31 jul. 2019

Socorro: Soy adicta y necesito contención

"Necesito ayuda, me siento sola. No puedo soportar más el dolor de ser quien soy. Cada vez me siento peor y no puedo detener la angustia. Estoy tan decepcionada de mí misma que quisiera morirme. He intentado entrar en razón de mil maneras, pero nada me sirve. Sigo enganchada a mi adicción".

Posiblemente, llegado a este punto has invocado todo lo sagrado en ti y sientes que lo has traicionado. Te sientes arrastrado por la angustia y no encuentras donde agarrarte. A continuación te doy unas sencillas indicaciones.


1. Identifica cual es los objetos de tu adicción.

¿Con qué te anestesias? ¿Con qué huyes o miras de controlar la realidad? Escríbelo en una hoja. Si es más de una cosa, haz una lista detallada. Si sobre la marcha se te ocurre alguna otra cosa, puedes añadirlo. Durante el tiempo en que vas a hacer el trabajo que te propongo, no puedes hacer ninguna de estas cosas.


2. No hagas nada para detenerlo, solo acógelo.

Esto que has escrito no son pegas que ahora debas controlar por arte de magia por medio de tu voluntad, sino aspectos que te abren a la conciencia de que solo con tu voluntad no basta.

No hay nada malo en ti, así que estate tranquila. Ni lo estás haciendo mal, ni lo estás haciendo bien. No es el momento de juzgarte, ni ahora ni después, ni tampoco de sentirte bien o mal, eso ahora mismo da igual.

El malestar está ahí, pero el problema no es el malestar, sino la idea de que deberías controlarlo. En este momento el malestar eres tú. Si niegas el malestar, te niegas a ti misma, y si te niegas a ti misma no puedes respirar, ni existir, y eso hace que el malestar vaya in crescendo, porque no tiene espacio para expresarse adecuadamente.

El objetivo ahora mismo es abrazar tu malestar para que pueda autoregularse.


3. No te hagas promesas que no puedes cumplir.

Quizás sientas que has hecho algo imperdonable o intolerable, y te sientes tan defraudada contigo misma que solo la promesa de que vas a compensarlo en la misma medida te parece soportable. Abandona esa idea, porque es absolutamente imposible.

No hay nada que pueda reparar tu falta, porque tu falta también eres tú, y no hay nada que pueda desagraviarte de ser tú misma, porque aunque puedas hacer cosas inadecuadas, no eres una persona inadecuada. Eres la persona que eres.

Entonces, el objetivo ahora no es cambiar con un chasquido de dedos y convertirte en quien no eres.


4. Prioriza aquí y ahora tu recuperación.

Lo que puedes hacer es comprometerte en tu recuperación, aquí y ahora. Da igual que antes no lo hayas hecho, da igual que después no lo vayas a hacer. Solo importa que en este momento sí lo hagas. Es todo lo que necesitas.

Necesitas espacio y tiempo, así que toma medidas para conseguirlo o simplemente no podrás detener la avalancha. Como se suele decir, no le podemos pedir peras al olmo. Si estás leyendo esto, es que este lugar de recuperación se está despertando en tu corazón. No dejes de leer y seguir los sencillos pasos que te indico.


5. Entra en el espacio de sanación.

Si tienes wifi, prueba por ejemplo con escuchar de fondo este vídeo de música relajante. Nada que hagas obrará por sí mismo el milagro a tu recuperación, ninguno de estos pasos lo hará, pero si creará el contexto para que esto ocurra.

Hay una diferencia entre ser una mala persona y ser una persona que está mala. Tú estás mala, y necesitas reconocerlo para poder sanar. Se trata de compasión hacia ti misma, pues quien hace todo lo que puede, no está obligada a más.

Por lo tanto, necesitas un contexto de sanación: ponte música, sal a pasear, siéntate en un parque, ve a la playa, haz meditación, etc. Lo que consideres que sea lo más generoso que puedas hacer para contigo misma en este momento.


6. Comparte cómo te sientes en los comentarios de este artículo.

Escribe sobre cómo te sientes ahora mismo, si quieres puedes hacerlo sin identificarte de manera anónima, y compártelo en este espacio donde sabes que te vamos a entender perfectamente y no serás juzgada.

Permítete redactar unas palabras, de la manera más cuidada y honesta que puedas, y descubrirás que compartirlo te va a quitar un gran peso. Hay un dicho que dice "las penas con pan, son menos", pues aquí te decimos "las penas entre amigas, son menos", Si es que aunque sea solo por hoy, nos aceptas como tus iguales, tus penas te van a resultar mucho más llevaderas al descubrir que no estás sola.


7. Vuelve a casa.

Volver a casa significa convertirte en la persona adulta que tu niña interior o tu centro de vulnerabilidad, como quieras llamarle, necesita para sentirse reconocida, aceptada y amada incondicionalmente. No te asustes, todo llegará en la manera y la medida en que a ti te resulte sostenible. La intención es aprender a amarte, no a cambiarte.

A continuación te informo de nuestro servicio, pero no tienes porqué hacerlo con nosotras. Ahora bien, hazlo con alguien. Nuestra experiencia nos muestra que solas no podemos, porque una no puede cambiar un problema con la misma mentalidad que la creó, y si esta mentalidad está en nosotras, necesitamos confiar en alguien más que no seamos nosotras mismas, o no saldremos de ahí.

El programa que hemos diseñado surge de la necesidad de acoger casos en que las relaciones afectivas comportan un sufrimiento inusual. Para lo cual proponemos sesiones individuales presenciales o online, así como un grupo terapéutico en el cual atender los vínculos que establecemos, no solamente con otras personas, sino también con la vida y con nosotras mismas. Puedes contactar escribiendo a gaede@gaede.cat


Próxima convocatoria 

Presentación del Grupo de Agenciamiento Afectivo 2019 - 2020 
(8ª convocatoria)

Lugar: Taller 14 (1ª planta) del Ateneu L'Harmonia – C/ Sant Adrià, 20. Barcelona. 
Día y hora: 13/09/2019 de 17:30 a 19:00
Programa: Consulta este enlace
Contribución: Entrada libre
A cargo de: Sergi Ferré Balagué


Se requiere solicitar participación escribiendo a gaede@gaede.cat

Otros artículos relacionados:

1 comentario:

  1. Esta mañana me he levantado pensando que podría reconducir mi día, pero todo a ha ido a peor. He empezado a comer, a ponerme vídeos en youtube, que es mi manera de evadirme, de compensarme, de aliviarme, y vuelta otra vez a lo mismo, y entonces me he sentido tan decepcionado conmigo mismo que ya no podía parar. Pensaba que podría, pero no he podido. Solo no puedo. Gracias.

    ResponderEliminar