8 nov. 2019

Resistencias a la terapia: Miedo al miedo

Un artículo de Sergi Ferré para GAEDE, sobre las defensas del ego ante el proceso terapéutico.

En el transcurso de una terapia psicológica o grupo de trabajo, pero sobretodo justo en el momento de empezar, es muy posible que aparezcan resistencias inconscientes ante el proceso que se propone. A continuación, reflexionamos sobre ello.

Primero, está el miedo a que el formar parte de un grupo de iguales o dejarme acompañar por un psicólogo, me hará perder la individualidad o el control sobre mi vida. La libertad de cada uno no se mide por el hecho de no tener compromisos, sino precisamente por su capacidad para comprometerse. Quien no tiene compromisos no es más libre, sencillamente no se está comprometiendo. Aceptar un compromiso supone de entrada que tengamos la libertad para hacerlo. La pregunta es ¿puedo comprometerme? ¿Lo estoy haciendo en verdad?

Comprometerse no tiene nada que ver con controlar. En el compromiso hay una entrega, una apertura a aquello con lo que nos comprometemos, entendiendo el comprometerse como una pérdida de libertad, precisamente porque se tiene libertad para entregar. Si no hay libertad, no hay compromiso. En cambio, en el control hay miedo al cambio, miedo al miedo, o mejor dicho, miedo a pertenecer a algo mayor fuera de mi control. El deseo es que todo cambie sin que tenga que cambiar yo en el ejercicio de mi control. Aun así, curiosamente solemos asociar el "yo controlo" con el "yo soy libre". Pero, ¿hay libertad ahí?




Según Dolores Mosquera, en las sesiones terapéuticas vemos como el incumplimiento de las citas, el transgredir límites, el traspasar responsabilidades que corresponden a una misma, el omitir, ocultar o cambiar información, así como el intentar agradar, son interferencias frecuentes en el proceso de la terapia. La falta de confianza, el miedo a no dar la talla, o a que se le conozca realmente como es, suelen ser las causas. Por eso es importante mantener la comunicación en cada momento, porque no hay nada que sea poco importante y todo se puede hablar.

Las defensas surge de modo inconsciente, y aunque una actitud defensiva no deja de procurarnos nuestro propio bienestar, puede interferir al mismo tiempo en nuestro desarrollo y calidad de vida. El hecho de posponer, la negación, la evitación, la atención selectiva (quedarnos solo la parte que nos conviene de la situación), el pensamiento dicotómico (o confío mucho o no me fio nada,...), la identificación proyectiva (te acuso de pensar justo lo que yo pienso y no reconozco como mío), el pensamiento mágico (las cosas cambiarán solo con que yo me lo proponga,...), así como los cambios de humor selectivos (me pongo contenta o no según me interese reafirmar una actitud,...), son algunas de las defensas más habituales a la hora de empezar y dar seguimiento a una terapia.


GAEDE ofrece terapia especializada en dependencia emocional, adicciones, y desarrollo personal. Para lo cual proponemos sesiones individuales, así como un grupo de agenciamiento afectivo en el cual trabajar los vínculos que establecemos, no solamente con otras personas, sino también con la vida y con nosotras mismas. Si sigues los enlaces habilitados te llevarán a ampliar la información en cada caso. Acompáñanos en facebook.

Atención presencial en Barcelona y en Amposta para les Terres de l'Ebre (Tortosa, Deltebre, San Carles de la Ràpita, Alcanar, Ametlla de Mar), y también online (vía Skype). Escríbenos a gaede@gaede.cat

No hay comentarios:

Publicar un comentario