5 feb. 2020

Me molesta

Un artículo de Sergi Ferré, sobre fragmentos del curso "Reflexiones sobre el alma" de Enrique Eskenazi. La adaptación y la cursiva añadida, es mía.

Quien quiera conocer tiene que estar dispuesto a poner en cuestión las propias creencias, y si no, no hay conocimiento posible. Si han invertido demasiado emocionalmente en sus convicciones posiblemente no están dispuestos a conocer, sólo están dispuestos a defender lo que piensan, pero no a descubrir nada nuevo.

Este hombre me molesta
Por ejemplo, si uno está dispuesto a quemar a un científico porque dice que la Tierra no es el centro del sistema solar, porque eso toca mi convicción en la literalidad de las Escrituras, pues yo no quiero conocer, yo sólo quiero defender el dogma de las Escrituras. Por eso sentenciaron a científicos en el pasado. Galileo fue condenado a prisión perpetua y se le obligó a abjurar públicamente de su teoría heliocéntrica, conforme era la Tierra que daba vueltas alrededor del Sol y no a la inversa.

Por lo tanto si uno quiere defender su posición, no está dispuesto a ponerla en cuestión, y por lo tanto no puede aprender nada. Sólo quiere confirmar, y eso no es conocer, eso es defender posiciones.

Uno va con sus convicciones y se molesta si esas convicciones son discutidas. Eso es muy malo para conocer, pero es muy bueno para el ego:

- "Yo quiero sentir que soy un druida los fines de semana (o que puedo salirme con la mía en mis relaciones o en mis expectativas sobre la vida, aun a pesar de la realidad, etc...), y este señor que viene y me dice que esto es ilusorio me molesta"
- "Pero bueno, dame una razón para que sea como dices..."
- "No, no... ¡Me molestas!"

Ahí tienes la subjetividad del hombre moderno, que según Nietzsche, está enfermo de nihilismo. Si me molesta entonces yo soy el que decide, el que decide en función de mis sentimientos. Esa es la burbuja, y si no me gusta lo que dices me invento el mundo que me guste y lo defenderé ¿Cómo nos podemos tomar en serio entonces a lo que acontece? Es el proceso actual de devaluación de todo lo que es, en detrimento de lo que debería haber.

Segundo Paso: Reconocimiento de la perdida de valor personal
Tercer Paso: El vaciamiento de la propia voluntad


La Associació GAEDE surge de la necesidad de ofrecer una terapia especializada en dependencia emocional, adicciones, y desarrollo personal. Para lo cual proponemos sesiones individuales, así como un grupo de agenciamiento afectivo en el cual trabajar los vínculos que establecemos, no solamente con otras personas, sino también con la vida y con nosotras mismas. Si sigues los enlaces habilitados te llevarán a ampliar la información en cada caso. Acompáñanos en facebook.

Atención presencial en Barcelona, Amposta (Tarragona), y terapia online en español o catalán a través de skype.

No hay comentarios:

Publicar un comentario