22 dic. 2015

Convocatoria para el grupo de apoyo 2016

La asociación GAEDE, os invitamos a la charla informativa que se realizará el 23 de enero a las 18h, en la sala de actos del Centre Cívic Drassanes (C/ Nou de la Rambla, 43. Barcelona).

La actividad tiene tres objetivos:

1) Sensibilizar sobre la importancia de la configuración socio-afectiva.

2) Promover vías de resiliencia y agenciamiento personal.

3) Asentar las bases para el trabajo en grupo del siguiente trimestre.

La ponencia estará a cargo de Alexandra Membrive, Mónica Sandoval, Jorge Prats y Sergi Ferré, así como de otras personas que han formado parte de GAEDE, el grupo de apoyo en el agenciamiento de personas con síntomas de dependencia emocional, que compartirán su experiencia y el resultado del trabajo realizado en los últimos meses.

En la parte final de la charla se presentará la propuesta del programa 2016, y habrá un espacio abierto para preguntas y respuestas.

El evento va dirigido a todos los públicos y la entrada es libre, sin necesidad de inscripción previa. Se solicita puntualidad.

Para las personas que posteriormente quieran participar en el programa, hay que tener en cuenta que la asistencia a la charla es el primer paso para poder inscribirse. Otro requerimiento, es solicitar una entrevista personal a la dirección electrónica gaede@gaede.cat, presentándose brevemente.

20 dic. 2015

Datos sobre el servicio GAEDE en el último trimestre del 2015

El pasado sábado celebramos con una fiesta el fin del trimestre en GAEDE. Nos despedimos por este año con un grupo muy cohesionado de personas que en su mayoría se proponen repetir la experiencia al reinicio de las actividades en enero.

La valoración cualitativa realizada por las integrantes del grupo ha sido muy positiva, manifestando que el paso por el programa les ha supuesto un apoyo importante en sus procesos vitales, incluso decisivo según expresaron algunas personas.

Presentamos a continuación algunas cifras para hacer balance del trabajo realizado en GAEDE de octubre a diciembre del 2015.

Al largo de estos tres meses, el grupo de apoyo ha gestionado:
  • 34 Solicitudes de información
  • 22 Entrevistas personales
  • 19 Incorporaciones al grupo (de las cuales 14 personas han finalizado el programa)

A nivel de sensibilización, se han realizado las siguientes actividades:  
  3 Charlas informativas
  1 Taller para adolescentes
  1 Teatro-foro participativo

La programación de 12 sesiones se ha compuesto de:
  2 Talleres de risoterapia (Alexandra Membrive)
  1 Taller de arteterapia (Jorge Prats)
  5 Talleres de teatro del oprimido (Mónica Sandoval & Sergi Ferré)
  3 Talleres de comunicación afectiva (Sergi Ferré)
  1 Cine-foro participativo (Sergi Ferré)

El número de participantes se ha duplicado en relación al anterior grupo.

Tal como muestra el gráfico de la izquierda, en este certamen hemos observado un incremento de la participación de personas identificadas con el género masculino (en la anterior edición estaba en menos del 20%), aunque el género femenino sigue prevaleciendo en número.

Actualmente la asociación GAEDE se encuentra en proceso de constitución y en el 2016 proyectamos abrir nuevas vías de acción.

Para todas las personas interesadas en participar,os recordamos en correo de contacto gaede@gaede.cat

11 dic. 2015

Obra de teatro foro reflexionando sobre la dependencia emocional

Este domingo, día 13, GAEDE participa en la Màsterclass de Teatre Fòrum Intercultural, en el Casal de Barri Pou de la Figuera (C/ Sant Pere més Baix, 70). Entrada libre.

Presentaremos una pequeña obra de teatro foro titulada ¿Dónde estar en cada momento en una relación equilibrada?, con la que desarrollaremos esta pregunta que nos hacíamos al principio de la programación del presente trimestre. Una vez expuesta la situación de opresión, se invitará al público a que proponga distintas maneras de solventar el conflicto.

La muestra empieza a las 16h, con la participación de diversos grupos, y el nuestro tiene programada su actuación a las 18h.

El evento está organizado por La Xixa Teatre, con el apoyo de Casa Asia y Intercultura.

6 dic. 2015

La dependencia emocional como enfermedad psicosocial

Un artículo de Sergi Ferré Balagué, para la edición de diciembre 2015 de Una veu Amiga, la revista del Telèfon de l'Esperança.

Aunque quizás la dependencia emocional sea uno de los cuadros sintomatológicos de carácter psíquico más transversales en las experiencias desadaptativas de las personas en su entorno, curiosamente no está clasificado como tal en el manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (2013). Sí que existen definiciones que se le aproximan bastante, como es el caso del trastorno de la personalidad por dependencia, que se caracteriza por la dificultad a la hora de tomar decisiones y asumir la responsabilidad de la propia vida, la cual se intenta delegar en los demás. Pero esta clasificación todavía no se ajusta per se al embrión dramático de la dependencia emocional, que para ser entendido en su plena expresión debe ser analizado desde la perspectiva de la psicología social construccionista (Ibañez, 2008), que señala la capacidad creadora de sentido que tiene el lenguaje en la interacción social. Desde esta óptica, la dependencia emocional, a medio camino entre la dimensión psicológica y la dimensión social, se nos presenta como una edificación en el ámbito comunitario que se padece, o al menos se percibe, en el ámbito privado. Por lo tanto, una intervención en este aspecto debería acompañar la terapia psicoactiva con el fomento del agenciamiento personal y el cuestionamiento de los roles, actitudes y comportamientos, aceptados de manera mayoritaria, que influyen decisivamente en la manera en que cobran forma y sentido nuestros deseos más íntimos.

Si la dimensión social que presenta tanto la dependencia emocional como otro tipo de dependencias, tanto psíquicas como químicas, no se reconoce como tal, su envolvente modus operandi (*) puede interpretarse como una mano negra que crucifica a las personas y de la que solo es posible escaparse con métodos igual de sugestivos, como la adhesión a una religión o a un dogma. Este hecho ha provocado que durante varias décadas las personas con esta sintomatología hayan tenido que buscar consejo y apoyo en lugares y metodologías que no ofrecían una visión global y rigurosa del problema al que estas se enfrentaban.

De unos años para acá, diversos profesionales se han especializado en este tema, y actualmente es más corriente que una persona pueda ser diagnosticada de dependencia emocional, que por supuesto se manifiesta de manera particular en cada caso, y ser tratada consecuentemente. Aun así, si analizamos las características (Castelló, 2015) que en el ámbito de las relaciones se asocian a la dependencia emocional (necesidad excesiva del otro, deseos de exclusividad, relaciones basadas en la sumisión, prioridad de la pareja ante otras relaciones, idealización del otro, historial de relaciones de pareja desequilibradas, miedo a la ruptura, asunción del sistema de creencias de la pareja, etc.), veremos qué poco difieren algunas de estas manifestaciones de lo que socialmente se aceptaría como "normal" e incluso deseable (solo hay que revisar las letras de las canciones pop). Quizás lo más desconcertante surge al darnos cuenta de como estos síntomas se conectan con otros que acusamos en el ámbito de nuestra interioridad, como la baja autoestima, el no poder sufrir la soledad y el estar sumidos en un estado de negatividad.

Se hace necesario entonces entender como podemos calibrar estas dos realidades, la interpersonal y la intrapersonal, para que el resultado sea una situación equilibrada y adaptativa. En este sentido trabaja la asociación GAEDE, creada por y para personas (ante todo y sobretodo) con síntomas de dependencia emocional, que trabajan en aumentar la calidad y la satisfacción en las relaciones afectivas. Para solicitar información y participar en las actividades del grupo, puedes consultar la web gaede.cat


*) Como especie gregaria que somos, vivimos inmersos dentro de la sociedad en la que nos inscribimos y no es posible estar fuera. Aunque nos retiráramos del mundanal ruido, las consignas adquiridas se manifiestan en nuestra manera de pensar y clasificar la información.

Bibliografía consultada:
Castelló Blasco, J. (2005): Dependencia emocional. Madrid. Alianza Editorial.
Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders, DSM-5 (2013). American Psychiatric Association. Estados Unidos.
Ibañez Gracia, T. (2008). El com i el perquè de la psicologia social. Barcelona: Oberta UOC Publishing, SL.

1 dic. 2015

Orgulloso de ser una persona con síntomas de dependencia emocional

Un artículo de Sergi Ferré Balagué.

Al escuchar un caso particular de alguien obsesionado con otro alguien, o atrapado en un discurso cerrado sobre su propia visión de la vida, a veces nos olvidamos del alcance social que tienen estas miradas aparentemente individuales. De hecho, estas personas llevan el testimonio de una guerra que se disputa en nuestra propia comunidad, al entrar en conflicto con las contradicciones del estilo de vida en el que estamos inmersos.

Son heridos en la batalla, que, como pasó en los años sesenta cuando los soldados norteamericanos regresaban derrotados de la guerra del Vietnam, muchas veces solo se encuentran con la condescendencia y el desdén de los que todavía siguen creyendo en los ideales que la realidad, que ellos traen a su vuelta, obliga a cuestionar.

Todos sabemos del miedo a no encajar, a no ser igual que los demás, a que se nos considere extraños al grupo. Curiosamente, alguien que critica al sistema pero que se encuentra cómodamente instalado en el grupo, podrá articular verdades como puños, pero su comportamiento seguirá reforzando la consistencia del mismo grupo del que pretende diferir. Para cuestionar realmente al grupo mayoritario hay que poder estar fuera de él en algún sentido, y con esto me refiero a los ámbitos en los que rige, que precisamente son todos aquellos que nos hacen sentir mínimamente personas, como el ámbito familiar, relacional, laboral, cultural, etc. Solo sosteniendo este conflicto, de manera visible y consistente, la minoría desertora puede generar cambios y conciencia social. Ser una persona transgresora no es nada de lo que vanagloriarse, todo lo contrario. Es acarrear la marca de Caín.

¿Quien querría entonces, voluntariamente, dar un paso en este sentido? Ninguno deseamos jorobarnos la vida. Vemos con horror las noticias sobre guerras y atentados, pero luego llega la hora de la novela o cambiamos de canal y seguimos intentando mantener el frágil equilibrio de la coherencia personal, que ya es mucho decir porque las cosas no están siendo nada fáciles últimamente. De hecho, son las personas "enfermas", nuestras compatriotas, las que inevitablemente manifiestan en sus vidas los síntomas y estragos de una sociedad descaradamente injusta. Tampoco ninguna lo ha escogido, pero hay una enorme fortaleza en ellas que las hace resistir lo que haga falta, incluso en los episodios de máxima angustia. Esto hace que me quite el sombrero, me sienta admirado y quiera dedicar mi vida esta causa. Hay que ser muy valiente para mostrar vulnerabilidad en estos tiempos.

De entre todas estas realidades, las personas con síntomas de dependencia emocional tenemos mucho que decir. El que escribe se incluye entre ellas. No es la primera vez que salgo del armario (metafóricamente). La primera ocasión, fue para reconocer(me) mi orientación sexual hacia las personas de mi mismo sexo. Es obvio que, a principios de los 90, en plena histeria colectiva debido al sida, ser maricón no era ningún chollo. En ese momento hubiera preferido no serlo, pero después me encontré con personas que sí afirmaban estar orgullosas de su condición, y asistí a las primeras manifestaciones del orgullo gay. ¿Pero cómo me podía sentir orgulloso de ir en contra de todo lo que (se) esperaba de mí? Pues precisamente por las razones con las que he introducido este artículo, porque esta realidad de uno mismo, por muy minoritaria o desacreditada que esté, existe a pesar de todo y para todos, y es cada cuál el que la encarna en su propia piel, convirtiéndose en la punta del iceberg de una causa que es común a todos. Esta es la grandeza de la diversidad humana.

Sí, me siento ORGULLOSO de ser una persona con síntomas de dependencia emocional. No podría ser de otra manera. Con mis queridas compañeras y compañeros nos hemos juntado en una asociación. Nos llamamos GAEDE (Grupo de Apoyo en el Empoderamiento de personas con síntomas de Dependencia Emocional) y tenemos mucho que decir. Te invitamos a que nos conozcas y a participar en nuestras actividades, visitando la web www.gaede.cat

29 nov. 2015

Taller de Arteterapia

El pasado sábado, realizamos un taller de arteterapia conducido por Jorge Prats.

En esta ocasión, se decidió trabajar con barro la expresión de los síntomas de la dependencia emocional así como los temas que cada cual tuviera más presentes.

Algunas no sabíamos ni como empezar, pero todas y todos terminamos por dar a luz una obra que encarnaba una determinada manera de sentirnos. Posteriormente a su creación, invitamos a nuestras esculturas a que nos hablaran a través de una carta. Para varias de nosotras y nosotros este fue el momento en que la pieza cobró sentido.


GALERÍA DE OBRAS
















Todas estas obras han sido creadas por las personas participantes de GAEDE, el grupo de apoyo en el agenciamiento de personas con síntomas de dependencia emocional, en equipo de octubre a diciembre del 2015.

24 nov. 2015

Objetivos GRUPO 2016

Extraído del contrato que hemos firmado, según el cual nos comprometemos en la consecución de los siguientes objetivos, por medio de la participación en las subsiguientes comisiones.

 OBJETIVOS GENERALES  (redactados en plural) 

- Compartir experiencias.

- Compartir y sumar entre iguales unidos, en la búsqueda de un buen amor para con nosotros mismos y con los demás.

- Aprender a partir del presente para trabajar en nosotros mismos, a no vivir en negación, a superar el miedo a estar sola/o, a dejar de idealizar situaciones, personas o acciones, y a deshacer todo aquello que no ayuda a entablar una buena relación de pareja.


 OBJETIVOS ESPECÍFICOS  (redactados en singular) 

- Recuperar autoestima y dignidad.

- Centrarme más y más en lo que siento y quiero yo (y no lo que podrían sentir y pensar los demás), liberarme de las creencias erróneas (no puedo ser amada tal como soy) y memorias dolorosas (sentimiento de abandono) para poder más y más vivir en la confianza (en mí, en los demás, en la vida) y abrirme más y más a lo bueno y nuevo que me trae la vida.

- Mejorar  mi relación conmigo misma, potenciando mi autoestima para tener una personalidad solida libre de dependencias y con seguridad personal.

- Dar y Recibir. Cuidarme, y cuidar a quien me cuida.

- Descubrir, entender, aceptar, y diluir mi dependencia emocional. Aprender a regular mi comportamiento, mi emoción, cuando interactúo en mi entorno social.

- Autoestima. Seguridad y mantener relaciones afectivas desde un plano de igualdad.

- Ganar más calma, paz interior, tener más recursos para llevar mi día a día, poner en práctica lo que trabajamos en los talleres, fuera en mi rutina diaria.

- Asumir el padecimiento de la dependencia emocional, entender la causa generada en mi que me ha llevado a padecer de la dependencia emocional y a partir de ahí empezar el cambio, a reconstruir hacia una mejor calidad de vida. Aprender a afrontar mi realidad, aceptar lo que me toca vivir con plenitud, concretizar sobre nuestra dependencia emocional y a partir de ahí aprender a vivir en resiliencia. Dejar de idealizar, evitar pensamientos caóticos en momentos de soledad. Dejar de ser impaciente conmigo misma y disfrutar al 100% de mi soledad.

Comisiones GAEDE
 COMISIONES 

COMISIÓN DE ACTIVIDADES (Laura, Verónica)

COMISIÓN DE COMUNICACIÓN (Laura, Verónica)

COMISIÓN DE GESTIÓN (Sonia, Víctor, Agustín)

OTRAS CONTRIBUCIONES (Mari, Sergi)


Decisiones asamblearias de la asociación GAEDE

Acta de la asamblea 06/02/2016
30/01/2016. Sobre el tema de la puntualidad y de cómo su falta afecta al buen funcionamiento de la rueda para compartir, se decide:

1. Empezar a las 17h en punto, momento en el que cerramos la puerta.

2. Si una persona llega tarde, puede hacer notar su presencia a través del cristal, esperando a que se la invite a entrar, posiblemente cuando haya terminado la intervención de ese momento.

3. Se sugiere a la persona que entre por la puerta más alejada del círculo.

06/02/2016. Sobre el tema de la duración de la rueda para compartir en relación al tiempo de los talleres, se decide (ver acta):

1. Las sesiones se dividirán en 60 minutos dedicados a la rueda para compartir + 120 minutos dedicados al taller de ese día.

2. Los tiempos de intervención en la rueda han de ser proporcionados al resto, en la medida de lo posible (ver en el acta las diversas propuestas).

3. Con el propósito de garantizar la viabilidad del servicio según sus posibilidades actuales, velar porque el número de participantes por sesión no sea superior a 15 personas, aproximadamente. Si hubiera más solicitantes, se propone abrir una lista de espera.

4. En el caso de que hubiera más de 15 participantes, se propone dividir la rueda en dos grupos más pequeños que harían un compartir durante 40 minutos, aproximadamente. Posteriormente, volveríamos a juntarnos todas en una sola rueda durante el tiempo restante, para poner en común el resumen de nuestra aportación.


Todas las decisiones han sido tomadas por consenso siguiendo una práctica asamblearia. Esta es la normativa es vigente pero podrá ser replanteada en futuras asambleas. Muchas gracias a todas las personas asistentes.

20 oct. 2015

Sobre el contracte de compromís

Avui us voldríem parlar sobre el contracte de compromís (el podeu ampliar si cliqueu a sobre la imatge) que signen totes les persones que participen en el nostre grup de suport en l'agenciament de persones amb símptomes de dependència emocional.

Quan tan per part dels tècnics com de la persona usuària s'acorda la participació de la mateixa en el nostre programa, un dels requisits es signar aquest document que estableix les bases de la relació entre el grup i el servei.

A part de per raons obvies d'organització, com ara saber del cert el nombre de participants amb que comptem per a que la persona professional pugui preparar la sessió i nosaltres cercar l'espai més adequat, hi ha una altra raó fins i tot més determinant.

El contracte que signem és un compromís amb nosaltres mateixes. Per tant, si no acudim a la cita sense avisar és com si ens haguéssim deixat plantades. De fet, la participació en el grup no té altra finalitat que la de reconciliar-se amb una mateixa. Llavors, aquests detalls són molt importants, no tan sols per a la mateixa persona sinó per fonamentar la confiança en el grup.

La validesa d'aquest contracte són els tres mesos de durada de cada promoció.

15 oct. 2015

La pregunta adecuada en relación a la dependencia emocional

En las primeras sesiones, cada persona de nuestro grupo manifestó cual eran las cuestiones que más les preocupaban en relación a su experiencia afectiva.



Añadimos una reflexión sobre las características que para nosotras tenia el proceso de superación de los síntomas de la dependencia afectiva.



Seguidamente, hicimos un trabajo de síntesis para mirar de encontrar la pregunta que de alguna manera resumía las inquietudes generales del grupo. Nos pareció que la estabilidad emocional se entendía en la oscilación que harmoniza el desequilibrio a través del movimiento. Aferrarnos a la idea de estabilidad como algo inmutable en el tiempo era el causante de la inseguridad.



El resultado fue la siguiente cuestión, que es nuestro punto de partida para la reflexión comunitaria: Si una relación es equilibrada justamente dentro movimiento oscilante promovido por el desequilibrio ¿cómo saber cuando estamos en una relación realmente equilibrada? ¿Cómo saber contrapesar cada movimiento sin quedarnos paralizados? ¿Cómo encontrar la medida entre dar y recibir, entrar o salir, actuar o dejarte sentir?



Desde GAEDE, muchas gracias por vuestra implicación, y os invitamos a todas a participar en este proceso de aprendizaje dialógico, en el que ponemos en valor nuestra experiencia y nos agenciamos de la capacidad de conquistar nuestras propias vidas.

7 oct. 2015

GAEDE: Un recurso en la atención de la dependencia emocional

Grupo de apoyo en casos de dependencia emocional
Nuestra única preocupación (o mejor dicho, obsesión) es que el otro (nuestra falsa fuente de seguridad) no nos deje.

Silvia Congost,
Cuando amar demasiado es depender


La dependencia emocional es un realidad con la que la que viven diariamente millones de personas, generando niveles de ansiedad muy altos, sentimientos de frustración y soledad, que en ocasiones derivan ideación suicida.

Las personas que vivimos con estos síntomas nos hemos encontrado con la carencia de un recurso eficaz y accesible, que esté a la altura de nuestras necesidades, así como servicios de urgencia y centros rurales de desintoxicación emocional.

Por esa razón desde la asociación Cultura Afectiva, hemos creado el programa GAEDE, que es el Grupo de Apoyo en el Empoderamiento (actualmente, Agenciamiento) de personas con síntomas de Dependencia Emocional.

Nuestro proyecto surge de la necesidad de sensibilizar sobre las dependencias afectivas separando los síntomas asociados del autoconcepto que de sí mismas tenemos las personas afectadas.

Con el fin de combatir la sumisión afectiva, reconstruir nuestra subjetividad y ganar en autoestima, ofrecemos un abanico de recursos en la gestión personal.

Este programa cuenta actualmente de dos grupos en funcionamiento, en el siguiente horario:


Sábados de 16:00 a 18:30h. Programa GAEDE. Grupo de desarrollo personal a través de un compendio de diversas metodologías. Leer más.

Sábados de 18:30 a 21:00h. Grupo de teatro GAEDE. Se trabaja específicamente la técnica del Arco Iris del Deseo. Leer más.


Ambos grupos se dinamizan en el centre cívic Drassanes (Carrer Nou de la Rambla, 43).

Además, periódicamente ofrecemos charlas informativas y de sensibilización social en distintas ciudades, en las cuales ofrecemos asesoramiento y damos voz en primera persona a las personas que viven con estos síntomas. Puedes consultar aquí las próximas fechas.

«(...) Deben comprender lo que es la dependencia emocional (la mayoría no lo sabe y ni siquiera ha oído hablar de ella) y por qué lo hemos llevado de esa manera tan aparentemente irracional. Deben comprender que no estamos locos ni somos idiotas, sino que tenemos una adicción y, como tal, es difícil superarla.» Silvia Congost. Idem.

Para contactar con nosatr@s, puedes escribir a gaede@gaede.cat

20 sept. 2015

Charla informativa: Herramientas para la superación de la dependencia emocional

Para todas las interesadas en mejorar la calidad de vuestras relaciones afectivas, desarrollar autoestima y adquirir herramientas para la superación de la dependencia emocional, os anunciamos la fecha de nuestra próxima convocatoria:

2 de octubre del 2015, de 19:00 a 21:00, en el Centre Cívic Golferichs (Gran Via de les Corts Catalanes, 491. Barcelona). Entrada libre.

Organizada por GAEDE, el grupo de apoyo en el agenciamiento de personas con síntomas de dependencia emocional en Barcelona.

Las relaciones con los otros, con la pareja, con la familia o los amigos, son un reflejo de una relación todavía más significativa, que es la que cada persona tiene con sí misma. Muchas veces acusamos fuera dinámicas disfuncionales que en realidad reproducen la manera en que se configuraron nuestros afectos en la infancia. Ser conscientes y reconciliarse con uno/a mismo/a, es el primer paso hacia una experiencia vital de calidad.

La asistencia a esta charla es requisito indispensable para las personas que quieran participar luego en el programa GAEDE, el grupo de apoyo en el agenciamiento de personas con síntomas de dependencia emocional. Consulta aquí la programación.

En este sentido, presentaremos la metodología que utilizamos para reconstruir la subjetividad de la persona que haya sido dañada por el "sin ti no soy nada", la cual incluye sesiones de apoyo mutuo, aprendizaje dialógico, teatro del oprimido, arteterapia, focusing, role playing, narrativa, etc. Todas las actividades serán llevadas a cabo por profesionales especializados en cada área. Puedes descargarte el folleto informativo en este enlace (en catalán)

Para cualquier consulta no dudes en escribirnos a gaede@gaede.cat

14 sept. 2015

¡Socorro! Me siento solo :(

Un artículo de Sergi Ferré Balagué para la revista Infogai nº138.

¿No es el amor uno de los temas que más nos preocupan en la vida? ¿no lo daríamos todo por amor? ¿no aborrecemos vivir cuando este nos falta? Pero curiosamente siendo algo tan importante, algo que nos resulta tan vital, invertimos muy poco tiempo en aprender a amar, como si el arte de amar se asimilara por ciencia infusa, sin tener que plantearse nada, sin tener que cuestionarse nada, limitándose nada más que a la fachadita romántica que vemos en las películas.


Las personas que padecen síntomas de dependencia emocional, y creo no equivocarme al afirmar que todas las personas de nuestra sociedad presentamos indicios en algún grado, sabemos muy bien que amar no es un juego de niños, que uno tiene que aplicarse y madurar en y para el amor. Si amar es un arte, como dice Erich Fromm, entonces requiere conocimiento y esfuerzo. Ahí tenemos la oportunidad de convertir nuestros miedos y angustias en algo nuevo, creativo, solidario, y como no, amoroso.


Otros sujetos a quien no haría falta convencer de esto son las personitas infantes y las personas sabias, el principio y el final de nuestras vidas, los dos extremos que se tocan con lo desconocido y curiosamente el momento en que somos más sensibles. A estas no hace falta hablarles de la importancia de ser respetuoso, de decir las cosas bien dichas o de protegerse mutuamente. Lo saben porque viven ahí. ¿En qué momento nos olvidamos de luchar por amor? ¿en qué momento permitimos que otros intereses se nos crucen por delante?


Pero está la manera for dummies de amar, en la que simplificamos el amor hasta convertirlo en etiquetas pegadas en la frente de la gente. Depende de la etiqueta que lleves sabré en qué medida he de amarte, qué debo esperar de ti y qué obligaciones contraigo contigo. Por mi parte acumulo todas las etiquetas que puedo, a modo de galardones que demuestren mi valía ante el mundo. Pero hay los pobres que no llevan etiquetas, porque éstos están marcados con la cruz de Caín. Aunque parezca mentira, esta necia manera de amar se transmite de padres a hijos vía Disney Channel.


Para combatir este analfabetismo afectivo, en Barcelona hemos creado el grupo de apoyo en el agenciamiento de personas con síntomas de dependencia emocional. Es un nombre largo, así que vamos a ir por partes: «Grupo...», porque pensamos que es necesario aprender a trabajar en equipo, confiar unos con otros, aceptarnos, estableces vínculos, etc. «... de apoyo...», porque al fin y al cabo el camino se lo tiene que hacer cada cual y lo único que podemos ofrecer es acompañar en este recorrido único «... en el agenciamiento...», agenciar es la capacidad de movilizarte por ti mismo en la consecución de tus propias metas, «... de personas con síntomas...», porque aquí no ponemos etiquetas ni categorizamos a nadie, sino que nos reunimos para poner en común nuestra experiencia vital y aprender mutuamente, «... de dependencia emocional», hablamos aquí de un cuadro patológico que puede conllevar unos niveles de sufrimiento altísimos.


En resumen, en el grupo de apoyo en el agenciamiento de personas con síntomas de dependencia emocional, o más brevemente GAEDE, ofrecemos un espacio libre para mejorar la calidad de nuestras relaciones (sobretodo contigo mismo) y la comunicación afectiva (sobretodo contigo mismo), poniendo especial énfasis en combatir los efectos de la obsesión o necesidad afectiva.


Para contactar con nosotros, visítanos en nuestra web gaede.cat o escríbenos al correo gaede@gaede.cat. Suerte y buen amor.

5 sept. 2015

Entrevista a Pepa Horno sobre el amor

Entrevista realizada por Sergi Ferré Balagué para GAEDE.

Pepa, ¿podrías presentarte?


Soy una mujer de 42 años, madre de una preciosidad de 8. La geografía de mis afectos se construye entre Zaragoza donde nací, Madrid donde he vivido los últimos 24 años, Baleares, donde acabo de mudarme y algunos otros lugares que guardan pedacitos de mi piel. Trabajo como psicóloga y consultora independiente especializada en infancia, afectividad y protección. Y cada día soy más consciente del privilegio de mi vida.



Para empezar, una pregunta tonta ;) ¿qué es el amor?
 
Es el impulso que nos lleva a entregarnos, a compartir, a salir de nosotros al encuentro del otro. Es la garantía de nuestra supervivencia como niños, el motor de nuestro desarrollo y lo que da un sentido más pleno a la vida: amar y ser amado. Luego, para cada persona, en cada historia, ese amor toma muchas formas y diferentes estructuras.
En este sentido, conviene diferenciar el amor como impulso que nos lleva a vincularnos, con la relación amorosa que se construye fruto de ese impulso. Lo digo porque dentro de esas relaciones amorosas o vinculares a las que también llamamos amor, existen relaciones positivas para el desarrollo de la persona, pero también existen vínculos afectivos inseguros o destructivos para el desarrollo, que siguen siendo vínculos. Existe el "mal amor", por llamarlo de alguna forma. Las personas lo llaman dependencia emocional, o maltrato emocional. Pero, sin llegar al maltrato, hay vínculos que son amorosos y que no favorecen nuestro desarrollo. El impulso, el que nos lleva a vincularnos es el mismo y es una necesidad universal del ser humano, vincularse a otros para sobrevivir (en los bebés lo llamamos apego) pero la relación afectiva que construimos puede ser positiva y segura, o insegura y destructiva para la persona.


¿En qué medida confluyen el amor con el sexo?
Probablemente sonará a tópico, pero creo de verdad que son dos realidades que pueden darse plenamente de forma independiente pero que cuando confluyen se hacen mejores. La sexualidad más plena es la que compartes con alguien que amas, y el mejor amor de pareja es el que incluye una sexualidad plena y placentera. Pero por supuesto existen diferentes formas de amor, plenas y maravillosas, que no implican sexualidad. Y sexualidad que no implica una relación afectiva.


¿En qué manera se relacionan el amor y el sexo con la identidad personal?
La sexualidad es una de las partes de la identidad, en la esfera de la intimidad. Pero el amor, entendido como vinculación al otro, es la base de la identidad personal. Nuestra identidad se construye sobre la base de la información que aquellas personas que amamos nos dan sobre nosotros mismos, son como espejos en los que nos miramos. Y con esa información nosotros construimos un relato único, propio, nuestro, sobre nosotros mismos, los demás y el mundo. A este relato lo llamamos identidad.
Pero tenemos que ser muy conscientes de la radicalidad de lo que sabemos hoy en día: sentirse amado es la necesidad universal del ser humano porque lo vive como garantía para sentirse seguro y sobrevivir. El amor que recibimos y los modelos afectivos en los que crecemos condicionan nuestra identidad, la configuran. Luego dependerá de la consciencia que tengamos sobre esas influencias, la seguridad de esos vínculos y nuestro trabajo personal y algunos otros factores, la capacidad que tengamos de modificar ese relato, esa identidad.

Fuente: SundayDog
¿Has visto la película Whiplash? ¿Cómo consideras este tipo de educación que aspira a promover la excelencia como prueba de una auténtica vocación?

No he visto la pelicula. Pero el concepto de la excelencia vinculado al de la educación es peligroso, porque quién o qué marca la excelencia? Cuáles son las medidas y quién las establece? Y sobre todo casi siempre la excelencia tiene que ver con rendimiento externo académico, deportivo, económico etc. Pero poco o nada que tenga que ver con procesos personales, ajuste emocional, consciencia de las propias necesidades y empatía con las de los otros. Pero ya digo, no es una reflexión referida a la película que no la he visto sino general sobre el proceso educativo.


Antes alertabas de la existencia de vínculos afectivos destructivos. Por otro lado, socialmente nos encanta instruir a nuestra prole en el modelo Disney ¿Les estamos educando en la ignorancia afectiva por no querer renunciar a la fantasía, dejándolos así desprotegidos?
Creo que son dos temas que hay que diferenciar. Sobre si están protegidos o no ante las relaciones destructivas, la respuesta clara es no. En la medida que se les educa en una visión reduccionista de las relaciones humanas y según el estereotipo del final feliz, les dejamos sin herramientas para afrontar las relaciones destructivas, sobre todo cuando las viven en el entorno más cercano, más íntimo. No tienen capacidad para percibir el daño cuando éste viene envuelto en una relación afectiva. Es una de las mayores dificultades que hay para la detección del abuso sexual infantil y el maltrato emocional: que los niños y niñas son educados como que el daño les va a venir de fuera, que los padres siempre les van a proteger y a querer, y cuando eso no ocurre no tienen referentes para reconocerlo y nombrarlo como abuso. Es un ejemplo de cómo educamos en la desprotección. ¿Por qué? Pues eso lo vincula con la otra parte de tu pregunta. Por el miedo de los adultos, por la propia necesidad de los adultos, de las comunidades de sentirse seguros, de sentirse a salvo. Necesitan (todos lo necesitamos en cierto modo) pensar que ese tipo de cosas en mi casa, en mi familia, a mi pareja o a mis hijos no les pasa. Es una necesidad humana comprensible, pero que desprotege a los niños.
Otro tema muy diferente es ese vínculo protector inicial, que es condición imprescindible para que un niño o niña crezca adecuadamente. Lo óptimo es una red de vínculos positivos, pero si no, al menos un vinculo, y existe la creencia de que ese vínculo tiene que venir de una misma persona siempre, en la mayoría de los casos, de la madre. El amor puede llegar de diversas personas, en distintas circunstancias y con diferentes estructuras. Como se suele decir ahora, las familias ya no se pueden definir por la estructura que las componen sino por las funciones que han de cumplir. Han de ser un grupo de personas que se comprometan afectivamente con el niño, construyendo una red afectiva que permanezca (por eso hablo de compromiso), que ejerzan una función vincular, normativa y de integración social del niño. Cómo o quiénes compongan ese grupo no es el factor clave. Por suerte la diversidad humana es increíblemente maravillosa. Y en ese sentido, es verdad que el modelo Disney del que me hablabas discrimina a los modelos diferentes de la mayoría, porque lo diferente pasa a ser malo, pasa a ser peor. Pero los cambios sociales están siendo tan grandes y tan rápidos que hasta Disney acaba "matizándose" ;-)


Según la OMS, la alevosía es uno de los rasgos definitorios de la violencia (“el uso deliberado de la fuerza física o el poder...”). Entonces, los perjuicios que se ejercen por miedos o bloqueos de la persona ¿cómo los definiríamos? ¿existe la “violencia justificada” o “inconsciente”, con mayor o menor grado de responsabilidad por parte de quien la ejecuta en último término?

Lo que define la violencia sobre todo es el daño que se ejerce en quien la vive, no la intención con la que se ejerce, y que se ejerza desde una posición de poder. No es alevosía como tú dices en el sentido de mala intención sino de tener una posición de poder para poder hacerlo. Podemos hacer daño sin quererlo, por falta de consciencia, de conocimiento, de herramientas, claro que sí, y muchos de los casos de negligencia se enmarcan ahí. Pero para poder calificarlo como violencia tiene que estar enmarcado en una posición de poder. Y estoy de acuerdo contigo en que existe una justificación social de determinados grados de violencia, en la crianza, en la educación, en las relaciones de pareja.




Uno de los libros para los que colaboras se titula “La víctima no es culpable” (2009), pero por otro lado se habla de que culpabilizarse a sí misma puede ser para la víctima una estrategia de resiliencia, porque le otorga el poder de hacer reparaciones por sí misma ¿Qué opinas sobre esto?

Es fundamental distinguir la culpa de la responsabilidad, eso lo primero. La culpa inmoviliza, y pone el origen de lo sucedido en ti. Para salir de la violencia hay que hacerse responsable de uno mismo o una misma, de tu propia vida, pero no de las acciones del otro. La culpa implica otorgarse la responsabilidad de las acciones del otro sobre ti, y eso es lo que imposibilita romper el círculo. Nadie es culpable de que otra persona sea violento/a con él o con ella. Pero sí responsable de salir de esa situación. En ese libro enfatizamos mucho que el desconocimiento de los mecanismos psicológicos de la violencia, del daño que produce en cualquier víctima de violencia hace que la sociedad, las instituciones, su gente cercana y ellos mismos culpen a la víctima (insisto niño, niña, mujer u hombre) de no romper con la situación de agresión, y eso supone una revictimización. Y es un problema común a todas las formas de violencia.


En la definición de violencia de la OMS se contempla también la que uno ejerce hacía sí mismo. Teniendo en cuenta que la violencia presupone un abuso de poder por una de las partes ¿podríamos decir entonces que se establece una posición de poder de uno consigo mismo en el sentido de que uno es vulnerable al impacto de sus propias percepciones ante la vida, o sea a la manera en que se cuenta las cosas? ¿En la percepción del daño ocasionado, que es el segundo golpe que establece el trauma después de que este acontezca, podemos hablar de violencia intrapersonal? De ser así ¿tendríamos que entenderla como el mal a combatir o como un aprendizaje necesario y legitimo en el hacerse humano?
La responsabilidad de la que hablábamos es justamente darse cuenta de que tenemos poder sobre nosotros mismos, de que podemos cambiar. Pero no olvides que la resiliencia conlleva siempre un elemento exterior. ¿Recuerdas las guías de resiliencia de las habla Cyrulnik? Esto enlaza con la pregunta anterior. Uno de los daños que produce la violencia en una persona es anularla, quitarle ese poder, convencerle de que está indefenso, de que no tiene salida y de que depende a todos los niveles de la persona que le agrede. La manipulación, el chantaje, la amenaza son formas de violencia psicológica que destruyen a la persona. De modo que cuando llega el momento de asumir el poder sobre sí mismo o misma, de cambiar y salir, no sabe cómo hacerlo, y ahí necesita a menudo alguien que le dé la aceptación incondicional (el espacio de seguridad del que hablábamos) como para recuperarlo. Hay un momento precioso del trabajo terapéutico que es cuando las personas recuperan la certeza de tener poder sobre sí mismos y dejan de otorgárselo al terapeuta. Ahí empiezan a cambiar por sí mismos y dejan de necesitar la terapia. Pero necesitaron ese primer momento, ese contexto de seguridad y aceptación incondicional de sus tiempos, sus procesos, sus necesidades y sus sentimientos, fuesen cuales fuesen.


Podría ser que algunas personas con la intención de redimir el pasado intentáramos reproducir nuestra malograda infancia en nuestras relaciones actuales. Esta solución parece no funcionar precisamente por estar reproduciendo lo que ya vivimos, y al mismo tiempo pareciera como que no podría ser de otra manera ¿Cómo escapar airoso entonces de este laberinto emocional?
Yo no creo que intentemos reproducir, yo creo que como parte de ese edificio del que hablábamos, tenemos incorporados una serie de modelos afectivos en los que de nuevo si no ponemos consciencia, los trabajamos y los elaboramos, tendemos a reproducirlos. ¿Por qué? Porque son los que conocemos, los que utilizamos para relacionarnos afectivamente. Es como ser madre o ser padre, la gente dice "cuando sea padre no haré con mis hijos lo que mis padres hicieron conmigo" Pues si no haces un proceso de consciencia y crecimiento personal, de análisis de esos modelos, de aceptación o de criba de lo que no te gusta o no quieres, si no los hablas con tu pareja y no los narras, pues cuando llegue el momento recurrirás a lo que conoces. Es una pena lo poco que hablan las parejas de sus modelos de crianza antes de tener hijos.

Pero no se trata de escapar, sino de poner consciencia, aceptar nuestra historia personal, llorar lo que tengamos que llorar, narrarlo, compartirlo con aquellos que amamos y nos aman y luego dejar ir aquello que no queremos para nuestras vidas. Eso conlleva tiempo, dolor y sobre todo un contexto de seguridad en el que poder hacerlo, que muchas personas no tienen nunca. Y no hablo sólo de un contexto terapéutico. Mucha gente sana historias de infancia duras con sus parejas o sus amigos. Pero para poder sacar el dolor y dejarlo ir, para ponerle palabras y comprender las implicaciones que ha tenido en nuestras vidas, hace falta tener un lugar seguro para hacerlo. Y es fundamental brindar esos contextos de seguridad a las personas.


Todas sabemos que para ser neurocirujana hay que sacarte un máster, pero en cambio todas parecemos saberlo todo ya sobre el amor, como si este conocimiento se transmitiera por ciencia infusa ¿por qué tan poco interés en aprender a amar más y mejor?
Por un lado, es curioso porque si piensas en los neurocirujanos, hay un aprendizaje básico que cualquiera de ellos te dirá y es que su trabajo tiene algo de arte, algo que no se puede aprender en los libros sino que se adquiere en la experiencia, en el día a día, operación a operación. Los libros son el comienzo, pero la vida, la experiencia, la vivencia está fuera de los libros. Pues lo mismo con el amor, la alegría o la valentía. Hay una parte que sólo se adquiere en la vivencia con el otro, en los errores, en los nuevos comienzos, en la experiencia. Pero incluso todo eso no sirve sin consciencia. Puedes vivir muchas cosas, pero si las vives sin consciencia no aprendes. Como leer los libros: ¿Cuántos hemos leído que no han dejado poso alguno en nosotros? ¿Cuántos cursos y horas de formación que no sirvieron? Para mí hay dos palabras clave: consciencia y compasión. Y las dos comparten el origen de la palabra con otra esencial: corazón. Vivir con consciencia y desde la humildad que da conectar con el otro, compadecer su dolor, alegrarse con su alegría. Los maestros enseñan no tanto en lo que dicen o hacen leer, como en lo que hacen y en lo que viven.

Hay quien le resulta insoportable la soledad ¿Este miedo se configura en la infancia? ¿está en la infancia también la redención a modo de terapias regresivas?
La base de la estructura psíquica del ser humano se crea en la infancia. Es como un edificio interno, que se configura entre la herencia genética/energética y las vivencias en los primeros años de vida. Creo que a estas alturas nadie puede negar eso. Así que si tenemos un miedo incontrolable, insoportable, irracional, sea cual sea y a lo que sea, obviamente tiene su anclaje u origen en la infancia. Pero una cosa es esa, y otra su curación. No sé exactamente a cuáles te refieres cuando hablas de terapias regresivas, lo que sí sé es que hoy en día existen técnicas muy eficaces para trabajar las vivencias traumáticas, pero que ninguna técnica es una especie de órdago a la totalidad. Cualquier proceso terapéutico conlleva un tiempo y un esfuerzo, es un proceso de consciencia que no se logra en un día ni con una sola técnica, sea cual sea.


¿Existe negligencia en la idea romántica del amor que promueve la entrega al otro, o sería lo deseable?

Entregarse al otro es deseable, pero la clave de nuevo es la consciencia. La consciencia permite algo clave que es la autorregulación. La autorregulación emocional es una de las claves de la salud psíquica, el equilibrio entre entregarse y protegerse, entre saber decir que sí y saber decir que no, entre las necesidades del otro y las propias. Auto regular manteniendo la consciencia te permite entregarte en contextos protectores.


¿Va en serio eso de que tenemos un "niño/a interior"?

Por supuesto, ese niño o niña vive en cada uno de nosotros. ¿Qué responsabilidades tenemos con ellos? Las mismas que con cualquier otro niño: ser tiernos, acariciarlos, comprenderlos, explicarles las cosas, consolarlos cuando estén tristes, ponerles límites en determinados momentos para protegerles y sobre todo, darles seguridad cuando tienen miedo y oportunidad de expansión y expresión cuando están alegres. Cuando hablamos del niño interior hablamos en realidad de nuestra parte más emocional en todos los sentidos. Y ahí está lo más valioso de la vida. Por eso, cuando las personas se hacen ancianas se entienden tan bien con los niños, porque vuelven a lo esencial. Y créeme, lo esencial nunca está en la razón, en la mente, sino en las tripas y el corazón.


Muchas gracias.

Para más información sobr epepa Horno podéis visitar las webs www.pepahorno.es / www.espiralesci.es

4 sept. 2015

Reapropiarse de la vulnerabilidad. Una revolución ética de los afectos.

Un artículo de Sílvia Valle para GAEDE, ilustrado por Huck.


Hace ya más de un año Marta Delatte publicó para Vice un artículo sobre la ópera prima de Carlos Marqués Marcet: 10.000km, artículo al que decidió titular: Todas las relaciones a distancia son un ménage á trois. No podemos negar que toda relación afectiva se ve atravesada por la interactividad y que esas interacciones afectivas se ven, a fecha de hoy, imperativamente atravesadas por la virtualidad.

La virtualidad nos permite mucho, nos aumenta el potencial de ser sujetos y a la vez nos transforma en seres valorables a nivel económico más allá de nuestra productividad laboral. Hoy en día se valora nuestra riqueza por ser poseedoras, no sólo de materiales tangibles, si no de una vida que requiere socialización, es decir requiere afectos.  Vamos, que  nuestras relaciones, y nuestros afectos en general, se han transformado en un potencial para obtener dinero.  Estamos metidas hasta arriba en redes sociales o webs de contactos, existen incluso proyectos artísticos que plantean cosas tan inverosímiles como fomentar la amistad entre personas que tienen en común únicamente antipatías (My Frienemies, Angie Waller, 2007)

Estamos en la era del capitalismo afectivo, de las relaciones fugaces, del amor líquido, de los engaños y de las monogamias encadenadas. En la era de las personas dependientes vs las existencias solitarias, de las vidas miserables y del eterno vacío. 

Se nos planea la ruptura del amor romántico como arquetipo relacional estándar y nos llegamos a creer que con romper los diez mitos es bastante, que solas nos valemos y que todo el trabajo está hecho.  Y sin apenas darnos cuenta nos condenamos a una existencia vacía y a la siembra de cadáveres constante. Relaciones fracasadas, mucho dolor, excesivo sufrimiento y años de terapia. Y todo por no ser capaces de sentarnos en una mesa y gritar a viva voz que nos da un miedo atroz amar y sufrir. Nos convertimos en témpanos de hielo a cambio de evitar el sufrimiento. Evitamos sentir fuerte, vaya ser que la ostia sea tan grande como para no recomponerse. 


Parece que nos presentan dos únicas opciones: o sucumbimos al amor romántico o lo superamos cayendo en el más frívolo poliamor. Por favor, la manera de romper con el amor romántico no puede ser un poliamor casposo normativo y heterocentrado que excluya de manera sistemática a ciertos colectivos y que reproduzca patrones cargados de machismo. No vamos a romper el amor romántico para vivir la misma basura por duplicado.

Y es que en ambos sistemas , de una manera u otra, siempre hay una persona que ostenta el poder y otra que lo padece. La que se entrega siempre sufre, la elegida siempre hiere. Y es que da igual olvidarse de los cuidados porque creemos que nuestra pareja nos pertenece que olvidarse de los cuidados porque nada ni nadie puede permitirse el lujo de “atarnos”. Da igual cambiarle el nombre si vamos a seguir construyendo en vertical, vamos a seguir hiriéndos porque construiremos desde el mismo lugar: el miedo a mostrarnos vulnerables y el pánico a sufrir.

Señoras, si amamos van a herirnos. Pero aunque el dolor sea inevitable el sufrimiento siempre es opcional y creo que es evidente que nos sentiríamos mucho mejor si construyéramos desde otros lugares, donde abundase el cuidado y las relaciones se plantearan desde la horizontalidad.

Hay miles de referencias para repensar el amor: libros como Ethical Slut (Easton y Hardy) o Opening Up (Tristan Taormino) plantean maneras distintas de concebir el amor, los talleres de Occupy Love (Brigitte Vasallo) son un gran referente para reflexionar sobre los afectos y no morir en el intento y en proyectos como Golfxs con principios podemos encontrar incluso servicio de coaching para personas con identidades de género o sexualidades diversas.

Mostrarnos vulnerables es un modo imbatible de revolucionar los afectos, de enfrentarnos a una sociedad que nos quiere sumisas y obedientes gritándole a la cara que no nos da miedo lo que pueda pasarnos.

* Este texto esta escrito íntegramente en femenino como reivindicación política frente a la invisibilización constante de la mujer.

Silvia Valle
Pedagoga y Activista. 
Ilustraciones: Huck 
huckisup.wordpress.com

20 ago. 2015

El Arco Iris del Deseo

Augusto Boal (1931 - 2009)
El teatro del oprimido, creado por el dramaturgo brasileño Augusto Boal, se basa en el estudio interactivo de escenas que simulan la realidad y el juego de roles, analizando las relaciones de poder y los mecanismos de opresión  presentes en la sociedad en sus distintos niveles.

En estos talleres se empezaron a detectar personas víctimas de «opresiones» que no eran visibles ni tenían un foco externo concreto. Por lo tanto Boal teoriza el concepto de «Policía en tu cabeza», profundizando en estas opresiones interiorizadas.

El arco iris del deseo, pone el teatro al servicio de la liberación personal. Augusto Boal logra canalizar la energía transformadora de la representación teatral hacia la psicología, partiendo de técnicas teatrales desarrolladas a lo largo de más de cincuenta años contra la opresión social y política.

El autor parte de la hipótesis de que la opresión, en muchas ocasiones, se encuentra principalmente en la cabeza de cada individuo. El arco iris del deseo presenta técnicas prospectivas, introspectivas y de extraversión, con ejercicios que permiten al grupo enfrentar sus propios miedos y prejuicios internos causantes en muchos casos de las opresiones más esquivas a un primer análisis como pueden ser la soledad, el miedo al vacío o la incapacidad para comunicarse.

El método que propone Boal, capaz de conectar la representación teatral y la psicología, resulta una forma eficaz de liberar a la persona. Por esta razón, en GAEDE hemos introducido esta técnica en nuestro programa regular de actividades, obteniendo una valoración muy positiva por parte de las personas participantes.



Libros descargables de Augusto Boal:
El Arco Iris del Deseo
Juegos para actores y no actores

Fuentes: 
Programa de talleres / uTopia Barcelona

Sigue leyendo en nuestro libro "La Revolución Afectiva: De la Dependencia Emocional al Agenciamiento Afectivo"

Otros artículos relacionados:
Papá
Solo por Hoy
Personas Altamente Sensibles
Grupo de Agenciamiento Afectivo

27 jul. 2015

Convocatoria para el Grupo GAEDE 2015-16

Para todas las personas que nos habéis escrito en estos meses de verano, así como para las participantes del grupo anterior, y para todos y todas las interesadas en mejorar la calidad de vuestras relaciones afectivas, os confirmamos ya la fecha de nuestra próxima convocatoria:

4 de setiembre del 2015, de 19:00 a 21:00, en el Centre Cívic Urgell (C/ Urgell, 145. Barcelona). Entrada libre.

Este día daremos una charla, la asistencia a la cual es requisito indispensable para participar luego en el grupo de apoyo (si no puedes este día, consulta aquí próximas fechas). Por lo tanto, se considera la primera actividad del programa GAEDE, el grupo de apoyo en el agenciamiento de personas con síntomas de dependencia emocional.

En la charla trataremos sobre como configuramos nuestros afectos desde la infancia, profundizando en cuando estos no resultan gratificantes hasta el punto de desarrollar síntomas de dependencia emocional. Hablaremos sobre las bases de la resiliencia y el empoderamiento, y presentaremos la metodología en la que nos vamos a basar este año, que incluye el grupo de ayuda mutua, aprendizaje dialógico, teatro del oprimido, arteterapia, focusing, role playing, etc. Todas las actividades serán llevadas a cabo por profesionales especializados en cada área.

Descárgate el folleto informativo en este enlace (en catalán)

Para cualquier consulta podéis escribir a gaede@gaede.cat

24 jul. 2015

La víctima no es culpable: Existen relaciones afectivas destructivas

Fragmento de Pepa Horno Goicoechea del libro "La víctima no es culpable. Las estrategias de la violencia" (varios autores). Ed. Descléé de Brouwer, 2009.

Pepa Horno colabora en GAEDE
La diferencia entre interacción, vínculo y dependencia

La interacción con las personas con las que convivimos debe basarse en el respeto a los derechos humanos que toda persona merece, pero no garantiza la creación del vínculo afectivo. Los niños y niñas van a convivir con muchas personas, pero sólo con algunas de ellas van a co0nstruir relaciones únicas, significativas que van a configurar su desarrollo, en las que van a invertir tiempo, compromiso y afecto. Es la diferencia entre las personas con las que interactúan y las personas a las que se vinculan. El niño o niña no necesita vincularse a todas las personas que aparecen en sus vidas, pero sí necesita que las personas que deben constituirse en referente de su desarrollo lo hagan.

Así mismo, un vínculo positivo y la dependencia no son complementarios sino opuestos. El vínculo positivo nos da la seguridad necesaria para crecer, explorar el mundo, relacionarnos con los demás, una especie de confianza básica que nos permite la separación y el crecimiento, precisamente aquello que impide la excesiva dependencia de los adultos. Si permanecemos dependientes de nuestros padres, no creceremos como personas. Los vínculos afectivos positivos hacen a los niños y niñas autónomos, la dependencia (en el fondo, un vínculo afectivo inseguro) impide su desarrollo.

Desde esta perspectiva, la sobreprotección a los niños y niñas que genera una dependencia de éstos de sus figuras vinculares es también una forma de violencia, porque daña su desarrollo, les impide la autonomía. Hacer entender a los niños y niñas que a veces uno puede ser violento impidiendo la autonomía a la persona amada es un aprendizaje clave de la educación afectivo-sexual, sobre todo pensando en as parejas jóvenes.

Existen relaciones afectivas destructivas

Es necesario hacer que los niños y niñas comprendan que existen vínculos afectivos destructivos, personas a las que quieren y que sin embargo les hacen daño, cuya presencia en su vida es destructiva. Pero esto implica romper la idealización del afecto como algo que les mantiene a salvo del dolor. Las personas que les quieren pueden herirlos en un determinado momento y es importante que contemplen esas heridas como tales para que puedan ponerles límite y decidir libremente su autoprotección sin sentirse culpables por estar traicionando sus afectos.

Cuando los adultos se posicionan desde "si te hace esto, es que no te quiere" los niños y niñas, sobre todo cuando son adolescentes, se alejan, porque no sienten que sus afectos sean reconocidos como tales ni valorados en su justa medida. La dualidad entre si me quiere o no me quiere no puede ser la clave, sino el aprendizaje de que con el amor no basta. Quererse es uno de los elementos de la relación, pero debe incluir además el respeto y el compromiso como aspectos innegociables para construir un vínculo afectivo con otra persona. Ésta es una pauta de autoprotección personal previa que dificulta la construcción de vínculos afectivos destructivos. Una educación afectivo-sexual adecuada debe perseguir que los niños y niñas interioricen que no pueden otorgar su afecto a quien no les respeta, ni permitir la falta de respeto a aquellos a quienes aman.

* La negrita no es originaria del libro.

15 jul. 2015

Manifest GAEDE: Grup de suport en l'agenciament de persones amb símptomes de dependència emocional

L'experiència de pertànyer a un col•lectiu tradicionalment marginat com ara el de les persones LGTBIQ+, en el millor dels casos ens ha portat a desenvolupar una sensibilitat en la manera en que ens estimem i actuem en els nostres vincles afectius o en les nostres relacions. Però també hem conegut la solitud de veure'ns aïllats i al marge de les convencions socials, convencions que ens han imposat un model d'amor mercantilitzat, amb una jerarquia que estipula relacions de major o menor valor segons els costums socials i els canons de bellesa establerts. Aquests patrons sobre a qui hem d'estimar, com hem d'estimar, i com ens hem de sentir, són difícilment qüestionables perquè esdevenen un patró de referència social amb el que la majoria es mesura per establir el seu grau d'aparent felicitat.

La codependència és el grau de sofriment que s'experimenta davant la pròpia vida en considerar-la inacceptable, i que està a la base de les diverses addiccions amb les quals s'intenta combatre l'estrès que es genera.

Però encara que sí que hi ha addiccions que estan intervingudes i a les que es destinen recursos per pal•liar els seus efectes, degut al seu visible impacte social i econòmic, la codependència s'amaga darrera d’una façana de perfecció, d'híper responsabilitat i d'híper control.

En aquest any d'experiència treballant amb persones que presenten símptomes de codependència, ens hem entrevistat amb persones brillants i atractives, amb un discurs impecable: perfeccionistes, detallistes i responsables, amb tots menys amb si mateixes.

Persones amb dificultats per acceptar la realitat de les seves relacions sentimentals, amb una idea distorsionada de la felicitat, amb un grau de patiment i de sofriment emocional d'una intensitat aclaparadora, perfectament comparable amb altres tipus d'addiccions com ara les drogodependències.

Això ens fa pensar que l'autèntic infern es desenvolupa en l'àmbit intrapersonal, en la relació de la mateixa persona amb sí mateixa, i és en aquest vincle, el més important de tots, que centrem la nostra intervenció. 

Potser és pel fet que aquest conflicte no és tan visible com per exemple una disputa interpersonal entre els veïns d'una escala, que els remeis que es proposen queden ressagats en àmbits d'intangibilitat i de subjectivitat, en les creences religioses o en els dogmes d'aquells que s'autoproclamen els salvadors, així com en la superstició en un suposat destí, o alimentant el, a voltes expiatori, conflicte d’homes contra dones.

Des d'aquí desmentim aquestes solucions oportunistes i poc rigoroses, que tan sols generen confusió i una realitat condicionada en un món encara més tipificat i jerarquitzat, que acaba per culpabilitzar encara més la persona, ja que si finalment no se'n surt se li recrimina no haver-hi ficat l'empeny necessari o no haver-ho volgut amb la suficient força. Això és una crueltat.

Un pot pensar que al cap i a la fi aquesta persona no presenta cap problema “real”, ja que possiblement des de la mirada externa mostri bones qualitats. Però no rep comprensió quan acaba arrossegant-se al darrere del seu objecte amorós, i es prefereix considerar-la dèbil de caràcter o problemàtica, expulsada de l'assenyada i convinguda “normalitat” que la majoria evita qüestionar en comptes d'acceptar la realitat, que és que hi ha qui no té la suficient autoestima per relativitzar els convencionalismes socials, que pren al peu de la lletra, ja que malauradament, fins a la data, no ha obtingut cap altre indicador per mesurar el seu grau de validesa.

Aquesta persona està malalta, tan malalta com la persona que s'ha caigut de la moto i ha d'estar amb vigilància intensiva i tota enguixada. Si a aquesta última se li cedeix una habitació d'hospital, uns recursos, unes cures o uns professionals al servei, per què a la persona codependent se la deixa a la seva sort? On es dirigeix aquella nit desesperada que passa escrivint interminables missatges a la persona estimada suplicant engrunes d'afecte, humiliant-se davant l'altra, pensant en acabar amb tot? Perquè no volem veure aquest dolor? Per què la persona ha d'amagar els seus sentiments per tal evitar el rebuig i la incomprensió?

No en té prou amb l'infern personal que viu que a més se li exigeix socialment reposar-se immediatament, ja que es pensa que, per exemple, les persones que no tenen sostre sí tenen un problema, que les persones addictes a l'heroïna sí tenen un problema. Però, tu? Què et passa a tu? Ensenya'm la cicatriu! Ensenya'm la ferida! Ensenya'm el compte bancari en blanc! No, lo teu son ximpleries, se li diu.

Des d'aquí denunciem convençuts aquesta injustícia, i exigim recursos destinats a serveis d'ajuda i suport com el nostre perquè puguem disposar de mitjans, professionals, residències d'acollida per a casos de desintoxicació emocional i síndrome d'abstinència, i la creació d'una xarxa de seguiment 24 hores. I amb tot això no demanem res més que allò que la nostra consciència humana ens dicta que és el correcte i solidari. 

Els nivells de sofriment que genera la dependència emocional són tan alts que la persona acaba per deshumanitzar-se.

Però no tan sols demanem el compromís de les institucions, sinó també apel•lem a la solidaritat de les persones. Necessitem voluntaris i voluntàries que vulguin posar el seu granet d'arena. Ens calen també recursos de tota mena: cessió de sales, mitjans de difusió, professionals que puguin col•laborar amb nosaltres de manera desinteressada, educadors que estenguin noves maneres d'estimar i de relacionar-se en les escoles. Necessitem crear aliances amb altres associacions per fer-nos costat mútuament. En aquest primer any de vida ho hem fet de la millor manera que hem pogut. Però estem aquí per aprendre, sobretot de les persones usuàries que han estat tan generoses compartint amb nosaltres i han mostrat tanta paciència.

Per part nostra, reafirmem el nostre compromís. No deixarem de lluitar fins que totes les persones que sofreixen per una mala configuració dels seus afectes trobin el consol i els mitjans necessaris per assolir una vida plena i feliç.

Sergi Ferré
Grup GAEDE

20 jun. 2015

Grupos de apoyo en casos de codependencia o dependencia emocional

Debido al escaso reconocimiento social que hasta ahora ha tenido la codependencia y la dependencia emocional, a diferencia de otras enfermedades sociales como por ejemplo el alcoholismo o la drogadicción, creemos oportuno a continuación detallar las diversas propuestas de intervención o grupos de apoyo que actualmente operan en diversos puntos del mundo, así como ofrecer una breve referencia sobre cada una.

El hecho de nombrar cada entidad no se tiene que entender como una recomendación explicita hacia una u otra, pero sí se pretende hacer difusión de las diversas opciones al alcance de las personas interesadas. Por supuesto, ninguno de estos grupos representaría una intervención plenamente eficaz sin el trabajo que paralelamente se haga en una adecuada terapia individual.


ASOCIACIÓN GAEDE

Es el programa social al cual pertenece esta web: el grupo de apoyo en el agenciamiento de personas con síntomas de dependencia emocional. Ofrece un espacio terapéutico donde compartir y poner en valor tu experiencia, al mismo tiempo que se desarrollan recursos propios para combatir la sumisión a la que obliga la necesidad afectiva.

La metodología que se implementa es diversa. Incluye aprendizaje dialógico, arteterapia, role playings, teatro del oprimido, acompañamiento psicológico, charlas de especialistas, así como talleres sobre autoestima, gestión del miedo y de la vergüenza, y todos aquellos temas que el grupo decida trabajar de manera cooperativa.

Se basa en el libro "La revolución afectiva: De la Dependencia Emocional al Agenciamiento Afectivo". Para más información sobre el grupo, consulta este enlace.
 

Sigue leyendo en nuestro libro "La Revolución Afectiva: De la Dependencia Emocional al Agenciamiento Afectivo"


Otros grupos de ayuda mutua.


CoDA - Codependientes Anónimos

CoDA sigue un programa de doce pasos muy parecido al de Alcohólicos Anónimos, que tan buen resultado ha dado en momentos críticos. Su planteamiento se basa al transferir la impotencia ante la adicción (en este caso, a otra persona) a la creencia en un Poder Superior, al cual encomendarse cuando la propia vida se ha vuelto ingobernable. Un enfoque con vertiente religiosa, que durando mucho tiempo ha suplido la carencia de espaldarazo social en este tipo de dependencia.

Visita aquí su web.


AL-ANON

Este es un grupo exclusivo para personas afectadas por el alcoholismo de otra, ya sea pareja, familiar, amigo, etc. Su metodología es la misma que aplican los grupos de CoDA. También cuentan con un grupo exclusivo para adolescentes llamado ALATEEN.  Visita aquí su web.

En Barcelona disponen del siguiente teléfono de de contacto 93 201 21 24



MUJERES ANÓNIMAS QUE AMAN DEMASIADO

Grupo con un enfoque sexista, exclusivo para mujeres biológicas, basado en el best-seller "Las mujeres que aman demasiado" de la escritora norteamericana Robin Norwood, libro que sus seguidoras releen incesantemente a modo de un texto bíblico que contuviera todas las respuestas. Hay que reconocer la gran tarea de difusión de los síntomas de la codependencia que cumplió esta obra en los años ochenta, época en la que todavía había un gran desconocimiento al respeto y mucha incomprensión hacia las personas afectadas. Visita aquí su web.


Otros artículos relacionados:
¿Debo empezar una terapia? 
Solo por Hoy
Personas Altamente Sensibles
Grupo de Agenciamiento Afectivo