16 ene. 2017

Retrato del perverso narcisista, un ser trastornado y tóxico

Un artículo de Gerard Dufour para GAEDE.

La Biblioteca Francesca Bonnemaison de Barcelona acogió el 12 de enero de 2017 la presentación del libro Los Perversos Narcisistas (Arpa Editores), del psicoanalista francés Jean-Charles Bouchoux. Esta obra se vendió a más de 200.000 ejemplares en Francia, un éxito que traduce el interés del público por un trastorno que parece extenderse. Según Jean-Charles Bouchoux, no hay más perversos narcisistas “puros” hoy en día, pero sí un número creciente de personas que adoptan conductas perversas narcisistas porque ya no saben como lidiar con el estrés y la ansiedad.

El autor recalca que en determinadas circunstancias, todos podemos ser injustos con las personas que nos rodean, pero subraya que el perverso narcisista lo es constantemente porque vive en un mundo paralelo en el que siempre lleva la razón. Cuenta la historia de una mujer que se sube al coche de su marido perverso narcisista, en el asiento del copiloto. Éste arranca el vehículo y embiste sin querer el coche de su mujer que estaba aparcado justo delante. Acto seguido le cae a la mujer una bronca por haber aparcado en el sitio equivocado… El perverso narcisista es incapaz de reconocer su culpa.

Se ha convencido de que es perfecto, una actitud inconsciente que esconde un grave conflicto interior que no quiere ver. Huye de la aceptación del sufrimiento que padece machacando con comportamientos perversos su entorno: pareja, compañeros de trabajo, hijos... Jean-Charles Bouchoux da como ejemplo el jefe que encarga a un empleado una tarea imposible de realizar. Los fracasos de los demás vienen apuntalar su estatus imaginario de persona perfecta, pero no actúa de forma descarada. Toda su energía va dirigida a demostrar que es respetable y digno de confianza. De hecho, muchos perversos narcisistas pueden alardear de una carrera profesional exitosa. En el ámbito privado, llegan por ejemplo a ganarse el cariño de su familia política mientras transforman en infierno la vida de su pareja, humillándola permanentemente en la intimidad. Son manipuladores natos.

El autor explica que el perverso narcisista no suele recurrir a la violencia física, por miedo a echar por tierra la fachada de respetabilidad que ha levantado. Sus armas son las palabras. Es un maestro de la tortura psicológica. Con esta conducta, evita todo cuestionamiento de su propia persona focalizando su atención en su víctima. De algún modo, “externaliza” su conflicto haciendo pagar el pato a su pareja por ejemplo. Arrastra un miedo terrible a partirse en dos y a volverse loco, algo similar a un esquizofrénico. Sus relaciones afectivas empiezan a menudo por una fase muy seductora que deja vislumbrar una relación de tipo fusional – la fusión que anhela para resolver su conflicto interior – pero rápidamente empiezan las vejaciones. El perverso narcisista carece de empatía y no quiere enmendarse porque vive en una realidad a su medida, muy confortable. Nunca ha llegado a aceptar la alteridad, el otro es un objeto, no es un sujeto, igual que dentro de su propia cabeza, el perverso es objeto y no sujeto. Esta tensión es la fuente de su sufrimiento.

Refirieńdose a las víctimas del perverso narcisista, el autor hace un símil con las personas que ingresan en sectas: viven un proceso de degradación de su autoestima y sólo encuentran consuelo en sus verdugos que les acaban controlando por completo… En muchos casos, suelen defender al perverso narcisista que les machaca con frases tan típicas como “el pobre, sufre mucho, ha tenido una infancia complicada.”

Jean-Charles Bouchoux cita a Budá para animar las víctimas a alejarse: "Protegerse a si mismo es proteger a los demás." Dejar a un perverso narcisista es hacerle un favor, obligarle a enfrentarse a si mismo y a sus defectos. Es la única manera de enseñar a los maltratadores que este sistema no funciona. Llegado a este punto, el perverso narcisista suele pedir perdón y prometer cambios, porque no quiere perder a su presa, pero en seguida vuelve a las andadas. El único camino para él es aprender a dejar de idealizarse y encontrar lo que no quiere ver, un proceso que empieza habitualmente por una depresión. El autor subraya sin embargo que el perverso “puro” tenderá más bien a buscarse otra víctima. Desafortunadamente, concluye el autor, resulta más fácil dejar a una persona que te ha amado de verdad y ha dejado de hacerlo que a una persona que te maltrata. Las victimas son capaces de esperar durante años la redención del perverso... y la suya propia. Son las dos caras de la misma moneda. El perverso vive en la negación de su conflicto, la víctima o neurótico vive atrapado en su conflicto. Las victimas se parecen a esos niños que prefieren ser maltratados antes que obviados...

7 comentarios:

  1. ASI ES ,EN ESTOS MOMENTOS Y DESPUES DE 11 AÑOS DE VIVIR CON UNO, ES SOLO A PARTIR DE DICIEMBRE DE ESTE AÑO QUE ME DOY CUENTA DE QUIEN ES EL,Y ES TERRIBLE, DE VERDAD SE LOS DIGO , ME DESTROZO POR DENTRO, AHORA VOY A VOLVER A COMENZAR, EL ENCONTRO A OTRA VICTIMA, ESPERO QUE POR ESO YA ME DEJE EN PAZ A MI, LO SIENTO POR ELLA ,NO SE DARA CUENTA A TEMPO COMO ME PASO A MI.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ME HA PASADO LO MISMO. QUE PIRE DE MI VIDA YA...NO ME MERECIA.

      Eliminar
  2. SON UNOS ENFERMOS MENTALES, LO SABEN, PERO NO HAY QUE FIARSE DE ELLOS, SON MENTIROSOS,MANIPULADORES Y COMO BUSCAN RECONOCIMIENTO EN LOS DEMAS TE USARAN HASTA QUE LOS CONSIGAN..Y TE QUITARA DE ENMEDIO, TE ATACARA, MACHACARA COMO SI FUERA UN COMBATE, TE HARA CULPABLE, TE DIRA QUE TE ARREPIENTAS (NO SABES BIEN DE QUE DEBES ARREPENTIRTE....) Y SE IRA...QUERRA QUE SEAS SU AMIGA/O..PUE SHAY QUE DECIRLES No!!!!! basta !!! respeto a mi dignidad como ser humano!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus comentarios.

      Entiendo el momento que estás pasando por la rabia que se destila de tu mensaje, al darte cuenta del juego en el que estabas atrapada. Si esta indignación te ayuda a alejarte definitivamente de él, vas a tener una gran oportunidad en tu vida. Aprovéchala. El sufrimiento de estar en una relación narcisista es terrible y tú nos regalas un testimonio muy valioso.

      Ahora bien, estoy en total desacuerdo con el uso que haces de la expresión "ENFERMOS MENTALES" para referirte a personas con un trastorno narcisista. No porque no tengan un serio problema con su configuración psicoafectiva que además provoca mucho dolor a los demás, sino porque esta expresión (enfermos mentales) tiene una connotación difamatoria y estigmatizadora para las personas. En el contexto en que la escribes, se puede entender como la expresión del doloroso pero necesario momento de liberación que estás pasando. Pero cuando abogamos por la dignidad de las personas, no puede ser por unas sí (las “victimas”) y por otras no (las “agresoras”), porque precisamente entonces estaríamos reproduciendo el mismo patrón narcisista que queremos denunciar, para el cual hay personas más integras que otras, o que valen más o son más merecedoras. Posiblemente sabrás de lo que estoy hablando, y de ahí tu dolor, entonces no continuemos en este juego.

      También afirmas que “LO SABEN”, y en realidad las personas con un trastorno narcisista “lo saben” tanto como las personas con dependencia emocional: Lo saben, pero piensan que pueden controlarlo. Esto es lo que vuelve tan terribles estas dinámicas, porque permite que la infelicidad se reproduzca y se cronifique. Es necesario que todas las personas involucradas en estas relaciones acudan a un servicio de atención especializado como el nuestro, donde encontraran el espacio y los recursos adecuados para entender su experiencia y que no se vuelva a repetir.

      Si necesitas contactarnos para que te asesoremos o deseas recibir apoyo, lo cual seria muy comprensible, puedes escribirnos a gaede@gaede.cat

      Un abrazo

      Sergi

      Eliminar
  3. Buenos días, yo no sé realmente si he estado con una persona que la pueda llamar narcisista. Todo ha ocurrido por chat. Nunca nos hemos llegado a ver en persona porque estamos en paises diferentes.Esta persona la conocí hace muchos años y me buscó por facebook. Contactamos y al principio era encantador, atento, respondia a mis mensajes.
    Me dí cuenta desde el principio que esta persona tenía muchos cambios de humor y yo se lo achacaba a su pasado con las drogas. Al cabo de un tiempo, ya no se mostraba igual, le hablaba po whasssap y no contestaba, perdió un poco el interes. Yo empezaba a hacerle regalos para atraerlo y volvía pero al cabo de un tiempo volvía a lo mismo.
    Lo he pasado realmente mal.
    Me decía que no quería novia, que conmigo tenía todo lo que él queria.Un dia fué a una fiesta y conoció a una chica, y le tuve que suplicar que me dijera lo que le pasaba porque en esos dias, me ignoró, humilló e insultó.
    Me dijo que había conocido a una chica y que no podíamos hablar más. Esta chica pertenece a una clase social alta y reúne todas la s cualidades que él buscaba.Él me decía que quería mujeres con dinero e inteligentes. Yo no me considero torpe, tengo un buen trabajo, pero no soy millonaria. Mi pregunta es si estás personas al encontrar lo que están buscando y lo encuentran cambian. Muchas gracias por su atención.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu testimonio.

      Sobre la cuestión que planteas, te devolvería la pregunta de si el amor tiene algo que ver con ser millonaria o con pertenecer a una clase social.

      Por otro lado, no entiendo a qué te refieres sobre si "al encontrar lo que están buscando y lo encuentran, cambian". De todas maneras, mucho cuidado con esperar, por la razón que sea, que una persona narcisista cambie. Pero sí es muy efectivo y recomendable que tú hagas algo para cambiar tu visión sobre esta relación. Te recuerdo tus propias palabras: "Lo he pasado realmente mal".

      Te recomiendo que consultes nuestra web para ver en qué te podemos ayudar al respecto, o que nos escribas para que te podamos aconsejar a gaede@gaede.cat

      Un abrazo

      Sergi

      Eliminar
  4. He estado en una relacion con una chica narcisita dos años, siempre hemos tenido muchos problemas y he recibido chantajes emocionales, nunca era suficiciente el amor y el cariño que le daba, siempre lo cuestionaba...incluso llego a mentir una prueba de ambarazo. Cambios de actitud y de decisiones repentinas, nunca me pedia perdon a cualquier disputa que provocaba , provocaba situaciones de la nada o del confort de la relacion , extremadamente celosa y posesiva, y siempre necesitaba el reconocimiento constante de sus trabajo , belleza, aficiones, o una siemple tarea domestica, dejo sus trabajos por dedicarse a cosas que no le garantizaban estabilidad economica como ser youtuber en canales de belleza, llena de deudas y me reprochaba que no queria vivir juntos desde los primeros dos meses, no supe ponerle nombre a su problema. Cuando dejamos la relacion, que me costo mucho trabajo comprender porque actuaba asi, y sientiendome tan mal que asumia toda la culpa, me decido a investigar sobre trastornos de la personalidad narcisita, carencia afectiva infantil, eneatipos, etc, saco la conclusion que es una Narcisita...Me ofrezco a ayudarla, enviandole un mail, sin decirle que he sufrido las consecuencias de una narcisita, explicandole todo sus acciones , conflictos, manipulaciones , ella me amenaza con denunciarme por acoso ....Una reseña, a la semana de dejar la relacion ya empezo con otra persona y que tienen aficiones en comun a igual que yo.

    ResponderEliminar