i els que mostrin discrepància seran sancionats (pèrdua de l’avaluació continua i la possibilitat d’obtenir nota). Vaig pensar que per esquivar aquest règim tant implacable, havia tingut la desaprofitada possibilitat, emparat per la foscor i que la mestra estava distreta, de sortir de la classe sense ser vist, com un lladre. Crec que al cap i a la fi això és el que s’esperava de mi, que jugués a lladres i policies ("fes el que tinguis que fer, però que jo no et pilli")

Com ja mostra la pel·lícula, aplicant el mètode sense tenir en compte la finalitat correm els risc de caure en la injustícia. Per exemple, estic segur que aquesta mateixa professora quan puja al tren i se n’adona que s’ha oblidat de validar el bitllet, espera que el revisor no és prengui la normativa estrictament i entengui les seves raons, i que no la sancioni; o que el policia que ha trobat el seu cotxe en una zona per a minusvàlids entengui que era tant sols per un moment, i que no la multi tal com demana la normativa. Pensarà el mateix que vaig pensar jo al sortir de la seva classe: sóc una persona, que té un enteniment i un criteri, que tem certes coses i altres em fan riure o patir, com fan tots, com fa el revisor, com fa el policia.... som persones i parlant la gent s'entén. Perquè, quina possibilitat hi ha d’una autèntica democràcia si, amb tot lo imperfectes que som, no ens trobem els uns en els altres? Però possiblement al carrer és trobarà amb el mateix sistema que contribueix a propagar en les aules: agents freturosos de criteri, sense empatia ni escolta, que fan el que han de fer, moguts per l’onada.

És aquesta idea d'un consens obligatori sota l'amenaça del caos la que dona impunitat als polítics i l'administració, privilegiant els criteris d'uns per sobre dels altres, i no precisament per raons d'implicació, saviesa o responsabilitat. Ell són els que atorguen títols i prerrogatives, i nosaltres tenim tanta por de disgregar-nos que alimentem la mateixa fantasia que ens fa esclaus. No es tracta de refugiar-nos en els ideals perquè la realitat és la que és, però sí podem agafar aquesta per les banyes i preguntar-nos: Com pot ser que ho permetem? Crec que és perquè ens sentim tant sols i petits que preferim una entelèquia terrible, però comuna, que no un no res identitari. Com ja vaticinava Nietzsche, el nihilisme és la pitjor càrrega dels nostre temps. I estomacar amb ella es fa dur, molt dur.

22 ene. 2014

Terminología utilizada en GAEDE

Términos en orden alfabético.

Agenciamiento: Es el proceso de ser alguien en el mundo, con un criterio propio que no dependa del exterior, con la capacidad de movilizarse por sí mismo en la consecución de sus propias metas, más allá de las estructuras condicionantes, tanto internas como externas.

Aprendizaje dialógico: Desde esta perspectiva del aprendizaje, basada en un concepción comunicativa, se entiende que las personas aprendemos a partir de las interacciones con otras personas. En el momento en que nos comunicamos, y entablamos un diálogo con otras personas, damos significado a nuestra realidad. Así que construimos el conocimiento primeramente desde un plano intersubjetivo, es decir, desde lo social; y progresivamente lo interiorizamos como un conocimiento propio (intrasubjetivo). Basado en una relación de igualdad y no de poder, lo que significa que todos y todas tenemos conocimiento que aportar, reconociendo así, la inteligencia cultural en todas las personas. (Fuente: Comunidades de aprendizaje

Empoderamiento: Proceso por el cual las personas fortalecen sus capacidades, confianza, visión y protagonismo como grupo social para impulsar cambios positivos de las situaciones que viven. (Fuente: Hegoa)

Focusing: Proceso y técnica del enfoque corporal. A través de una meditación, se localizan las emociones en las partes del cuerpo que las albergan convirtiéndolas en "sensaciones sentidas", a las cuales se les formula la pregunta sobre su razón de ser.

Resiliencia: La capacidad de los seres vivos sujetos para sobreponerse a períodos de dolor emocional y situaciones adversas. Cuando un sujeto o grupo es capaz de hacerlo, se dice que tiene una resiliencia adecuada, y puede sobreponerse a contratiempos o incluso resultar fortalecido por éstos. El concepto de resiliencia se corresponde aproximadamente con el término «entereza» (fortaleza, constancia y firmeza de ánimo). (Fuente: Wikipedia)

Role playing: Técnica a través de la cuál se simula una situación que se presenta en la vida real. En la interpretación de roles, los participantes adoptan e interpretan el papel o rol de un personaje, parte o grupo que pueden tener personalidades, motivaciones y trasfondos diferentes de los suyos. La interpretación de roles es similar al drama improvisado o teatro delimitado por unas reglas externas en el cual los participantes son los actores, que interpretan los roles de una forma libre dentro de supuestos y entornos constreñidos inicialmente, y también son la audiencia. (Fuente: Wikipedia)

Teatro del oprimido: Teatro de las oprimidas que desarrolla una lucha contra las estructuras opresoras. En GAEDE trabajamos con la técnica del Arco Iris del Deseo, en el que la persona va descubriendo, a modo de las capas de una cebolla, las motivaciones escondidas en su estructura de deseo. Leer más.