Una psicología con alma: Presentación de la obra de Wolfgang Giegerich en español

Presentación del libro Violencia del alma de Wolfgang Giegerich, en el programa sobre psicología Bienvenida a la jungla.

En esta ocasión, Sergi Ferré, terapeuta de GAEDE, entrevista a Luis R. Álvarez y Alejandro Bica,  traductores de la obra del psicólogo alemán Wolfgang Giegerich. Tratamos sobre su concepto de alma: ¿Qué es el alma? ¿Por qué una psicología con alma? ¿Cómo se relaciona el alma y el ego? ¿Cómo se produce la sanación en terapia?

Este autor supone una revolución en la psicología analítica de Carl Gustav Jung, considerando su obra junguianismo de tercera ola, rompiendo así con la psicología imaginal de James Hillman (junguianismo de segunda ola).

Puedes adquirir Violencia del alma, el primer volumen de su obra en castellano, siguiendo este enlace.




Sergi: ¿Qué es el alma?

Alejandro: Pondré a continuación un ejemplo que solo funciona para fines prácticos: Una mujer mayor pierde a su hermana, la cual padeció, durante un año, de una enfermedad terminal autoinmune. Sin duda le dolió la pérdida. Pero hubo algo llamativo. La mujer sostuvo lo siguiente: “¿Cómo es posible, que una mujer que dio tanto por los otros, haya sido castigada injustamente de esta manera?” Este pensamiento suyo le generó mucho más sufrimiento, o un sufrimiento añadido, que el dolor de la pérdida de su hermana.

¿A qué se podría estar refiriendo Giegerich con “alma” aquí en este contexto? Tal como lo veo, al presupuesto que da lugar a esta imagen. La mujer, que no es religiosa para nada, dentro del mundo moderno, siente que algún otro está cometiendo una injusticia. Por lo tanto en ella se plantea, por un lado un otro (la vida, el destino, o un “dios”) y por el otro una injusticia por parte de este otro. Ella siente que sabe más, sabe más que este otro, el cual, para ella, ha cometido una injusticia o un error. Pero si ese otro es “dios” (cosa que está implícita en su afirmación), ¿cómo es posible que haya cometido un error? Algo ha tenido que pasar para que ella sepa más que este otro. Algo ha tenido que pasar para que este otro pierda fuerza, importancia. Y sin embargo, incluso perdiendo fuerza este supuesto otro, su hermana atravesó de hecho una enfermedad terminal, una enfermedad terminal que supuestamente es el castigo de este supuesto otro al cual ella, sin darse cuenta, devalúa. No hay, por supuesto, para esta persona, la posibilidad de plantearse que la enfermedad terminal de su hermana no tiene nada que ver con lo tanto que ella haya dado por los otros.

“Alma” como el pensamiento subyacente, como ese horizonte lógico (es decir, no óntico) que articula esta imagen, este sufrimiento. 

Ahora bien, esta “alma” la he tenido que construir, porque no es la cuestión visible del asunto, sino su estructura, su lógica.


Sergi: ¿Podría ser que la psicología de Giegerich estuviera ejerciendo en nuestros tiempos a modo de filosofía 2.0?

Luís: Fíjate que la aparición de la psicología como la entendemos hoy en día coincide con el fin de los grandes sistemas filosóficos totalizantes, el último de los cuales fue, precisamente, el hegeliano (la influencia filosófica capital de Giegerich, a mi entender). A partir de entonces, la filosofía ha seguido más la senda de criticar, deconstruir, etc. que de intentar crear un sistema total de comprensión del mundo, con alguna excepción (fenomenología de Husserl, p.ej.). Se podría ver ahí un hilo en común, un movimiento del Alma en el sentido de una renuncia o una muerte de la idea de Verdad.

Alejandro: La filosofía, dicho de manera general, busca grandes respuestas, ofrece grandes principios generales. La psicología, siguiendo a Giegerich, está irremediablemente atada al asunto específico que está abordando (cadidad), al ahora en el que se está haciendo (ahoridad) y al psicólogo que la está ejerciendo (ecuación personal). Terminado el ejercicio del pensar un fenómeno, a diferencia de la filosofía, solo queda la experiencia y el recuerdo del pensar, al modo en que en uno queda el recuerdo del sabor de aquella copa de vino. No es algo que pueda servir para futuros acercamientos, ni para alguien más. Creo que esta es una de las diferencias más relevantes. La psicología, en este sentido, podría verse como "filosofía bajada a tierra”.


Puedes seguir leyendo la entrevista, en el artículo ¿Quién es Wolfgang Giegerich?


Terapia + AQUÍ

Podcast + AQUÍ 

Contacto + AQUÍ

Atención vía online en todo el mundo, y presencialmente en Amposta, Tortosa y Barcelona.

Anteriores programas de Bienvenida a la jungla:
¿Qué es el amor? con Laura Arques

Comentarios

  1. Muy interesante la entrevista. Desde mi desconocimiento de la psicología profunda, me ha parecido muy clarificador como se aborda el concepto del alma, que yo entendía más desde el budismo (la bondad fundamental) pero que aquí va mucho más allá o directamente se entiende de otra manera. Al menos, yo lo he entendido como aquello externo que no podemos controlar pero que nos hace ser o estar de una manera, como hijos de un tiempo, de un mundo concreto. La metáfora que se hace en la entrevista con el lenguaje me ha aydado a entenderlo mejor. Gràcies.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si es algo "externo", en el sentido de que se mueve en una dimensión externo-interno, sino más bien es ESA dimensión en la que un momento dado pueden haber cosas externas o internas. Qué bueno lo de "nos hace ser o estar de una manera, como hijos de un tiempo, de un mundo concreto". Gracias por tu reflexión.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Retrato del perverso narcisista: El otro lado de la codependencia

Grupos de apoyo en casos de codependencia o dependencia emocional

¿Lo contrario de dependencia emocional... es independencia emocional?